¡Se ex­hi­ben en CU!

Milenio Laguna - La Aficion Laguna - - FUTBOL NACIONAL -

RU­BÉN GUE­RRE­RO

mo­men­to le per­te­ne­cía a Pumas. Si exis­tía ins­tan­cia en la que se pu­die­ran li­be­rar del Amé­ri­ca, esa era la de ano­che en el es­ta­dio Olím­pi­co. Uni­ver­si­dad ce­rró de gran ma­ne­ra la fa­se re­gu­lar, con sie­te de nue­ve pun­tos en dispu­ta, ex­hi­bien­do ar­gu­men­tos, aun­que fue­ra por lap­sos, de buen fut­bol, de jue­go prác­ti­co y efec­ti­vo, sin de­jar de la­do su ca­pa­ci­dad en ofen­si­va. En­tra­ba a la Li­gui­lla li­be­ra­do y qué me­jor que me­dir­se aquí an­te las Águi­las. Vol­ve­rían a fra­ca­sar.

Uni­ver­si­dad vol­vió a ser ese equi­po irre­gu­lar, ti­mo­ra­to que en el mo­men­to de ma­yor pre­sión enemi­ga, ce­de el con­trol de la pe­lo­ta, del par­ti­do y del mar­ca­dor. Ni con un cli­ma más tran­qui­lo, sin la pe­ga­da po­ten­te del sol de me­dio­día, los del Pe­dre­gal lo­gra­ron aven­ta­jar en la ida de los cuar­tos de fi­nal y al fi­nal su­cum­bie­ron 1-4, a la es­pe­ra del desen­la­ce de la his­to­ria, en la can­cha del Az­te­ca. To­do pa­re­ce in­di­car que el ri­val fue de­ma­sia­da pie­za.

l

Ha­bía trans­cu­rri­do un mi­nu­to del sil­ba­ta­zo ini­cial de Luis En­ri­que San­tan­der, cuan­do Ma­teus Uri­be ya en­ca­ra­ba a La Re­bel, pa­ra can­tar­le a la prin­ci­pal po­rra de Pumas el gol azul­cre­ma. El co­lom­biano ha­bía apa­re­ci­do por sor­pre­sa en el área ri­val y ahí ha­bía man­da­do guar­dar la pe­lo­ta an­te la sor­pre­sa de los ri­va­les. Gol­pe aními­co pa­ra un es­cua­drón que al me­nos es­te miér­co­les te­nía el es­ce­na­rio y el con­tex­to a su fa­vor. Uni­ver­si­dad in­ten­tó des­per­tar; co­rría el mi­nu­to 5 cuan­do Mar­ce­lo Díaz re­cu­pe­ró una pe­lo­ta en sa­li­da del Amé­ri­ca, que fil­tró pa­ra Ni­co­lás Cas­ti­llo, aun­que sin éxi­to. El se­gun­do en men­ción en­ca­ró a Agustín Mar­che­sín, pero no lo­gró des­ha­cer­se de la mar­ca de la za­ga enemi­ga, que en­tor­pe­ció su in­ten­to. Los de ca­sa tra­ta­ban de aso­ciar­se a ve­lo­ci­dad, de su­mar ele­men­tos al ata­que por to­das las vías, pero sin éxi­to.

La tar­de se con­ver­tía en no­che, jus­to cuan­do Amé­ri­ca re­cu­pe­ró el ham­bre ofen­si­va. La pri­me­ra me­dia ho­ra del en­cuen­tro se ha­bía di­lui­do, cuan­do Luis En­ri­que San­tan­der le en­tre­gó la pe­lo­ta a Jé­rémy Mé­nez, pa­ra que el fran­cés se hi­cie­ra car­go de eje­cu­tar la pe­na má­xi­ma a fa­vor del Amé­ri­ca. La in­frac­ción fue con­se­cuen­cia de una mano mar­ca­da en la zo­na de de­fi­ni­ción, a nom­bre de Luis Quin­ta­na. El 2-0 fue to­ma­do con más cal­ma por la tri­bu­na azul y oro. Ya no hu­bo tan­tas men­ta­das de ma­dre.

