La se­lec­ción no es­tá pa­ra perder el tiem­po

Milenio Laguna - La Aficion Laguna - - OPINIÓN - • Ra­fael Ocam­po ra­fael.ocam­po@mi­le­nio.com • twit­ter@ro­cam­po

Lla­mar a dos ju­ga­do­res prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­dos a una con­vo­ca­to­ria de la se­lec­ción me­xi­ca­na de fut­bol, so­lo por­que es­tán a 45 mi­nu­tos de dis­tan­cia de don­de se ju­ga­rá el pri­mer par­ti­do de pre­pa­ra­ción, no me pa­re­ce una ra­zón jus­ti­fi­ca­da ni va­li­da.

Pe­ro eso le per­mi­tie­ron a Juan Car­los Oso­rio… O lo que se­ría peor, a esa con­clu­sión lle­ga­ron los di­rec­ti­vos que le mar­can las pau­tas y li­nea­mien­tos a se­guir, en es­te ca­so el ho­lan­dés Den­nis Te Kloe­se y Guillermo Can­tú…

¿Qué mé­ri­tos han he­cho Uriel An­tu­na y Omar Go­vea pa­ra ser se­lec­cio­na­dos na­cio­na­les en una gi­ra im­por­tan­te, en la que en­fren­ta­rán a Bél­gi­ca y Po­lo­nia, dos se­lec­cio­nes cla­si­fi­ca­das al Mun­dial de Ru­sia?

Nin­guno. Ab­so­lu­ta­men­te nin­guno. El he­cho de que An­tu­na es­té en­ro­la­do en el Gro­nin­gen (Ho­lan­da) y Go­vea en el Mous­cron (Bél­gi­ca) no es mo­ti­vo pa­ra que, apro­ve­chan­do la oca­sión de la gi­ra por Eu­ro­pa se les lla­me, ni si­quie­ra co­mo tes­ti­gos de pa­lo en los en­tre­na­mien­tos del equi­po.

Es muy fac­ti­ble que so­lo es­tor­ben.

Pe­ro bueno, así es­tán las co­sas por los rum­bos del re­pre­sen­ta­ti­vo na­cio­nal. Por lo de­más, fue­ra de es­ta acción po­co en­ten­di­ble, lo que tie­ne que ha­cer Oso­rio no le da lu­gar a de­ma­sia­das co­sas. An­te ri­va­les tan fuer­tes, so­bre to­do la se­lec­ción bel­ga, de­be en­sa­yar con el me­jor cua­dro po­si­ble, pen­san­do en que és­tos pu­die­ran ser ad­ver­sa­rios de pri­me­ra ron­da en el Mun­dial.

Re­pro­ba­ría que sa­lie­ra con el te­ma es­te de las ro­ta­cio­nes ab­sur­das que tan­to se le han cri­ti­ca­do. Mien­tras me­jor pon­ga a prue­ba a sus me­jo­res hom­bres, más ga­ran­tía ten­drá de que las co­sas le pue­den sa­lir me­jor en la Co­pa del Mundo.

Dis­pon­drá prác­ti­ca­men­te de lo me­jor… Sin Ra­fael Már­quez, al que di­fí­cil­men­te res­ca­ta­rá por to­dos los líos que si­gue en­fren­tan­do; sin Je­sús Ma­nuel Co­ro­na, quien se en­cuen­tra in­dis­pues­to fí­si­ca­men­te… Los de­más que de­be­rían es­tar, ahí es­tán con él ya en­tre­nan­do. Oja­lá que el co­lom­biano le de la se­rie­dad que la oca­sión ame­ri­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.