Nao­mi Osa­ka se ad­ju­di­có su pri­mer Grand Slam a cos­ta de Se­re­na Wi­lliams, a quien se le re­sis­te el #24

La ja­po­ne­sa im­pi­dió que la es­ta­du­ni­den­se con­si­guie­ra su tí­tu­lo 24 de Grand Slam, tras per­der una po­lé­mi­ca fi­nal

Milenio León - La Aficion Leon - - PORTADA -

La ja­po­ne­sa Nao­mi Osa­ka se con­sa­gró co­mo cam­peo­na del Abier­to de Es­ta­dos Uni­dos, al de­rro­tar en una po­lé­mi­ca fi­nal a una frus­tra­da Se­re­na Wi­lliams, que lla­mó “la­drón” al juez de si­lla.

La ni­po­na, de 20 años, pa­só por en­ci­ma de su ri­val por 6-2 y 6-4 en ape­nas una ho­ra y 20 mi­nu­tos en un en­cuen­tro en el que la es­ta­du­ni­den­se y fa­vo­ri­ta re­ci­bió una amo­nes­ta­ción en el se­gun­do jue­go del se­gun­do set por re­ci­bir ór­de­nes de su entrenador y fue san­cio­na­da con un pun­to al lla­mar “la­drón” al ár­bi­tro por­tu­gués Car­los Ramos.

“No ha­go tram­pas pa­ra ga­nar, así pre­fie­ro per­der”, le di­jo pri­me­ro Se­re­na al juez de si­lla, lue­go de ser ad­ver­ti­da cuan­do ce­día 15-40 en el se­gun­do ga­me de esa man­ga.

Tras va­rios in­ter­cam­bios dia­léc­ti­cos en­tre jue­gos, la nor­te­ame­ri­ca­na le exi­gió al ré­fe­ri que le ofre­cie­ra dis­cul­pas por su ad­ver­ten­cia y lue­go de per­der el sép­ti­mo ga­me (4-3) y de rom­per su ra­que­ta con­tra el sue­lo, re­ci­bió un se­gun­do war­ning y co­men­zó una aca­lo­ra­da dis­cu­sión.

“Ata­cas­te mi ca­rác­ter, eso es­tá mal, me de­bes una dis­cul­pa, eres un men­ti­ro­so, un la­drón, me has ro­ba­do un pun­to”, gri­tó en­fa­da­da, pa­ra ame­na­zar des­pués: “Nun­ca más vas a vol­ver a ar­bi­trar­me”.

Así, el ré­fe­ri de­ci­dió san­cio­nar­la con la pér­di­da de un jue­go, pa­san­do de ce­der 3-4 la se­gun­da man­ga a 3-5, en un abrir y ce­rrar de ojos; en­ton­ces, la es­ta­du­ni­den­se exi­gió la in­ter­ven­ción de un su­per­vi­sor ar­bi­tral, de­te­nien­do el en­cuen­tro por va­rios mi­nu­tos. “Es­to no es jus­to, no es­tá bien, es in­creí­ble”, la­men­tó, en­tre lá­gri­mas.

Tras la reanu­da­ción, Se­re­na ga­nó su sa­que, pe­ro Osa­ka no le dio op­cio­nes y se im­pu­so en una fi­nal en la que fue su­pe­rior des­de el prin­ci­pio pa­ra mo­les­tia de la ve­te­ra­na.

“Ella ju­gó bien, es su pri­mer (tí­tu­lo de) Grand Slam y sé que es­tán aquí ani­mán­do­me, pe­ro no va­mos a arrui­nar es­te mo­men­to. Fe­li­ci­da­des, Nao­mi, que na­die sil­be”, pi­dió en la ce­re­mo­nia de en­tre­ga de pre­mios al ver que el pú­bli­co abu­chea­ba.

“Sé que to­dos es­ta­ban apo­yán­do­la y sien­to que ter­mi­na­ra así, pe­ro gra­cias por ver el par­ti­do”, di­jo Osa­ka en­tre lá­gri­mas, al ofre­cer dis­cul­pas.

Se­re­na ya fue des­ca­li­fi­ca­da en las se­mi­fi­na­les del tor­neo, en 2009, por con­duc­ta an­ti­de­por­ti­va fren­te a la bel­ga Kim Clijs­ters, lue­go de ame­na­zar a una juez de lí­nea que le se­ña­ló una fal­ta de pie cuan­do ce­día por 6-4 y 6-5.

En un en­cuen­tro en­tre dos ge­ne­ra­cio­nes, en­tre el pre­sen­te y el fu­tu­ro del te­nis mun­dial, Osa­ka le­van­tó el pri­mer tí­tu­lo de Grand Slam pa­ra Ja­pón.

Hi­zo his­to­ria en la Art­hur As­he de Nue­va York an­te una le­yen­da del de­por­te, que bus­ca­ba igua­lar a la aus­tra­lia­na Margaret Court co­mo la te­nis­ta más con­de­co­ra­da de to­dos los tiem­pos con 24 tor­neos de Grand Slam.

Wi­lliams, que tam­bién per­dió la fi­nal de Wim­ble­don, ten­drá que es­pe­rar, al me­nos, has­ta el Abier­to de Aus­tra­lia, con 37 años pa­ra la ha­za­ña, por­que Osa­ka, de so­lo 20, re­cor­dó a la me­jor ver­sión nor­te­ame­ri­ca­na.

Do­mi­nó con su sa­que, con­tro­ló con su de­vo­lu­ción y fir­mó va­rias de­re­chas so­lo al al­can­ce de la fa­mi­lia Wi­lliams.

Se en­fren­ta­ron en Mia­mi, po­co des­pués que la es­ta­du­ni­den­se re­apa­re­cie­ra en el cir­cui­to tras ser ma­dre ha­ce un año, en­ton­ces, la ja­po­ne­sa no tu­vo pie­dad y ga­nó por 6-3 y 6-2; en Flus­hing Mea­dows, tam­po­co.

Osa­ka le que­bró el sa­que en el ter­ce­ro (2-1) y tam­bién en el quin­to (4-1) ga­me y tras po­co más de me­dia ho­ra, lo­gró la pri­me­ra man­ga.

La se­gun­da es­tu­vo mar­ca­da por la po­lé­mi­ca, Se­re­na fir­mó una rup­tu­ra tem­prano, de­vuel­ta de­pri­sa por su con­trin­can­te y tras ser cas­ti­ga­da ba­jó los bra­zos y ce­dió el due­lo.

Nao­mi Osa­ka, cam­peo­na del US Open

Se­re­na Wi­lliams le re­cla­ma al juez, mien­tras Osa­ka ce­le­bra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.