El error de Mic­key Owen

Milenio Laguna - La Aficion Laguna - - OPINION - gil­pra­do­ga­lan@gmail.com • Gil­ber­to Pra­do Ga­lán

Hay un cla­ro dis­tin­go en­tre una pi­fia o error y una ca­na­lla­da. Una de las ca­na­lla­das más cé­le­bres de la his­to­ria fue el in­cen­dio del tem­plo de Ar­te­mi­sa o Dia­na en Éfe­so por par­te de Erós­tra­to. El in­cen­dia­rio con­fe­só que su úni­co pro­pó­si­to tras que­mar el tem­plo era “con­se­guir la fa­ma a cual­quier pre­cio”. El tem­plo de Dia­na era na­da me­nos que una de las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do an­ti­guo. La pi­fia, en cam­bio, se co­me­te de mo­do in­vo­lun­ta­rio. Así que el ca­na­lla tie­ne la vo­lun­tad de ha­cer el mal mien­tras que, en la otra ori­lla, quien sufre el error quie­re ha­cer el bien, pe­ro ter­mi­na fa­llan­do. Eso ocu­rrió a Mic­key Owen en la Se­rie Mun­dial de 1941 en­tre los Dod­gers de Brooklyn y los Yan­quis de Nue­va York. Si Owen hu­bie­se atra­pa­do el lan­za­mien­to, ha­bría caí­do el úl­ti­mo out del cuar­to jue­go de la se­rie y los Dod­gers ha­brían em­pa­ta­do el Clá­si­co de Oto­ño a dos jue­gos por ban­do, pe­ro Owen co­me­tió pas­bol. El re­cep­tor lo na­rró así: “Yo no fui un gran ju­ga­dor, pe­ro quie­nes me vie­ron de cat­cher di­rán que tu­ve mis cua­li­da­des. Era bueno pa­ra ti­rar, pa­ra atra­par ele­va­dos, pa­ra evi­tar wilds, pe­ro lo úni­co que van a re­cor­dar es aquel pas­bol de 1941”. Y es ver­dad. La me­mo­ria del co­ra­zón de­por­ti­vo es muy in­gra­ta. Bas­te re­cor­dar al Su­per­man Miguel Ma­rín, uno de los me­jo­res por­te­ros en la his­to­ria del fut­bol me­xi­cano. Cuan­do alen­ta­mos las alas de la me­mo­ria lo ve­mos me­ter gol en su pro­pia cue­va e ig­no­ra­mos sus fe­no­me­na­les ata­ja­das. Así ocu­rrió con Mic­key Owen y su pas­bol des­ven­tu­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.