Ga­na la vio­len­cia y per­de­mos to­dos

Milenio Laguna - La Aficion Laguna - - FUTBOL - re­vuel­tas@mac.com • Ro­mán Re­vuel­tas Re­tes

Osea, que ¿ya no voy a po­der ex­hi­bir una ca­mi­se­ta de mi equi­po en otros es­ta­dios por­que me lo va a prohi­bir la di­rec­ti­va del club ri­val? Na­tu­ral­men­te, lo ha­cen por mi pro­pia pro­tec­ción por­que si me lle­go a plan­tar, di­ga­mos, en las gra­das del Es­ta­dio León (qué bueno, por cier­to, que ya no lo lla­man “Nou Camp”, di­go, qué ri­di­cu­lez de ver­güen­za aje­na eso de an­dar de co­pio­nes de los bar­ce­lo­ne­ses) con los co­lo­res del Ne­ca­xa a lo me­jor los afi­cio­na­dos de allá, que son gen­te muy bra­va, me par­ten la ca­ra o me rom­pen va­rias cos­ti­llas na­da más por haberme yo creí­do que el fut­bol es pa­ra dis­fru­tar­se ju­bi­lo­sa­men­te y san­sea­ca­bó.

Pe­ro, en­ton­ces, ¿la vio­len­cia de los bár­ba­ros es tan ab­so­lu­ta­men­te inevi­ta­ble que la úni­ca ma­ne­ra de que no ocu­rran es­ca­lo­frian­tes ca­mo­rras en un par­ti­do de ba­lom­pié es que los se­gui­do­res del equi­po lo­cal nun­ca vis­lum­bren si­quie­ra el más dis­cre­to sím­bo­lo de los vi­si­tan­tes? Es más, ¿no de­ben ya los afi­cio­na­dos via­jar a otras lo­ca­li­da­des por­que co­rren pe­li­gro? ¿No van a ser tam­po­co ad­mi­ti­dos por ins­truc­cio­nes de los pro­pios due­ños? ¿Por qué no can­ce­la­mos de una vez la di­ver­si­dad y les po­ne­mos a to­dos —es de­cir, a la to­ta­li­dad de los clu­bes que jue­gan en la men­ta­da Li­ga MX— el mar­be­te “Mon­te­rrey”? Que Ti­gres ya no sea “Ti­gres”. No, que sea “Mon­te­rrey” y que en­ton­ces los sal­va­jes ya no se­pan a quien rom­per­le la cris­ma. ¿El Amé­ri­ca y Chi­vas? “Mon­te­rrey” los dos y asun­to re­suel­to, no vuel­ve a ha­ber vio­len­cia en los es­ta­dios. Ah, y to­di­tos con la ca­mi­se­ta ra­ya­da, por fa­vor. Así na­die se mo­les­ta y na­die se irri­ta de te­ner al la­do, o en­fren­te, a se­res hu­ma­nos ata­via­dos con co­lo­res de otra co­fra­día.

El asun­to es de­li­ran­te, si lo pien­sas: lle­va­mos a ca­bo el en­cuen­tro en los ho­ra­rios de siem­pre pe­ro, oi­gan, que los otros… ¡ no ven­gan! O que, si vie­nen, que se dis­fra­cen, que lle­ven ca­mu­fla­je pa­ra no ser vis­tos, pa­ra pa­sar to­tal­men­te des­aper­ci­bi­dos y que en­ton­ces las fie­ras de ca­sa no los mue­lan a pa­ta­das. ¿Dón­de se ha vis­to al­go pa­re­ci­do? Es co­mo que­rer re­me­diar las im­per­fec­cio­nes de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va re­du­cien­do la com­pe­ten­cia elec­to­ral a un úni­co par­ti­do po­lí­ti­co. Pe­ro, lo peor es que una me­di­da así im­pli­ca una in­dig­na re­nun­cia an­te los vio­len­tos. En vez de con­tro­lar­los, su­per­vi­sar­los, mul­tar­los y cas­ti­gar­los le­gal­men­te, se les ce­de la pla­za y se les otor­ga un ma­ligno re­co­no­ci­mien­to, a sa­ber, el de que su bru­ta­li­dad es tan irre­me­dia­ble co­mo pa­ra que la esen­cia mis­ma de la com­pe­ti­ti­vi­dad de­por­ti­va se pierda y co­mo pa­ra que se sa­cri­fi­que to­tal­men­te la di­ver­si­dad en las gra­das de los es­ta­dios. De to­le­ran­cia y ci­vi­li­dad ya ni ha­bla­mos, des­de lue­go. ¡Uf!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.