EN UN NI­VEL SU­PE­RIOR.

Gra­cias a la ac­tua­ción de Hirving Lo­zano, au­tor de dos go­les y una asis­ten­cia, el tri­co­lor em­pa­tó con Bél­gi­ca

Milenio Laguna - La Aficion Laguna - - PORTADA - Redacción/ Bru­se­las, Bél­gi­ca

La bue­na: Mé­xi­co tie­ne en Hirving Lo­zano un ju­ga­dor su­per­la­ti­vo que es­tá en un ni­vel muy por en­ci­ma de to­dos sus com­pa­ñe­ros, al gra­do que con su pu­ra ex­plo­si­vi­dad la se­lec­ción me­xi­ca­na fue ca­paz de ha­cer­le par­ti­do a Bél­gi­ca en su pro­pia ca­sa, y sa­lir con un me­ri­to­rio y es­pec­ta­cu­lar em­pa­te (3-3).

La ma­la: el ni­vel tan por­ten­to­so que tie­ne el Chucky pue­de ter­mi­nar por ma­qui­llar las ca­ren­cias del equi­po de Oso­rio, que tie­ne una de­fen­sa muy en­de­ble e in­se­gu­ra, y que ade­lan­te, de no ser por Lo­zano, tam­bién pa­de­ce­ría por el ba­jo ni­vel fut­bo­lís­ti­co que pre­sen­tan va­rias de sus fi­gu­ras. Es una se­lec­ción des­equi­li­bra­da, con la­gu­nas que de­ben preo­cu­par­le al co­lom­biano.

Pe­ro al mar­gen de es­to, el pri­mer amis­to­so del Tri­co­lor de ca­ra al Mun­dial de Ru­sia sir­vió pa­ra con­fi rmar el buen mo­men­to de Lo­zano, en­cen­di­do con el PSV Eind­ho­ven y tras­la­dán­do­lo a la se­lec­ción. Si el Chucky se man­tie­ne en es­ta lí­nea, sin lu­gar a du­das se­rá el hom­bre a se­guir de Mé­xi­co en la jus­ta mun­dia­lis­ta.

Bél­gi­ca fue un buen si­no­dal, aun­que por va­rios lap­sos ba­jó sus pro­pias re­vo­lu­cio­nes. Pese a ello dio mues­tras de su ca­li­dad y pu­so en pre­di­ca­men­tos al con­jun­to me­xi­cano; eso sí, al fi nal el jue­go pu­do in­cli­nar­se ha­cia cual­quier la­do.

BÉL­GI­CA DO­MI­NA

Aun­que la pri­me­ra lle­ga­da del par­ti­do, ape­nas al mi­nu­to 4, fue pa­ra la se­lec­ción me­xi­ca­na, en un dis­pa­ro de Mi­guel La­yún que obli­gó la ata­ja­da de Th ibaut Cour­tois, los pri­me­ros 45 mi­nu­tos le per­te­ne­cie­ron a Bél­gi­ca.

Su fi­gu­ra, Eden Hazard, se eri­gió co­mo el cons­truc­tor del jue­go; las pri­me­ras apro­xi­ma­cio­nes fue­ron tí­mi­das, pe­ro re­cu­rren­tes, en un cen­tro el ca­pi­tán bel­ga es­tu­vo a pun­to de en­con­trar la ca­be­za Ro­me­lu Lu­ka­ku, pe­ro Nés­tor Arau­jo se atra­ve­só en el mo­men­to jus­to; a los po­cos ins­tan­tes, otra vez apa­re­ció el nú­me­ro 10, ce­dien­do a la de­re­cha pa­ra Tho­mas Meu­nier, quien con un ti­ro-cen­tro es­tu­vo cer­ca de sor­pren­der a Gui­ller­mo Ochoa.

Era so­lo cues­tión de tiem­po pa­ra que Bél­gi­ca abrie­ra el mar­ca­dor. Al 17’, otra vez Hazard arras­tró la pe­lo­ta des­de la me­dia can­cha an­te la ti­bia mar­ca de Die­go Re­yes, abrió a la de­re­cha pa­ra Lu­ka­ku, quien con una fi nta se qui­tó sin pro­ble­mas a Mo­reno y lue­go sa­có un de­re­cha­zo cru­za­do que Me­mo Ochoa es­cu­pió al cen­tro del área, jus­to don­de apa­re­ció Eden, que ha­bía se­gui­do la ju­ga­da, pa­ra que la me­tie­ra sin pro­ble­mas.

El Tri­co­lor es­ta­ba per­di­do, de­jó de re­te­ner la pe­lo­ta y em­pe­zó a pa­de­cer los con­ti­nuos arri­bos del lo­cal. Al mi­nu­to 22, Ke­vin de Bruy­ne re­ci­bió por sec­tor de­re­cho, re­co­rrió un po­co al cen­tro y sa­có un zur­da­zo que obli­gó una bue­na ata­ja­da de Ochoa.

En los ins­tan­tes pos­te­rio­res, el Tri­co­lor pu­do res­pi­rar por­que Bél­gi­ca ba­jó las re­vo­lu­cio­nes. La se­lec­ción me­xi­ca­na se ani­mó, sin mu­cha cla­ri­dad, pe­ro con más atre­vi­mien­to. Fue así que al 37’ Hirving Lo­zano co­man­dó una ofen­si­va por sec­tor de­re­cho, al­zó la ca­be­za y pu­so un cen­tro ra­so que iba a la lle­ga­da de Ja­vier Her­nán­dez; sin em­bar­go, Chi­cha­ri­to fue trom­pi­ca­do por Lau­rent Ci­man, por lo que el ár­bi­tro no du­dó en de­cre­tar el pe­nal. Un mi­nu­to des­pués An­drés Guar­da­do pu­so el 1-1.

