El ta­len­to­so Sr. Oso­rio

Milenio Laguna - - Al Frente - EN­RI­QUE ACE­VE­DO @En­ri­que_ Ace­ve­do

Mi­guel Án­gel Oso­rio Chong en­tien­de el po­der de los reflectores y los uti­li­za a su con­ve­nien­cia. Co­mo ti­tu­lar de Se­gob, se ha mos­tra­do dis­pues­to a dar la ca­ra por el go­bierno de Peña Nie­to cuan­do se tra­ta de su­mar pun­tos a sus as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les y no tan­to cuan­do los he­chos da­ñan esa po­si­bi­li­dad.

Du­ran­te el tur­bu­len­to oto­ño de 2014, el se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción de­jó que otros en el go­bierno abra­za­ran la aten­ción y car­ga­ran con el grue­so de la res­pon­sa­bi­li­dad por la des­apa­ri­ción de los 43 nor­ma­lis­tas de Ayot­zi­na­pa. Mien­tras Gue­rre­ro ar­día, Oso­rio, sin sa­co y con la ca­mi­sa arre­man­ga­da, go­za­ba en el rol de me­dia­dor con los es­tu­dian­tes del po­li­téc­ni­co y sa­lía de su ofi­ci­na en Bu­ca­re­li pa­ra ha­blar con los ma­ni­fes­tan­tes en las in­me­dia­cio­nes de la de­pen­den­cia.

Cuan­do Joaquín El Cha­po Guz­mán es­ca­pó del pe­nal del Al­ti­plano en ple­na vi­si­ta ofi­cial del pre­si­den­te Peña Nie­to a Fran­cia, Oso­rio re­gre­só al país pa­ra coor­di­nar la res­pues­ta del go­bierno fe­de­ral. No obs­tan­te, fue­ron el co­mi­sio­na­do na­cio­nal de Se­gu­ri­dad, Mon­te Ale­jan­dro Ru­bi­do, y la pro­cu­ra­do­ra Arely Gó­mez quie­nes sir­vie­ron co­mo ca­ras vi­si­bles de la ad­mi­nis­tra­ción du­ran­te esos días. Un es­ce­na­rio muy dis­tin­to al que vi­mos cuan­do le­yen­do un tuit del Pre­si­den­te y flan­quea­do por los se­cre­ta­rios de la De­fen­sa y la Ma­ri­na, Oso­rio Chong anun­ció son­rien­te la re­cap­tu­ra del Cha­po.

Di­fí­cil ubi­car al se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción cuan­do nos en­te­ra­mos de la fu­ga de los go­ber­na­do­res priis­tas de Ve­ra­cruz y Quin­ta­na Roo; di­fí­cil evi­tar­lo cuan­do lle­ga la no­ti­cia de su de­ten­ción. Lo mis­mo ocu­rre ca­da vez que se pu­bli­ca in­for­ma­ción so­bre la vio­len­cia en el país, el co­mi­sio­na­do en turno se plan­ta fren­te a las cá­ma­ras y to­ma las en­tre­vis­tas ne­ce­sa­rias pa­ra ta­la­drar la in­ter­pre­ta­ción ofi­cial de los da­tos. Oso­rio re­ma­ta con una de­cla­ra­ción de ba­jo per­fil.

Así, lue­go de que el New York Ti­mes re­ve­la­ra el es­pio­na­je con­tra pe­rio­dis­tas y de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos en el país, Oso­rio vol­vió a dar un pa­so atrás pa­ra que los reflectores apun­ta­ran es­ta vez ha­cia el pre­si­den­te Peña Nie­to, quien so­lo ter­mi­nó por es­ca­lar el es­cán­da­lo.

El en­car­ga­do de la se­gu­ri­dad in­ter­na en un país que ha vuel­to a ser uno de los más vio­len­tos del mun­do as­pi­ra a con­ver­tir­se en su pró­xi­mo Pre­si­den­te. Pa­re­ce una ta­rea im­po­si­ble, pe­ro al per­ma­ne­cer en su pues­to lue­go de cin­co años de pe­sa­di­lla, Oso­rio Chong nos ha mos­tra­do que en es­te país no exis­te tal co­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.