“SEN­TÍ MUY DE CER­CA LA MUER­TE, PEN­SÉ QUE ME IBA A MO­RIR”

Ro­sa Ma­ría Zú­ñi­ga Silva, de 66 años de edad, pi­de a las au­to­ri­da­des ayu­da pa­ra re­pa­rar su vi­vien­da afec­ta­da.

Milenio Laguna - - Comarca Y Estados -

Ten­go mu­cho mie­do de que otra pie­dra cai­ga so­bre mi ca­sa, fue lo que ex­pre­só con an­gus­tia Ro­sa Ma­ría Zú­ñi­ga Silva, de 66 años de edad, quien lo­gra­ra sa­lir con vi­da lue­go que una ro­ca de gran ta­ma­ño ca­ye­ra en­ci­ma de su co­ci­na, la tar­de es­te jue­ves.

Ro­sa Ma­ría vi­ve en esa ca­sa des­de ha­ce 40 años y siem­pre ha si­do su ho­gar, en el cual se­gún ella vi­vía muy agus­to, pe­ro ha­ce seis años to­do eso cam­bió.

“Sen­tí muy de cer­ca la muer­te y por un mo­men­to pen­sé que me iba a mo­rir, pe­ro al­can­cé a sa­lir de la ca­sa y ca­si afue­ra me tro­pe­cé y me pe­gué en la bo­ca que me oca­sio­nó una he­ri­da cor­tan­te”, di­jo Ro­sa Ma­ría, con una ex­pre­sión de te­mor.

Cru­za­da de bra­zos y con una mi­ra­da fi­ja ha­cia el ce­rro, na­rró que su ma­ri­do es­ta­ba afue­ra y él fue quien vio co­mo la pie­dra que se aba­lan­za­ba ha­cia la ca­sa.

“Me gri­tó con to­das sus fuer­za pa­ra que me sa­lie­ra, pe­ro yo ya ha­bía es­cu­cha­do el fuer­te es­truen­do y fue cuan­do me sa­lí co­rrien­do”, ex­pli­có.

Ase­gu­ró que su es­po­so fue por ella a le­van­tar­la y a sa­car­la de la ca­sa pa­ra po­ner­la en lu­gar más se­gu­ro, mien­tras que los ser­vi­cios de emer­gen­cia de la Cruz Ro­ja, Bom­be­ros y Pro­tec­ción Ci­vil, se mo­vi­li­za­ban a aten­der el au­xi­lio.

“Me lle­va­ron a la Clí­ni­ca 18 del IMSS, don­de re­ci­bí aten­ción mé­di­ca y tan pron­to me re­pu­se me die­ron de al­ta”, en­fa­ti­zó.

Di­jo que la ro­ca des­tru­yó una de las pa­ra­des de la co­ci­na y con ma­yor tris­te­za co­men­tó que des­tru­yó la es­tu­fa nue­va que ha­bía com­pra­do con tan­to es­fuer­zo, pe­ro en el mo­men­to que la­men­ta­ba, re­fle­xio­nó “la es­tu­fa fue la que de­tu­vo a la pie­dra sino es­ta hu­bie­se se­gui­do su ca­mino”.

Di­jo que su hi­ja So­nia, le abrió un es­pa­cio en su ho­gar y por lo pron­to se que­da­rá pa­ra pen­sar qué es lo que van ha­cer con la ca­sa.

“Mi ma­ri­do no se quie­re sa­lir, por el con­tra­rio es­tá dis­pues­ta a re­pa­rar­la y pos­te­rior­men­te cons­truir una bar­da pa­ra pro­te­ger la ca­sa” y so­li­ci­tó a las au­to­ri­da­des del Ayun­ta­mien­to que se le brin­de ayu­da ne­ce­sa­ria pa­ra re­con­truir su vi­vien­da.

Por su par­te, So­nia Es­pino, di­jo mo­les­ta que el ti­tu­lar de Pro­tec­ción Ci­vil, nun­ca se pre­sen­tó en el lu­gar pa­ra sa­ber cuál era la si­tua­ción que pre­va­le­cía en ese mo­men­to y aña­dió que lo to­ma­ron muy a la li­ge­ra co­mo si no hu­bie­se pa­sa­do na­da.

Me gri­tó con to­das sus fuer­za pa­ra que me sa­lie­ra, pe­ro yo ya ha­bía es­cu­cha­do el fuer­te es­truen­do “

Ro­sa Ma­ría Zu­ñi­ga Silva.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.