Al­fa­re­ras de Tláhuac, la so­li­da­ri­dad ar­te­sa­nal

ENSEÑANZAS DEL SIS­MO DE SEPTIEMBRE DE 1985 Ri­ta Re­sén­diz, quien vi­vió el dra­ma ha­ce 32 años, li­de­ra una coope­ra­ti­va de mu­je­res ce­ra­mis­tas que ya ha ex­pues­to sus pie­zas has­ta en Es­ta­dos Uni­dos

Milenio Laguna - - Cultura - Ve­ró­ni­ca Díaz/

ita Re­sén­diz tie­ne dos re­cuer­dos del 19 de septiembre de 1985: pri­me­ro, la es­tam­pa de un hom­bre que al­can­zó a to­mar de la ba­ta a su es­po­sa pa­ra im­pe­dir que ca­ye­ra des­de un se­gun­do pi­so, por el ven­ta­nal de su de­par­ta­men­to.

Se­gun­do, so­li­da­ri­dad a to­da prue­ba. La ex­pe­ri­men­tó tras el sis­mo, cuan­do lle­ga­ban jó­ve­nes pa­san­tes de psi­co­lo­gía a ayu­dar­le a su­pe­rar su ob­se­sión por dor­mir ves­ti­da y con za­pa­tos, las per­so­nas que le ofre­cían co­mi­da y ro­pa, o la mú­si­ca de Am­pa­ro Ochoa, quien lle­ga­ba a los cam­pa­men­tos ar­ma­da de gui­ta­rra a in­ten­tar re­du­cir un po­co el do­lor, el mie­do y la con­fu­sión de aque­llas ho­ras.

La ca­sa de hués­pe­des en don­de vi­vía Ri­ta que­dó da­ña­da; se de­di­có a ayu­dar co­mo res­ca­tis­ta en la bús­que­da de so­bre­vi­vien­tes y dur­mió en va­rios al­ber­gues: “De la no­che a la ma­ña­na me vi dur­mien­do en una ca­sa de cam­pa­ña so­bre el ca­me­llón de la ave­ni­da Ál­va­ro Obre­gón. Pos­te­rior­men­te la de­le­ga­ción hi­zo unos mó­du­los o cam­pa­men­tos, don­de vi­vi­mos co­mo 10 años. La vi­vien­da me la otor­ga­ron has­ta 20 años des­pués”.

En la Unión de Ve­ci­nos Dam­ni­fi­ca­dos co­no­ció a León Va­len­cia, quien le en­se­ñó a pro­du­cir ce­rá­mi­ca con un horno que es­ta­ba en una azo­tea; ella era la úni­ca mu­jer. “La idea —re­cuer­da— era ayu­dar y apo­yar a los dam­ni­fi­ca­dos con esa coope­ra­ti­va. Em­pe­za­mos pe­gan­do cal­co­ma­nías, que se me ha­cía muy bo­ni­to, pe­ro cuan­do ya en­tra­mos al mun­do de la al­fa­re­ría pa­ra trans­for­mar una bo­la de ba­rro en­ten­dí mu­chas co­sas: que ade­más de ha­cer una pie­za con mis ma­nos y vivir de ven­der­la, tam­bién po­día co­mu­ni­car”.

En 1986, gra­cias a una do­na­ción de la Igle­sia Ca­tó­li­ca de Nue­va York, la coope­ra­ti­va ad­qui­rió un te­rreno en el ba­rrio Se­le­ne, en­tre la de­le­ga­ción Tláhuac y el Es­ta­do de Mé­xi­co. Dos años des­pués co­men­zó a fun­cio­nar la coope­ra­ti­va, que en­ton­ces era mix­ta, con un horno del ta­ma­ño de una re­cá­ma­ra que se lle­na­ba ca­da cua­tro me­ses y el li­de­raz­go mas­cu­lino. “Ellos to­ma­ban las de­ci­sio­nes, qué se ha­cía con el di­ne­ro, có­mo se iba a tra­ba­jar, en­tre ellos ha­bía dispu­tas. Yo no es­ta­ba de acuer­do: en una coope­ra­ti­va hay igual­dad de de­re­chos y de obli­ga­cio­nes, so­mos pa­tro­nes y so­mos tra­ba­ja­do­res. Pe­ro ellos se que­rían ins­ta­lar en el pa­pel del pa­trón, y co­mo so­la­men­te éra­mos dos o tres mu­je­res ha­cían oí­dos sor­dos a lo que de­cía­mos”. Un día de 1989 ellos se fue­ron; pe­ro se lle­va­ron su pe­da­zo de horno di­vi­di­do a fuer­za de se­gue­ta. De los pe­da­zos que ellas con­ser­va­ron na­ció Da­vid, en com­pa­ra­ción del pri­mer Go­liat que “des­de la pri­me­ra hor­nea­da nos dio de co­mer”.

