La po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca y la ce­gue­ra ul­tra

Milenio Laguna - - Al Frente - HÉC­TOR AGUI­LAR CAMÍN hec­tor.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com

Pu­bli­qué una me­mo­ria per­so­nal, re­co­noz­co que po­co he­roi­ca, so­bre mi año 1968 (Re­vo­lú 68. Ne­xos, oc­tu­bre 2018). Re­cuer­do ahí mis emo­cio­nes som­brías des­pués del 2 de oc­tu­bre y el mo­do ul­tra en que an­da­ba mi ca­be­za, ten­ta­da por la vio­len­cia re­vo­lu­cio­na­ria, cie­ga a los ma­ti­ces de la reali­dad, pen­san­do y sin­tien­do to­do bi­na­ria­men­te: a fa­vor o en con­tra, re­vo­lu­ción o na­da.

“El es­ta­do de ex­ci­ta­ción ul­tra”, si­gue el tex­to, “tie­ne una con­se­cuen­cia in­te­lec­tual de­vas­ta­do­ra: ma­ta to­do pen­sa­mien­to ori­gi­nal. Na­da tie­ne sen­ti­do en el es­ta­do aními­co ul­tra, fue­ra de las op­cio­nes ex­tre­mas. El mun­do se di­vi­de rá­pi­da­men­te en dos, el que lo mi­ra con ojos ul­tra pier­de los ma­ti­ces, la in­te­li­gen­cia, la sen­si­bi­li­dad. Cuan­do di­go ul­tra me re­fie­ro fun­da­men­tal­men­te a lo que se­guía an­dan­do en mi ca­be­za en­ton­ces: la idea de que la vio­len­cia pue­de cam­biar to­do de ta­jo, de­to­nar la re­vo­lu­ción y, con la re­vo­lu­ción, un nue­vo ini­cio de la his­to­ria".

Lue­go de un año ator­men­ta­do y cir­cu­lar, por­que mi agra­vio ul­tra no se mo­vía de su lu­gar, en­tré por un feliz azar a El Co­le­gio de Mé­xi­co.

“La de El Co­le­gio de Mé­xi­co", abun­da el tex­to, "fue mi pri­me­ra en­tra­da a un lu­gar en don­de se pen­sa­ban las co­sas. Ha­bía al­go ahí más que la pu­ra ne­ga­ción de lo es­ta­ble­ci­do. Fue un re­man­so pa­ra mi

An­te la lle­ga­da del fu­tu­ro go­bierno pri­va la re­nun­cia a ma­ti­zar, du­dar, a pen­sar

me­lan­co­lía ul­tra: un or­den pa­ra mi des­or­den. Un nue­vo prin­ci­pio en mi ma­ne­ra de ver la vi­da, y mi vi­da. Por pri­me­ra vez, apren­dí in­te­lec­tual­men­te de mis maes­tros. Di con li­bros, ideas, au­to­res que me mar­ca­ron pa­ra siem­pre. Ini­cié pro­pia­men­te una vi­da in­te­lec­tual.

“Un día leí el pa­sa­je del Ché Gue­va­ra, don­de se bur­la de los ti­pos que sue­ñan con ha­cer la re­vo­lu­ción pe­ro se asus­tan con su pro­pia som­bra. Pen­sé: Yo soy de esos. Por se­gun­da vez me di de ba­ja co­mo re­vo­lu­cio­na­rio. Aho­ra, en mi in­te­rior, de­fi­ni­ti­va­men­te.

“Se­guí ad­mi­ran­do a quie­nes ha­cían una re­vo­lu­ción, pe­ro nun­ca más me pen­sé uno de ellos. Pa­sé lue­go a no ad­mi­rar ni a las re­vo­lu­cio­nes ni a quie­nes las ha­cen” ( https://bit.ly/2Fapc4T).

Guar­da­da to­da pro­por­ción de tiem­pos y creen­cias, en la po­la­ri­za­ción que vi­ve hoy la so­cie­dad me­xi­ca­na por su fu­tu­ro go­bierno, hay al­go, a la­do y la­do del río, de ce­gue­ra ul­tra: la re­nun­cia a ma­ti­zar, a du­dar, a pen­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.