Ani­ma a su ti­gre pa­ra con­quis­tar Fran­cia

Raúl Ro­bin Mo­ra­les en­fren­tó un ca­mino di­fí­cil pa­ra pre­sen­tar en el Fes­ti­val de An­necy su pro­yec­to de cor­to­me­tra­je lla­ma­do El ti­gre sin ra­yas

Milenio Laguna - - ¡hey! - Mé­xi­co Eduar­do Gu­tié­rrez Segura/

Raúl Ro­bin Mo­ra­les es­tá de pie fren­te a la ven­ta­na de su de­par­ta­men­to-es­tu­dio en la colonia Cuauh­té­moc, en su mano sos­tie­ne un pe­que­ño li­bro que cuen­ta la aven­tu­ra de un per­so­na­je pe­cu­liar: un ti­gre sin ra­yas. Con nos­tal­gia, el ani­ma­dor re­cuer­da el di­fí­cil ca­mino pa­ra lle­var es­ta pro­pues­ta de cor­to­me­tra­je al Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Ani­ma­ción de An­necy.

El­ti­gre­sin­ra­yas es el tí­tu­lo que Mo­ra­les eli­gió pa­ra el ma­te­rial ci­ne­ma­to­grá­fi­co con el que se al­zó, de for­ma sor­pre­si­va, con re­si­den­cias en Fo­li­ma­ge Stu­dio y Ci­clic Ani­ma­tion. El ani­ma­dor re­la­ta, emo­cio­na­do, có­mo Fran­cia se de­jó se­du­cir por su tierno fe­lino y le ofre­ció una re­si­den­cia pa­ra desa­rro­llar su cor­to, que pre­vé ten­drá una du­ra­ción de sie­te mi­nu­tos. “Es­tar se­lec­cio­na­do ya era un sue­ño con es­te pro­yec­to chi­qui­to, per­so­nal e ín­ti­mo. Fue to­da una aven­tu­ra ir a An­necy. Con­vi­ví con ar­tis­tas de to­do el mun­do, me pue­de co­lar a una plá­ti­ca de Glen Kea­ne, que es nues­tro Dios vi­vien­te en la ani­ma­ción. Es­ta ca­te­go­ría no es­ta­ba en com­pe­ten­cia, son pit­ches que pre­sen­tas y te co­nec­tan a fon­dos fran­ce­ses pa­ra pro­duc­ción. “Cuan­do ter­mi­nó la pre­sen­ta­ción, anun­cia­ron es­tos pre­mios y la re­si­den­cia a la que ha­bía apli­ca­do. No en­ten­día na­da, por­que lo di­je­ron en fran­cés, pe­ro es en­ri­que­ce­dor ver que en otros la­dos vol­teen y re­co­noz­can el ta­len­to, que hay gen­te sen­si­ble. Aquí en Mé­xi­co ba­ta­lla­mos por di­ne­ro y vi­sión, pe­ro allá hay fo­men­to al ar­te”, cuen­ta Mo­ra­les a ¡hey!

El ca­mino no fue sen­ci­llo, Raúl se en­fren­tó a que su ani­ma­ción ar­te­sa­nal y de gran dul­zu­ra no fue­ra del gus­to de la in­dus­tria me­xi­ca­na, tu­vo que fi nan­ciar con sus pro­pios re­cur­sos el via­je a An­necy y, des­de el co­mien­zo del pro­yec­to, sor­teó obs­tácu­los enor­mes, co­mo el per­der to­do el ma­te­rial y em­pe­zar de ce­ro. “Ha­bía una ma­te­ria en la que te­nía­mos que ha­cer un li­bro de pop-up pa­ra ni­ños. In­ven­té es­ta his­to­ria chi­qui­ta y de me­ca­nis­mos sim­ples, la me­tí al con­cur­so A la Ori­lla del Vien­to, del Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, pe­ro no ga­nó y ahí se que­dó arrum­ba­do. Más ade­lan­te to­dos los ar­chi­vos di­gi­ta­les de la escuela y el li­bro se per­die­ron en una PC vie­jí­si­ma. “Pa­sa­ron dos años y lo vol­ví a ilus­trar, aho­ra en for­ma­to de cor­to­me­tra­je, que con­cur­só en va­rias con­vo­ca­to­rias de Im­ci­ne y Pi­xe­latl, pe­ro no fue se­lec­cio­na­do. Así te­nía que ser, con esa se­rie de obs­tácu­los. Lo más im­por­tan­te es con­ven­cer­nos de que lo que ha­ce­mos es va­lio­so y hay que se­guir ter­cos, por­que sí se pue­de”, ex­pli­ca Ro­bin.

El­ti­gre­sin­ra­yas ten­drá una téc­ni­ca de ani­ma­ción pic­tó­ri­ca, cua­dro por cua­dro, de pin­ce­la­zos in­ge­nuos pa­ra na­rrar la his­to­ria per­so­nal de Mo­ra­les, a tra­vés del pe­que­ño Tia­go. “Es un ti­gre di­fe­ren­te, que na­ce sin ra­yas y los de­más no lo acep­tan. Un día se har­ta de es­ta si­tua­ción y va por to­do el mun­do de­ci­di­do a en­con­trar­las. Ha­bla de es­te via­je que bus­ca en los ár­bo­les, el Po­lo Sur, las mon­ta­ñas, de­ba­jo de la tie­rra. Hay un mo­men­to má­gi­co don­de se re­ve­la un si­tio don­de nun­ca las bus­có, su pro­pio pe­la­je. Es una me­tá­fo­ra de es­pe­rar las co­sas”, fi na­li­zó.

El di­se­ña­dor sor­teó obs­tácu­los co­mo per­der ma­te­rial y em­pe­zar de ce­ro.

ES­PE­CIAL

El per­so­na­je bus­ca sus ra­yas en to­das par­tes, me­nos en su pe­la­je.

La pe­lí­cu­la fue muy bien re­ci­bi­da por el pú­bli­co del cer­ta­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.