Jen­niRi­ve­ra: Ma­ri­po­sa­de­ba­rrio

Milenio Laguna - - ¡hey! -

ele­mun­do es­tá imparable en Es­ta­dos Uni­dos. A me­nos de una se­ma­na de ha­ber ro­to to­dos sus ré­cords de au­dien­cia con el lan­za­mien­to de la quin­ta tem­po­ra­da de El se­ñor de los cie­los, aca­ba de es­tre­nar Jen­ni Ri­ve­ra: Ma­ri­po­sa de ba­rrio.

¿Y sa­be qué? No es­tá bue­na, es­tá bue­ní­si­ma, ma­ra­vi­llo­sa, sor­pren­den­te.

Si Jen­ni Ri­ve­ra vi­vie­ra, en­lo­que­ce­ría de fe­li­ci­dad an­te es­ta nue­va ver­sión de su bio­gra­fía pro­fun­da­men­te re­don­da, hu­ma­na y ate­rri­za­da en lo po­pu­lar.

¿Por qué le es­toy es­cri­bien­do de es­to si no­so­tros vi­vi­mos en Mé­xi­co y es muy pro­ba­ble que tar­de­mos un lar­go ra­to en ver de ma­ne­ra le­gal es­tas pro­duc­cio­nes?

Por­que es una ver­güen­za el con­tras­te en­tre lo que es­tá su­ce­dien­do allá y lo que te­ne­mos acá, y por­que ya no exis­ten las fron­te­ras en ma­te­ria de te­le­vi­sión.

Hay mi­les de mexicanos re­ga­dos por to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal que pre­fie­ren ver es­to, co­mo sea, a pa­de­cer con­cep­tos co­mo La pi­lo­to, Na­da per­so­nal y Pa­qui­ta la del ba­rrio.

Quie­ro de­te­ner­me en el ca­so de Ma­ri­po­sa de ba­rrio por­que es­te tí­tu­lo, cuan­do lle­gue a Mé­xi­co, va a ser un ca­ño­na­zo, por­que los hom­bres y mu­je­res que vi­vi­mos en es­te país se­gui­mos enamo­ra­dos de Jen­ni Ri­ve­ra y por­que no pa­ra­mos de ver, con par­ti­cu­lar en­tu­sias­mo, Su nom­bre era Do­lo­res.

¿Cuál es la no­ta? Que Ma­ri­po­sa de ba­rrio es la ter­ce­ra se­rie que se pro­du­ce ins­pi­ra­da en la vi­da es es­ta can­tan­te. Ade­más de la de Uni­vi­sión, que se si­gue trans­mi­tien­do con éxi­to en Az­te­ca 13, te­ne­mos La vi­da de una di­va de Es­tre­lla Tv y aho­ra la ver­sión de Te­le­mun­do.

¿Por qué? ¿Qué tie­ne Jen­ni Ri­ve­ra que no ha­yan te­ni­do otras ce­le­bri­da­des? ¿Por qué es­tá gran ne­ce­si­dad de pro­fun­di­zar en su bio­gra­fía?

Por­que ella es la he­roí­na per­fec­ta pa­ra las au­dien­cias de hoy. Es­ta­mos ha­blan­do de una mu­jer ta­len­to­sa pe­ro im­per­fec­ta, que al­can­zó la ci­ma pe­ro sin de­jar de llo­rar.

La vi­da de Jen­ni Ri­ve­ra es pa­ra las te­le­no­ve­las lo que Fro­zen pa­ra Dis­ney, un nue­vo ti­po de cuen­to de ha­das, un ad­mi­ra­ble ejer­ci­cio de ac­tua­li­za­ción, una re­vo­lu­ción en fon­do y for­ma.

Y tu­vo que ha­ber si­do Jen­ni Ri­ve­ra la que ge­ne­ra­ra es­to, por­que si al­gún es­cri­tor hu­bie­ra llevado esos con­flic­tos, in­ven­ta­dos por él, a Te­le­vi­sa, a Tv Az­te­ca o a Ima­gen Te­le­vi­sión, lo hu­bie­ran re­gre­sa­do a su ca­sa por inade­cua­do e in­mo­ral.

