El fut­bol de los sue­nos

Milenio Laguna - La Aficion Laguna - - MÁSAFICIÓN RADIO PASILLO -

DEPORTES

En Mé­xi­co nos he­mos pa­sa­do el tiem­po so­ñan­do y pro­yec­tan­do lo que no so­mos y no te­ne­mos en el fút­bol, he­mos so­ña­do con la Co­pa del Mun­do pe­ro no he­mos ju­ga­do si­quie­ra el quin­to par­ti­do.

Creí­mos que con ju­ga­do­res en Eu­ro­pa po­dría­mos com­pe­tir con paí­ses del pri­mer mun­do co­mo Ale­ma­nia, Ita­lia o Bra­sil pe­ro ca­da vez que nos to­pa­mos con ellos en el mun­dial o com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal nos ate­rri­zan en la reali­dad.

Nues­tro país tie­ne una de las me­jo­res in­fra­es­truc­tu­ras en el con­ti­nen­te americano, con una li­ga pro­fe­sio­nal com­pe­ti­ti­va y ca­li­dad en los fut­bo­lis­tas me­xi­ca­nos.

A lo lar­go de nues­tra his­to­ria fut­bo­lís­ti­ca he­mos si­do los re­yes de los jue­gos amis­to­sos. He­mos vis­to par­ti­dos ce­rra­dos y com­pe­ti­dos en Ale­ma­nia, Ho­lan­da o, co­mo ha­ce tres días, en Bél­gi­ca.

Nues­tras fa­ses de gru­po en las Co­pas del Mun­do han si­do no­to­rias y en al­gún ca­so bri­llan­te pe­ro cuan­do lle­ga­mos a la eta­pa de los jue­gos de eli­mi­na­ción di­rec­ta no aguan­ta­mos ni el pri­mer round.

Ya sea por que nues­tro né­me­sis, los pe­na­les apa­re­cie­ron en Es­ta­dos Uni­dos’94, o por­que a Ma­no­lo La­puen­te se le ocu­rrió me­ter a Raúl Ro­dri­go La­ra co­mo de­fen­sa cen­tral o por el go­la­zo de Ma­xi Ro­drí­guez en Ale­ma­nia 2006 o por­que no era pe­nal en Bra­sil 2014,2 nues­tra his­to­ria es­tá re­ple­ta de mu­chos mo­ti­vos por los no he­mos si­do lo que que­re­mos ser: ga­na­do­res.

Juan Car­los Oso­rio se ha en­car­ga­do de ami­no­rar los sue­ños de gran­de­za de los afi­cio­na­dos al fút­bol me­xi­cano des­de que lle­gó co­mo en­tre­na­dor de la Se­lec­ción Me­xi­ca­na.

To­do es­te asun­to de po­ner cen­tra­les de la­te­ra­les y no usar con­ten­cio­nes na­tu­ra­les nos da una sen­sa­ción de que se­rá igual que los úl­ti­mas seis edi­cio­nes de las Co­pas del Mun­do, o tal vez peor.

Pe­ro uno nun­ca sa­be de las co­sas que se va­le el fút­bol pa­ra abrir­le pa­so a los equi­pos me­nos ga­na­do­res pa­ra dar­les un mo­men­to de triun­fo.

Tal vez y só­lo tal vez aho­ra que las ex­pec­ta­ti­vas son ba­jas acer­ca de lo que pue­de ob­te­ner la se­lec­ción na­cio­nal sea el mo­men­to en que nin­gún ju­ga­dor sien­ta pre­sión de ga­nar lo que nin­gu­na otra se­lec­ción me­xi­ca­na ha ob­te­ni­do, el quin­to par­ti­do.

Uno nun­ca sa­be en que si­tua­cio­nes in­có­mo­das res­pon­de me­jor el fut­bo­lis­ta me­xi­cano. Hay una ge­ne­ra­ción ta­len­to­sa pe­ro que no pien­sa mu­cho en su res­pon­sa­bi­li­dad de­por­ti­va.

Bueno, tal vez lle­gue esa luz de ra­zo­na­mien­to. Se va­le so­ñar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.