Es­pia­dos. Ayu­da de me­mo­ria/II. La com­pli­ci­dad de los me­dios

Milenio Laguna - - Al Frente - HÉC­TOR AGUI­LAR CAMÍN hec­tor.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com

Apro­pó­si­to del es­pio­na­je so­bre los ciu­da­da­nos, en agos­to del año 2001 es­cri­bí en la re­vis­ta Ne­xos lo si­guien­te: “El nue­vo go­bierno (era el de Fox) no ha po­di­do con­tro­lar la ac­ción de sus com­pe­ti­do­res en es­ta ma­te­ria ni la cons­ti­tu­ción de un “mer­ca­do li­bre” del es­pio­na­je te­le­fó­ni­co. Tam­po­co ha re­gla­men­ta­do su pro­pia ac­ti­vi­dad en la ma­te­ria, asun­to de la ma­yor im­por­tan­cia, en­tre otras co­sas pa­ra que el Es­ta­do pue­da ha­cer uso le­gal de esos ins­tru­men­tos, ex­tra­or­di­na­ria­men­te úti­les pa­ra el combate al cri­men or­ga­ni­za­do y la vi­gi­lan­cia de los gru­pos que aten­tan con­tra la se­gu­ri­dad de to­dos.

“Es­te es uno de los po­cos asun­tos don­de el mo­no­po­lio es­ta­tal no so­lo es sa­lu­da­ble sino in­dis­pen­sa­ble pa­ra la se­gu­ri­dad de los ciu­da- da­nos. Lo que de­be re­pu­diar la so­cie­dad es el uso fac­cio­so, dis­cre­cio­nal y chan­ta­jis­ta de esos ins­tru­men­tos, no su uti­li­za­ción pro­fe­sio­nal.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se mues­tran ávi­dos por ob­te­ner gra­ba­cio­nes ile­ga­les y las di­fun­den sin re­pa­rar en que al ha­cer­lo vio­lan la ley. Re­ci­bir es­tos re­ga­los de fuen­tes anó­ni­mas o que no pue­den re­ve­lar se va­lo­ra en los me­dios co­mo un triun­fo pe­rio­dís­ti­co.

Es­pia­do­res y me­dios asu­men que no ha­brá cas­ti­go por sus in­frac­cio­nes. Tie­nen ra­zón. En es­ta ma­te­ria, los en­car­ga­dos de ve­lar por el cum­pli­mien­to de las le­yes no ven, ni oyen, ni ac­túan. Si lo hi­cie­ran, po­drían avan­zar rá­pi­da­men­te en su­pri­mir de la vi­da pú­bli­ca uno de los más opro­bio­sos le­ga­dos del an­ti­guo ré­gi­men: la sis­te­má­ti­ca vio­la­ción de la pri­va­cía de los ciu­da­da­nos me­dian­te el es­pio­na­je te­le­fó­ni­co.

“Si la ley se apli­ca­ra con ri­gor en es­ta ma­te­ria, po­dría in­hi­bir­se con ra­pi­dez es­te de­li­to. Los me­dios se ve­rían for­za­dos a re­ve­lar la iden­ti­dad de sus fuen­tes o bien im­pe­di­dos de pu­bli­car lo que és­tas les ha­cen lle­gar, con lo cual las cin­tas ile­gal­men­te gra­ba­das per­de­rían to­do su va­lor co­mo ar­ma de combate pú­bli­co.

“Lo bueno de to­do es­to es lo mal que se es­tá po­nien­do. El es­pio­na­je te­le­fó­ni­co se ha con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro do­lor de ca­be­za tan­to pa­ra las au­to­ri­da­des, co­mo pa­ra los ciu­da­da­nos víc­ti­mas de es­te de­li­to vio­la­to­rio de su ele­men­tal de­re­cho a la pri­va­ci­dad. Del har­taz­go y la ver­güen­za, aca­so ven­ga la so­lu­ción”.

No ha ve­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.