Las Águi­las eran muy su­pe­rio­res en el cie­rre de la pri­me­ra par­te; el se­gun­do gol ha­bía en­cen­di­do la ca­be­ce­ra sur, don­de se co­lo­ca­ba la afi­ción vi­si­tan­te. Los di­ri­gi­dos por Miguel He­rre­ra ma­nia­ta­ban al enemi­go con la pe­lo­ta de su la­do, con­tro­lan­do la ma­yo­ría de las ac­cio­nes en de­fen­sa y ata­que y ce­rran­do to­dos los es­pa­cios po­si­bles. La ima­gen de Da­vid Pa­ti­ño, deam­bu­lan­do de un la­do a otro, ma­no­tean­do de­ses­pe­ra­do. Im­po­ten­cia, era el re­fle­jo de unos Pumas in­ca­pa­ces. Pero lo peor es­ta­ba por lle­gar.

Co­rría el mi­nu­to 37 cuan­do Mé­nez com­bi­nó ade­cua­da­men­te con Uri­be pa­ra que el fran­cés li­qui­da­ra a los uni­ver­si­ta­rios con un po­ten­te dis­pa­ro: 3-0. Las Águi­las da­ban mues­tra de su ca­pa­ci­dad de des­do­bles y efec­ti­vi­dad. El pa­no­ra­ma se pin­ta­ba de ama­ri­llo has­ta que en los ins­tan­tes fi­na­les del pri­mer tiem­po, Ni­co­lás Cas­ti­llo acor­tó dis­tan­cias a tra­vés del pe­nal. Pumas te­nía vi­da y tra­ta­ría de apro­ve­char el com­ple­men­to pa­ra de­mos­trar­lo. El jue­go ten­dría su clí­max.

El com­ple­men­to le re­gre­só la san­gre al cuer­po a Pumas, con dos go­les de des­ven­ta­ja, pero el áni­mo a to­pe, los de ca­sa mo­di­fi­ca­ron su es­que­ma, tra­ta­ron de por lo me­nos equi­pa­rar el elec­tró­ni­co y pa­ra ello, Da­vid Pa­ti­ño re­qui­rió de los ser­vi­cios de Mau­ro For­mi­ca, dán­do­le sa­li­da a Abraham González. La pro­pues­ta era sim­ple: re­cu­pe­rar la pe­lo­ta y con­du­cir­la a zo­na de­fi­ni­ti­va del Amé­ri­ca con ma­yor idea, con más po­si­bi­li­da­des de ha­cer da­ño, al me­nos en el pa­pel.

To­do se vino aba­jo al 64’, cuan­do Mé­nez pu­so el cuar­to en el mar­ca­dor, de nue­vo a tra­vés de la pe­na má­xi­ma. Al­fre­do Sal­dí­var no ata­jó co­rrec­ta­men­te la pe­lo­ta en un em­ba­te azul­cre­ma y Ori­be Peralta pe­leó la te­nen­cia de la mis­ma has­ta el úl­ti­mo mo­men­to, el ar­que­ro uni­ver­si­ta­rio lo tra­bó y el ár­bi­tro mar­có por ter­ce­ra vez en el en­cuen­tro un dis­pa­ro des­de los on­ce pa­sos. Des­de ahí, el me­dio­cam­pis­ta fran­cés fi­ni­qui­tó el due­lo de ida.

Fal­ta­ban 15 mi­nu­tos pa­ra que el co­te­jo ter­mi­na­ra en el Olím­pi­co Uni­ver­si­ta­rio, cuan­do afi­cio­na­dos de Pumas co­men­za­ron a aban­do­nar el re­cin­to, al tiem­po que Je­sús Gallardo des­bor­da­ba por iz­quier­da y dis­pa­ra­ba pro­ban­do a Agustín Mar­che­sín. El in­ten­to que­da­ba en na­da, co­mo las expectativas pre­vias al arran­que del due­lo. Uni­ver­si­dad veía có­mo se le escapaba un nue­vo tor­neo, a fal­ta de 90 mi­nu­tos en can­cha aje­na y la en­co­mien­da de re­mon­tar un mar­ca­dor pe­sa­dí­si­mo. Amé­ri­ca, por su cuen­ta, con­si­guió lo que an­he­la­ba y ya se da el lu­jo de pen­sar en se­mi­fi­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.