Mé­xi­co: Anato­mía de la co­rrup­ción

Milenio Laguna - - Al Frente -

Ma­ría Am­pa­ro Ca­sar, aus­pi­cia­da por el CIDE y el IMCO, to­ca de ma­ne­ra bru­tal la llaga que su­pu­ra nues­tra piel co­mo país, mos­tran­do las con­se­cuen­cias de man­te­ner vi­gen­te, por en­ci­ma de cual­quier co­sa, la co­rrup­ción y su hi­jas­tra, la im­pu­ni­dad, que ge­ne­ran dis­fun­cio­na­li­dad por to­dos la­dos. Vea­mos al­gu­nos ejem­plos que te­ne­mos a la mano en es­te país de con­tras­tes que se lla­ma Mé­xi­co:

So­mos un país de mu­chos trá­mi­tes y re­qui­si­tos que se tra­du­ce en po­ca li­ber­tad eco­nó­mi­ca pa­ra ha­cer ne­go­cios. A la bu­ro­cra­cia es di­fí­cil ga­nar­le, se re­quie­re mu­cha pa­cien­cia. Los so­bor­nos son la nor­ma pa­ra que al­go avan­ce.

So­mos po­co to­le­ran­tes con in­mi­gran­tes y per­so­nas de otras re­li­gio­nes: nos en­can­ta la dis­cri­mi­na­ción a pe­sar de que nos que­ja­mos de ella, por el tra­to que nos dan en EUA.

Pa­de­ce­mos un gra­ve pro­ble­ma de in­se­gu­ri­dad en to­do el país. En al­gu­nas re­gio­nes el te­ma es gra­ve. To­do es­to se atri­bu­ye a la muy ma­la pro­cu­ra­ción e im­par­ti­ción de jus­ti­cia, cu­yo nue­vo sis­te­ma pe­nal acu­sa­to­rio ado­le­ce de gran­des fa­llas, por fal­ta de eva­lua­ción del tra­ba­jo de los jue­ces y mi­nis­te­rios pú­bli­cos y ce­ro ren­di­ción de cuen­tas. Pa­ra agre­gar una cuo­ta adi­cio­nal de pe­si­mis­mo, no con­ta­mos con po­li­cías al ser­vi­cio de sus co­mu­ni­da­des, res­pon­den a otros in­tere­ses.

Nues­tro sis­te­ma le­gis­la­ti­vo da pe­na: los con­gre­sos son ca­ros, opa­cos y no ofre­cen re­sul­ta­do al­guno a la ciu­da­da­nía. Se­gún da­tos pú­bli­cos, los 33 con­gre­sos lo­ca­les del país man­tie­nen con car­go a nues­tros im­pues­tos a 1124 dipu­tados, quie­nes gas­tan la frio­le­ra de 13 mil 551 mi­llo­nes de pe­sos al año y so­lo tra­ba­jan en pro­me­dio 81 días al año. No le rin­den cuen­tas a na­die. A pe­sar de de­cir­se a sí mis­mos ser­vir­se pú­bli­cos y re­pre­sen­tan­tes nues­tros, la reali­dad es que se man­dan so­los y abu­san en ex­tre­mo. Paí­ses más po­de­ro­sos y con ma­yo­res in­gre­sos gas­tan mu­cho me­nos que no­so­tros y dan re­sul­ta­dos, ge­ne­ran­do le­yes ex­clu­si­va­men­te en be­ne­fi­cio del pue­blo.

Por es­tas y mu­chas otras ra­zo­nes que se tra­tan de ma­ne­ra ex­haus­ti­va en el es­tu­dio “Mé­xi­co: Anato­mía de la Co­rrup­ción” nues­tro país ocu­pa el lu­gar 93 de 128 en ni­ve­les de co­rrup­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.