Fun­dó Mu­je­res Al­fa­re­ras de Tláhuac: “Nun­ca qui­se apro­piar­me de ella, sino que a mí el con­cep­to de coope­ra­ti­va me gus­tó por­que des­pués de los sis­mos co­no­cí mu­cho el tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio, có­mo lle­ga­ba la gen­te y de­cía ‘Ten una tor­ta, ¿ya co­mie­ron?’. Ahí co­no­cí a Am­pa­ro Ochoa, quien lle­gó con su gui­ta­rra y nos di­jo: ‘Vén­gan­se aquí, jún­ten­se’, y les can­tó a los ni­ños. Un es­pí­ri­tu her­mo­so. Yo no co­no­cía otra co­sa más que esa si­tua­ción so­li­da­ria. “Me di a la ta­rea de re­unir a mu­je­res, de en­se­ñar­les. Aquí el le­ma era: ‘Sí se pue­de’. A ve­ces era de ‘a ver, cla­va es­ta ta­bli­ta’, ‘¡ay, no pue­do’, ‘sí pue­des’. Así apren­di­mos a sol­dar, a pe­gar ta­bi­que, a poner nues­tra luz, pe­ga­mos esa bar­di­ta, to­do lo hi­ci­mos no­so­tras”.

Es­ta coope­ra­ti­va no so­lo pro­du­ce her­mo­sas pie­zas de al­fa­re­ría con gre­cas prehis­pá­ni­cas, gli­fos o apantles —las flo­res acuá­ti­cas que se dan en Xo­chi­mil­co—, sino que ha im­par­ti­do ta­lle­res a per­so­nas de la ter­ce­ra edad y a ni­ños vul­ne­ra­bles.

Ade­más la coope­ra­ti­va creó en 2001 una obra de ar­te: Ros­tros­del ol­vi­do. Son 60 ca­ras de ta­ma­ño na­tu­ral con ex­pre­sio­nes reales de las mu­je­res que han su­fri­do a cau­sa de los fe­mi­ni­ci­dios. Han si­do ex­pues­tos en el Zócalo ca­pi­ta­lino, en los mu­seos de la Ciu­dad de Mé­xi­co y Re­gio­nal de Tláhuac, el Ex con­ven­to de San Lo­ren­zo y en Pit­ts­burgh, EU. “Un día es­tá­ba­mos tra­ba­jan­do y es­cu­chá­ba­mos en un pro­gra­ma de ra­dio el tes­ti­mo­nio de la ma­dre de una de las víc­ti­mas. Pen­sé: ‘¿Qué pue­do ha­cer si no po­de­mos ir y ayu­dar a bus­car a la hi­ja? ¿Qué ha­ce­mos? En las ma­nos te­nía­mos la res­pues­ta: el ba­rro”.

Hu­bo un tiem­po que la coope­ra­ti­va fue in­te­gra­da por 10 mu­je­res, pe­ro so­lo son cua­tro: Ri­ta, Ro­sal­va Me­jía, Mart­ha Flo­res y Ara­ce­li Her­nán­dez. Ade­más res­ca­tan pe­rros y ga­tos ca­lle­je­ros, los va­cu­nan, ope­ran y tra­tan de dar­los en adop­ción. Aho­ra tie­nen unos 20 en el ta­ller y otros tan­tos en sus ca­sas, más otros 20 a los que les dan de co­mer en la ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.