Sin me­re­cer­lo, Mé­xi­co ya te­nía el em­pa­te, aun­que es­to pro­vo­có que Bél­gi­ca se fue­ra otra vez al ataque. Hazard la tu­vo, pe­ro man­dó su dis­pa­ro a la po­si­ción de Ochoa, mi­nu­tos des­pués De Bruy­ne sa­có un de­re­cha­zo vio­len­to que al­can­zó a ro­zar Me­mo y el balón se fue a es­tre­llar al pos­te.

LA EX­HI­BI­CIÓN DEL CHUCKY

En el com­ple­men­to, Juan Car­los Oso­rio tu­vo que que­mar su pri­mer cam­bio al mi­nu­to 50 cuan­do in­gre­só Raúl Ji­mé­nez por Chi­cha­ri­to, quien sa­lió le­sio­na­do. El par­ti­do to­mó los tin­tes de la pri­me­ra mi­tad. Era Bél­gi­ca el amo y se­ñor del en­cuen­tro, Mé­xi­co de­trás de la pe­lo­ta, tra­tan­do de arre­ba­tár­se­la al lo­cal. Lle­ga­ron los avi­sos de los Dia­blos Ro­jos. Pri­me­ro Hazard se la fil­tró a Lu­ka­ku, quien de me­dia vuel­ta sa­có un ti­ro po­ten­te, pe­ro muy abier­to; pe­ro al 54’ Dries Mertens —re­cién in­gre­sa­do— apa­re­ció por de­re­cha y sa­có un cen­tro que en­con­tró a Lu­ka­ku que so­lo la tu­vo que em­pu­jar.

Mé­xi­co otra vez es­ta­ba so­bre las cuer­das y otra vez sin tan­to es­fuer­zo en­con­tró la igua­la­da. Al mi­nu­to 56, un pe­lo­ta­zo lar­go de Mo­reno le ca­yó al Chucky Lo­zano, quien con su con­trol se la aco­mo­dó y sa­có un de­re­cha­zo que en­tró pe­ga­do al pos­te de la por­te­ría de Cour­tois. 2-2, gra­cias al ju­ga­dor del PSV.

Sin em­bar­go, la ex­hi­bi­ción de Hirving en­tra­ba en su fa­se de ebu­lli­ción. Al 60’, otra vez el Chucky to­mó una pe­lo­ta por iz­quier­da, se qui­tó con fa­ci­li­dad la mar­ca de Ci­man y dis­pa­ró con la de­re­cha, Cour­tois se ten­dió pa­ra ta­par el ti­ro, pe­ro el re­cha­ce sa­lió bom­bea­do y el pro­pio Lo­zano la vol­vió a pren­der de de­re­cha pa­ra fi rmar un go­la­zo.

Mé­xi­co ya ga­na­ba el jue­go, gra­cias al gran jue­go del Chucky, tan ins­pi­ra­do que em­pe­zó a con­ta­giar a sus com­pa­ñe­ros.

Oso­rio mo­vió sus fi­chas, le dio jue­go a Ed­son Ál­va­rez y Gio­va­ni dos Santos, por Re­yes y Ve­la; lue­go en­tró Jür­gen Damm por An­drés Guar­da­do. Ha­bría es­pa­cios y la se­lec­ción me­xi­ca­na que­ría apro­ve­char­los, pe­ro Bél­gi­ca em­pa­tó el jue­go an­tes de que el Tri­co­lor pu­die­ra in­ten­tar­lo. Al mi­nu­to 70 Mertens des­bor­dó por de­re­cha y sa­có un cen­tro ra­so que Lu­ka­ku em­pu­jó a las re­des.

Los úl­ti­mos 20 mi­nu­tos fue­ron un ir y ve­nir pa­ra am­bos equi­pos, los es­pa­cios abun­da­ban y so­lo el que es­tu­vie­ra más fi no po­dría lle­var­se el par­ti­do. Y al 82’ apa­re­ció otra vez Hirving, a es­pa­cio lar­go, de­jan­do muy atrás a su mar­ca­dor; en­ca­ró a Cour­tois, lo fin­tó, y es­tu­vo a na­da de ha­cer su ter­cer tan­to del día, tal vez la guin­da de un ex­cel­so par­ti­do. Ins­tan­tes des­pués se fue el Chucky y en­tró Ja­vier Aquino.

El mar­ca­dor no se mo­vió y Mé­xi­co sa­lió con un me­ri­to­rio em­pa­te fren­te a Bél­gi­ca gra­cias al gran jue­go de Lo­zano. Es­tá cla­ro que Chucky es la nue­va es­tre­lla del Tri­co­lor; sin em­bar­go, se­rá tra­ba­jo de Oso­rio ar­mar un con­jun­to de buen ni­vel que pue­da arro­par­lo y no de­jar­lo mo­rir so­lo.

Plan­tea­mos un par­ti­do de igual a igual. Por mo­men­tos con­tro­la­mos el jue­go an­te un buen ri­val”

Ha­cer tres go­les de vi­si­tan­te y no ga­nar el jue­go in­vi­ta a la re­fle­xión; te­ne­mos que me­jo­rar”

JUAN CAR­LOS OSO­RIO

En­tre­na­dor de la se­lec­ción

FOTOS: IMAGO7 Y MEXSPORT

Hirving Lo­zano in­ten­ta elu­dir la mar­ca de Lau­rent Ci­man

Ja­vier Her­nán­dez sa­lió le­sio­na­do en su par­ti­do 100 con la se­lec­ción

Hirving Lo­zano (d) ce­le­bra con An­drés Guar­da­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.