EN VI­GOR PAR­CIAL, DE­CRE­TO DE TRUMP

Des­de ano­che ri­ge en EU par­te de la or­den eje­cu­ti­va del mag­na­te, que li­mi­ta el in­gre­so de ciu­da­da­nos mu­sul­ma­nes

Milenio Laguna - - Fronteras -

Las nue­vas res­tric­cio­nes de en­tra­da a EU que im­po­ne el de­cre­to de Do­nald Trump, en vi­gor des­de ano­che, preo­cu­pan a los via­je­ros de los paí­ses afec­ta­dos y a las aso­cia­cio­nes de de­fen­sa de re­fu­gia­dos.

Tras cin­co me­ses de jui­cios, mu­chas pre­gun­tas si­guen sin ser con­tes­ta­das res­pec­to de la me­di­da más po­lé­mi­ca to­ma­da has­ta aho­ra por el pre­si­den­te, ava­la­da el lu­nes por la Cor­te Su­pre­ma.

El de­cre­to, que su­pues­ta­men­te de­be im­pe­dir la lle­ga­da de te­rro­ris­tas, prohí­be tem­po­ral­men­te la en­tra­da de ciu­da­da­nos de seis paí­ses: Si­ria, Li­bia, Irán, Su­dán, So­ma­lia y Ye­men, así co­mo a re­fu­gia­dos de cual­quier par­te del mun­do.

En­tró en vi­gor a las 20 ho­ras lo­ca­les, pe­ro con un al­can­ce li­mi­ta­do por la Cor­te: no se apli­ca­rá a quien pue­da jus­ti­fi­car “una re­la­ción vá­li­da con una per­so­na o una en­ti­dad” la­bo­ral o edu­ca­ti­va en EU.

Por tan­to, al­guien que ven­ga des­de al­guno de esos paí­ses a vi­si­tar a un miem­bro de su fa­mi­lia se­rá ad­mi­ti­do. O un es­tu­dian­te que va­ya a una uni­ver­si­dad del país, o un em­plea­do que ha­ya si­do re­clu­ta­do por una fir­ma lo­cal.

La no­ción de “re­la­ción vá­li­da” su­mió a los ju­ris­tas en la per­ple­ji­dad. ¿Có­mo un re­fu­gia­do po­drá pro­bar la exis­ten­cia de un la­zo an­te­rior con EU?, se pre­gun­ta­ron.

En un men­sa­je di­ri­gi­do a su red di­plo­má­ti­ca y en una con­fe­ren­cia te­le­fó­ni­ca abier­ta a la pren­sa, al­tos fun­cio­na­rios in­ten­ta­ron aquie­tar los áni­mos y brin­dar acla­ra­cio­nes.

La no­ción de “fa­mi­lia cer­ca­na” abar­ca a “pa­dres (in­clu­so adop­ti- vos), es­po­sos, ni­ños, hi­jos o hi­jas adul­tos, yer­nos, nue­ras, her­ma­nos y her­ma­nos, me­dio her­ma­nos o me­dia her­ma­nas”, pre­ci­só el men­sa­je di­plo­má­ti­co. Que­dan, por tan­to, ex­clui­dos abue­los, nie­tos, tíos, so­bri­nos, pri­mos, no­vios y cu­ña­dos.

La “re­la­ción vá­li­da” de­be ser “for­mal, do­cu­men­ta­da y es­ta­ble­ci­da en cir­cuns­tan­cias or­di­na­rias, no con el ob­je­ti­vo de es­ca­par a es­te de­cre­to”, agre­ga el tex­to.

Una sim­ple re­ser­va de ho­tel no se­rá con­si­de­ra­da su­fi­cien­te pa­ra que los tu­ris­tas de los seis paí­ses afec­ta­dos ob­ten­gan una vi­sa.

El fil­tro se ha­rá en las em­ba­ja­das de EU en el ex­tran­je­ro. El go­bierno es­pe­ra que el im­pac­to lo­cal sea li­mi­ta­do, pe­ro en al­gu­nos ae­ro­puer­tos la expectativa es gran­de.

“Es­ta ad­mi­nis­tra­ción es­tá re­de­fi­nien­do la idea de fa­mi­lia. Fui cria­do por mis abue­los y no pue­do si­quie­ra ima­gi­nar que sean con­si­de­ra­dos aje­nos a mi fa­mi­lia”, di­jo Ra­ma Is­sa, di­rec­to­ra de la Aso­cia­ción Ára­be Es­ta­du­ni­den­se de Nue­va York.

CAR­LO ALLE­GRI/REUTERS

Turista de ori­gen mu­sul­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.