Pa­lo­ma­zo. No a dis­cri­mi­nar ni cri­mi­na­li­zar a mi­gran­tes

Milenio Laguna - - Portada - JO­SÉ AN­TO­NIO BELMONT

Ru­bén Al­ba­rrán y Em­ma­nuel del Real, Me­me, in­te­gran­tes de Ca­fé Tacv­ba, vi­si­ta­ron el al­ber­gue ha­bi­li­ta­do en la Ciu­dad De­por­ti­va pa­ra la ca­ra­va­na de cen­troa­me­ri­ca­nos, don­de lla­ma­ron a los me­xi­ca­nos a evi­tar el sur­gi­mien­to de ac­ti­tu­des xe­nó­fo­bas.

Cró­ni­ca

Di­cen que la sá­bi­la lim­pia el am­bien­te y ale­ja las ma­las ener­gías. Por eso Ru­bén Al­ba­rrán, vo­ca­lis­ta de Ca­fé Tacv­ba, le pren­dió fue­go a una de esas plan­tas en el al­ber­gue mi­gran­te en Ciu­dad de Mé­xi­co.

Mien­tras lo ha­cía, Ru­bén, en cu­cli­llas, ce­le­bró en pleno es­ta­dio Je­sús Pa­li­llo Mar­tí­nez a los "ca­mi­nan­tes", co­mo se refirió a los mi­les de cen­troa­me­ri­ca­nos.

"Bra­vo por los ca­mi­nan­tes, por su va­len­tía, por su for­ta­le­za. No hay se­res hu­ma­nos que sean ile­ga­les", ex­cla­mó.

Pa­ra en­ton­ces, él y Em­ma­nuel del Real, Me­me, otro de los ta­cu­bos, ya se ha­bían echa­do el pri­mer

pa­lo­ma­zo con “Oli­ta de al­ta­mar”: ape­nas ne­ce­si­ta­ron una gui­ta­rra y va­rios chi­fli­dos.

An­tes de ter­mi­nar su ri­tual, Al­ba­rrán, de pla­ye­ra sin man­gas y con su mo­rral al hom­bro, pi­dió por los "ca­mi­nan­tes".

"Por to­das las per­so­nas que es­tán en mo­vi­mien­to, que es­tén con bien, que sean bien­ve­ni­dos adon­de han de­ci­di­do lle­gar, que los obs­tácu­los se di­suel­van, que to­dos los ni­ños es­tén con­ten­tos, que co­man bien, al­go nu­tri­ti­vo, que pue­dan co­mer unos fri­jo­li­tos".

Pa­ra en­ton­ces pa­sa­ban de las 4 de la tar­de en la ciu­dad de­por­ti­va de la Mag­da­le­na Mix­hu­ca, Al­ba­rrán y Me­me ya ha­bían re­co­rri­do una par­te de es­te cam­pa­men­to pa­ra dar­le la "bien­ve­ni­da" a es­ta ca­ra­va­na mi­gran­te.

A su pa­so, al­gu­nas per­so­nas, prin­ci­pal­men­te tra­ba­ja­do­res del go­bierno de Ciu­dad de Mé­xi­co que los veían pa­sar ta­ra­rea­ban par­te de can­cio­nes co­mo “In­gra­ta” y “Eres”.

Pe­ro pa­ra ce­rrar, los in­te­gran­tes de Ca­fé Tacv­ba de­ci­die­ron in­ter­pre­tar “Flo­res”:

"In­ví­ta­me a sen­tar­me jun­to a ti. Es­cu­cha­ré to­dos tus sue­ños y dé­ja­me es­tre­char tus ma­nos y re­ga­lar­te unas po­cas de ilu­sio­nes"...

Y afue­ra

Los al­re­de­do­res de la Mag­da­le­na Mix­hu­ca se han con­ver­ti­do en otros es­pa­cios de con­vi­ven­cia pa­ra los cen­troa­me­ri­ca­nos.

Des­de tem­pra­na ho­ra em­pie­za el tra­jín en­tre las puer­tas 6 y 7 del es­ta­dio. Hom­bres, mu­je­res, ni­ños sa­len y acu­den a los ne­go­cios ale­da­ños. Quie­nes tie­nen al­go de di­ne­ro com­pran re­fres­cos, ta­cos u otros ali­men­tos que no les pro­por­cio­nan en el al­ber­gue, in­clui­das be­bi­das al­cohó­li­cas.

Si­tua­ción que en al­gu­nos ca­sos ha in­co­mo­da­do a ne­go­cios, prin­ci­pal­men­te a los de aba­rro­tes y vi- na­te­rías. Si bien son be­ne­fi­cia­dos con el con­su­mo, des­pués de un ra­to pue­den pa­de­cer el es­ta­do in­con­ve­nien­te de quie­nes se em­bria­gan.

"No­so­tros te­ne­mos que pa­rar la ven­ta de al­cohol por­que cuan­do co­mien­zan a be­ber de­ma­sia­do se po­nen vio­len­tos y nos ame­na­zan por no ven­der­les", ex­pli­ca Mi­riam, due­ña de una tien­da.

A pe­sar del ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad mon­ta­do por la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad en las in­me­dia­cio­nes, exis­ten con­duc­tas que so­lo ob­ser­van a la distancia. Así lo con­si­de­ran otros pro­pie­ta­rios de ne­go­cios, quie­nes creen que mien­tras no da­ñen sus lo­ca­les, la au­to­ri­dad so­lo de­be­ría ins­tar­los a que de­jen de be­ber en la ca­lle.

No obs­tan­te, En­ri­que Mar­tí­nez, due­ño de un lo­cal de bor­da­dos, pre­fie­re per­mi­tir­les que re­car­guen la ba­te­ría de sus ce­lu­la­res.

"Co­mo siem­pre ha­brá gen­te bue­na y ma­la en esa ca­ra­va­na. Pe­ro creo que lo me­jor es ayu­dar a es­ta gen­te en su tránsito. Hoy por mí, ma­ña­na por ellos", ase­gu­ra.

Y al­gu­nos ya has­ta les han per­mi­ti­do tra­ba­jar en sus lo­ca­les. Co­mo Eve­rar­do, quien con­sin­tió que Wil­fre­do Ba­ruch, mi­gran­te sal­va­do­re­ño, le ayu­de a lim­piar me­sas, car­gar re­fres­cos y cor­tar ver­du­ras en su pues­to de ta­cos, a cam­bio de una gra­ti­fi­ca­ción dia­ria y pro­pi­nas.

"Me pu­se a re­co­ger los en­va­ses y vie­ron mi ac­ti­tud, así es co­mo es­toy ayu­dán­do­les y fue co­mo el due­ño del ne­go­cio se fi­jó en ello, por­que uno lo que quie­re es tra­ba­jar y ga­nar­se la co­mi­da. En Mé­xi­co hay mu­cha gen­te bue­na", co­men­ta Wil­fre­do.

Mu­chos sa­len del Pa­li­llo pa­ra com­prar ta­cos, re­fres­cos y be­bi­das al­cohó­li­cas; unos ya con­si­guie­ron tra­ba­jo

JO­SÉ AN­TO­NIO BELMONT

En cu­cli­llas, Ru­bén Al­ba­rrán ce­le­bró la va­len­tía de los mi­gran­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.