NO­LE, DE VUEL­TA. Novak Djokovic de­mos­tró su gran for­ma al ven­cer en tres sets a Del Potro, en la fi­nal del US Open

Novak Djokovic y Juan Mar­tín Del Potro con­fir­ma­ron, tras la fi­nal en NY, ser dos de los te­nis­tas más emo­ti­vos

Milenio León - La Aficion Leon - - PORTADA -

Tras cla­var su re­ma­te pa­ra con­cre­tar el pun­to pa­ra el set, pa­ra el jue­go y pa­ra el tor­neo, Novak Djokovic se ti­ró al sue­lo des­pués de sol­tar su ra­que­ta. Del otro la­do de la red es­ta­ba Juan Mar­tín del Potro, tris­te, dolido por la de­rro­ta. Se­gun­dos des­pués se en­con­tra­ron en la red, se die­ron un abra­zo, in­ter­cam­bia­ron pa­la­bras y se fe­li­ci­ta­ron. Des­pués el serbio si­guió con el fes­te­jo, era el mo­men­to de de­jar sa­lir la eu­fo­ria, la ale­gría que nor­mal­men­te nun­ca ocul­ta, y eso hi­zo, pe­ro en su lu­gar, sen­ta­do, su ri­val su­frió en esos ins­tan­tes. Y no aguan­tó. Em­pe­zó a llo­rar.

Así, en los mi­nu­tos de fre­ne­sí don­de se aca­ba de de­fi­nir al cam­peón del US Open, Djokovic ce­le­bra­ba y Del Potro llo­ra­ba. Am­bos se de­ja­ron lle­var, no se aguan­ta­ron, mos­tra­ron su la­do de se­res hu­ma­nos. Y la bue­na re­la­ción que exis­te en­tre ellos hi­zo que No­le res­pe­ta­ra lo que pa­sa­ba con el sud­ame­ri­cano, y se vol­vió a acer­car a él. Lo abra­zó, al­go le co­men­tó y re­gre­só a su si­tio. Emo­ti­vi­dad de dos de los me­jo­res te­nis­tas del cir­cui­to que sí, tam­bién tie­nen sen­ti­mien­tos.

“He es­ta­do llo­ran­do has­ta aho­ra. Es­toy muy tris­te por ser un per­de­dor hoy (ayer). Pe­ro Novak se me­re­cía te­ner el tro­feo. Ju­gó un gran par­ti­do, un par­ti­do muy in­te­li­gen­te”, apun­tó fren­te a los me­dios tras su­cum­bir en tres sets de 3-6, 6-7, 3-6.

“Creo que hi­ce un gran tor­neo pe­ro es du­ro per­der pa­ra mí. Es­toy real­men­te tris­te por ha­ber per­di­do la fi­nal de es­te cam­peo­na­to por­que le pu­se tan­ta pa­sión a la fi­nal in­ten­tan­do ga­nar el tí­tu­lo... Aho­ra es el mo­men­to de to­mar­me un des­can­so, de ver có­mo se sien­te mi cuer­po de ca­ra al fu­tu­ro y es­tar lis­to pa­ra el si­guien­te”, aña­dió.

Del Potro de­mos­tró el afec­to que le tie­nen los su­yos, sien­do el fa­vo­ri­to del pú­bli­co y lle­nan­do la Art­hur As­he de ca­mi­se­tas al­bi­ce­les­tes. A pe­sar de ello, el argentino se mos­tró hu­mil­de.

“Ar­gen­ti­na tie­ne gran­des ído­los en fut­bol y en di­fe­ren­tes de­por­tes. Yo so­lo ha­go mi tra­ba­jo, in­ten­to ser un ejem­plo pa­ra los ni­ños, en­se­ñar­les que de­ben es­for­zar­se pa­ra lo­grar sus ob­je­ti­vos en la vi­da”, de­cla­ró con lá­gri­mas.

En una era en la que Ra­fael Na- dal, Ro­ger Fe­de­rer y Djokovic su­man en­tre los tres 51 Grand Slams, Del­po no la­men­ta ha­ber com­par­ti­do ge­ne­ra­ción con ellos y afir­ma ha­ber apren­di­do mu­cho ju­gan­do a su la­do.

“Sí cla­ro, es un gran desafío qui­tar­les es­tos tor­neos a ellos. Pe­ro tam­bién creo que nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos de es­tar cer­ca de es­tas leyendas. Me he pa­sa­do to­da mi ca­rre­ra apren­dien­do de Novak, de Ro­ger y de Rafa, vién­do­les ga­nar es­tos cam­peo­na­tos a me­nu­do. Es in­creí­ble. No es­toy tris­te por no ha­ber po­di­do ga­nar más Grand Slams por ellos. Soy uno más de los afor­tu­na­dos que han po­di­do com­par­tir una era con ellos”, sen­ten­ció.

Y NO­LE, SIEM­PRE FE­LIZ

Pe­ro ade­más de to­da esa emo­ción por ser cam­peón de nue­vo, Djokovic lle­gó a 14 tí­tu­los de Grand Slam en su ca­rre­ra, pa­ra em­pa­tar a Pe­te Sam­pras.

“Te­nía la ilu­sión de que iba a es­tar aquí, pe­ro no lo es­tá”, di­jo Djokovic so­bre Sam­pras. “Es mi ído­lo. Pe­te, te quie­ro”.

Ágil pa­ra cu­brir ca­da cen­tí­me­tro de la can­cha y as­tu­to en mo­men­tos cla­ve, Djokovic ab­sor­bió los ma­za­zos de la te­mi­da de­re­cha de La To­rre de Tan­dil has­ta do­mar­le la ar­ti­lle­ría en tres in­ten­sos sets. Fue la ver­sión del tenista con­si­de­ra­do co­mo el má­xi­mo ex­po­nen­te de­fen­si­vo del te­nis.

“Tie­ne un sig­ni­fi­ca­do gi­gan­tes­co pa­ra mí des­pués de los problemas que en­fren­té tem­prano es­te año con mi co­do”, ex­pli­có Novak. “Una vez que me las­ti­mé y me ope­ré, su­pe lo que tu­vo que pa­sar Juan Mar­tín, los mo­men­tos tan du­ros, y es de ahí de don­de apren­des. Siem­pre tra­té de sa­car lo me­jor de mí en esos mo­men­tos”.

Tras una acia­ga pri­me­ra mi­tad de 2018, mar­ca­da por un ro­sa­rio de de­rro­tas pre­ma­tu­ras an­te ad­ver­sa­rios de es­ca­sa je­rar­quía, el serbio de 31 años com­ple­ta la tem­po­ra­da en los Grand Slam con dos tro­feos, se con­sa­gró en Wim­ble­don ha­ce ocho se­ma­nas.LA

Dos son­ri­sas muy dis­tin­tas, la de Del Potro traía una pro­fun­da tris­te­za, la de No­le es­tu­vo lle­na de ale­gría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.