El fal­so abuso con­tra las Chi­vas

Milenio Laguna - La Aficion Laguna - - OPINIÓN - ra­fael.ocam­po@mi­le­nio.com • twit­ter@ro­cam­po

No co­noz­co una Li­ga de fut­bol pro­fe­sio­nal co­no­ci­da y pres­ti­gia­da que ten­ga un pro­gra­ma an­ti­in­fla­cio­na­rio. Los equi­pos más po­de­ro­sos gas­tan y gas­tan ca­da día más. Sin re­pa­ro, sin car­gos de con­cien­cia. No hay pues ma­ne­ra de po­ner­le un al­to a la es­ca­la­da que co­lo­ca a los me­jo­res fut­bo­lis­tas muy pe­ro muy ca­ros.

Las gran­des em­pre­sas que sos­tie­nen a es­tos clu­bes han en­con­tra­do en el fut­bol una atrac­ti­va ma­ne­ra de cre­cer, de ha­cer­se re­co­no­ci­bles, de li­gar­se al es­pec­tácu­lo más vis­to por la gen­te en to­do el mun­do.

En Mé­xi­co al­go así su­ce­de tam­bién.

Que el por­te­ro Ro­dol­fo Co­ta, quien ha ve­ni­do destacando con las Chi­vas del Gua­da­la­ja­ra en los úl­ti­mos tor­neos, sea co­ti­za­do en 8 mi­llo­nes de dó­la­res por los Tu­zos del Pachuca, no de­be­ría de sor­pren­der tan­to.

Me río de quie­nes han ex­pues­to el ar­gu­men­to de que Co­ta cues­ta más que Gian­lui­gi Buf­fon e Íker Ca­si­llas… Jun­tos y se­pa­ra­dos. Ni al ca­so po­ner es­te ejem­plo pues es­ta­mos ha­blan­do de dos ilus­tres ve­te­ra­nos que es­tán a na­da de anun­ciar su re­ti­ro. En sus bue­nos tiem­pos, am­bos no te­nían pre­cio. Ni la Ju­ven­tus ni el Real Ma­drid los hu­bie­ran ven­di­do por na­da.

Si to­ma­mos co­mo re­fe­ren­cia lo que se di­ce que se ha pa­ga­do en la Li­ga Mx, en trans­fe­ren­cias in­ter­nas, esas que se con­cre­tan en el mar­co del “Ré­gi­men de Trans­fe­ren­cias”, el pre­cio que se di­ce se le ha pues­to a Co­ta, no pa­re­ce tan des­pro­por­cio­na­do.

Los Tu­zos del Pachuca sa­ben lo que es­te ju­ga­dor ha cre­ci­do en su pa­so por las Chi­vas (equi­po al que lo pres­ta­ron). Sa­ben que ha al­can­za­do la se­lec­ción na­cio­nal (así sea co­mo ter­cer o cuar­to por­te­ro)… Y lo más im­por­tan­te: sa­ben que el mer­ca­do al que pue­den ac­ce­der los ro­ji­blan­cos con su po­lí­ti­ca me­xi­ca­nis­ta, es más que re­du­ci­do. Sa­ben tam­bién que el pro­pie­ta­rio del Gua­da­la­ja­ra, Jor­ge Ver­ga­ra, tie­ne di­ne­ro y le gus­ta gas­tar­lo en el fut­bol.

Lo úni­co que no veo en la di­rec­ti­va de los Tu­zos es una con­duc­ta ex­tra­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.