Es más, ni la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción hu­bie­ra per­mi­ti­do su rea­li­za­ción.

¿Qué hay en Ma­ri­po­sa de ba­rrio que no ha­ya­mos vis­to en las otras dos bio­se­ries? ¿Aca­so no se tra­ta de lo mis­mo?

¡No! Ahí es­tá la gran­de­za de los res­pon­sa­bles de es­ta jo­ya. A pe­sar de que es la mis­ma his­to­ria, ha­ga de cuen­ta que se tra­ta de otro asun­to.

En Ma­ri­po­sa de ba­rrio no so­lo se di­cen co­sas que ja­más se ha­bían di­cho, hay una mez­cla de cua­tro asun­tos glo­rio­sos: lo do­cu­men­tal, lo sen­ti­men­tal, lo so­cial y lo es­té­ti­co.

Es­ta bio­se­rie com­bi­na imá­ge­nes de la Jen­ni Ri­ve­ra real, su voz, co­mo si ella fue­ra la na­rra­do­ra, con una suer­te de tes­ti­mo­nios que le dan un tono muy es­pe­cial, muy de ver­dad, pro­fe­sio­nal, di­fe­ren­te, a lo que uno es­tá mi­ran­do.

A es­to me re­fie­ro cuan­do le ha­blo de lo do­cu­men­tal. ¿Y lo sen­ti­men­tal?

Aquí en­tra al­go fas­ci­nan­te.

Es co­mo Mu­jer,ca­sos­de­la­vi­da­real

¿Qué es eso de lo so­cial? Al­go de lo me­jor que hay de­trás de es­te con­cep­to.

Al ver­lo us­ted no so­lo se va a en­tre­te­ner y a en­te­rar de mu­chos chis­mes, va a re­fle­xio­nar so­bre va­rios de los más gran­des te­mas del mo­men­to co­mo la vio­len­cia en con­tra de las mu­je­res.

Pe­ro con tal suer­te que va a con­cluir co­sas que lo sor­pren­de­rán y que has­ta cam­bia­rán su po­si­ción an­te es­tos con­flic­tos.

Por tan­to, Ma­ri­po­sa de ba­rrio es una se­rie po­si­ti­va, ne­ce­sa­ria.

Ha­ble­mos aho­ra de lo es­té­ti­co. Es­ta pro­duc­ción es de muy al­ta ca­li­dad, pe­ro no apues­ta por lo que apues­tan to­das.

Yo la sien­to co­mo un gran có­mic de Lá­gri­masy­ri­sas, co­mo una his­to­rie­ta po­pu­lar me­xi­ca­na y eso la vuel­ve más ri­ca, en­tra­ña­ble.

Ni ha­ble­mos del re­par­to por­que en­ton­ces sí no va­mos a aca­bar de elo­giar­la ja­más.

Jen­ni Ri­ve­ra: ma­ri­po­sa de ba­rrio es una muy bue­na op­ción en el ca­da vez más com­pe­ti­do y cer­cano mer­ca­do de la te­le­vi­sión his­pa­na de Es­ta­dos Uni­dos.

Cuan­do pue­da, véa­la. Le va a en­can­tar. De ve­ras que sí.

¡GRA­CIAS, NETFLIX!

Quie­ro dar­le las gra­cias pú­bli­ca­men­te a Netflix por aten­der a su pú­bli­co, por es­cu­char la crí­ti­cas.

Sen­se8 no va a ser can­ce­la­da así co­mo así.

Tal co­mo pro­po­nía­mos en es­ta co­lum­na, es­ta gran se­rie va a te­ner un desen­la­ce de ver­dad, que po­dre­mos ver el pró­xi­mo año en un ca­pí­tu­lo es­pe­cial de dos ho­ras. ¡Gra­cias!

CLASOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.