DE10

EN DO­RA­DOS, DIEGO AR­MAN­DO MA­RA­DO­NA QUIE­RE RE­CU­PE­RAR EL TIEMPO QUE PER­DIÓ POR SUS ADIC­CIO­NES; VE AL FUT­BOL ME­XI­CANO AÚN EN CRE­CI­MIEN­TO

Milenio León - La Aficion Leon - - Por­ta­da -

Diego Ar­man­do Ma­ra­do­na ha ma­ne­ja­do la agen­da me­diá­ti­ca del fut­bol me­xi­cano en es­tos úl­ti­mos seis días. Des­de que sur­gió el ru­mor so­bre que el Pe­lu­sa po­dría lle­gar a Do­ra­dos de Sinaloa, la aten­ción se cen­tró en el equi­po del As­cen­so Mx.

Y con­for­me fue­ron pa­san­do los días la aten­ción au­men­tó más y más. El jue­ves fue anun­cia­do, el sá­ba­do lle­gó a nues­tro país y, fi­nal­men­te ayer, tu­vo su pre­sen­ta­ción ofi­cial y di­ri­gió su pri­mer en­tre­na­mien­to. Sí, Ma­ra­do­na se ha apo­de­ra­do de la aten­ción me­diá­ti­ca.

Por eso, ayer no era des­ca­be­lla­do que ca­si 200 me­dios de in­for­ma­ción es­tu­vie­ran re­gis­tra­dos pa­ra la pre­sen­ta­ción del Diego. Des­de dos ho­ras an­tes de la con­fe­ren­cia, la fi­la era enor­me pa­ra in­gre­sar a uno de los sa­lo­nes del ho­tel Lu­cer­na de Cu­lia­cán. Era el día de es­cu­char a Ma­ra­do­na.

Y la con­fe­ren­cia fue puntual… 15:30 ho­ra lo­cal, 16:30 en la Ciu­dad de Mé­xi­co. En­tró Diego acom­pa­ña­do del pre­si­den­te del Gran Pez, Jo­sé Antonio Nú­ñez y del di­rec­tor de­por­ti­vo, Juan Pa­blo San­tia­go.

Un Pe­lu­sa, re­la­ja­do y tran­qui­lo, se vio des­de el co­mien­zo, incluso se dio tiempo de im­pro­vi­sar un cán­ti­co al es­ti­lo ar­gen­tino: “Y so­mos de Do­ra­dos, no po­de­mos per­der”. Ma­ra­do­na es­ta­ba de bue­nas, pues por fin te­nía un día tran­qui­lo, lue­go de me­ses de ha­ber es­ta­do en el ojo del hu­ra­cán, en el que las no­ti­cias que se da­ban so­bre él gi­ra­ban so­bre su de­te­rio­ro físico (co­mo en el Mun­dial o cuan­do se le vio ma­ne­jan­do en es­ta­do de ebrie­dad). Hoy no. Hoy Diego po­día ha­blar de fut­bol o, al me­nos, in­ten­tar­lo.

MÉ­XI­CO Y MA­RA­DO­NA

Ma­ra­do­na siem­pre se­rá no­ti­cia. Pa­re­ce un man­da­mien­to no es­cri­to en el fut­bol. Por­que de ju­ga­dor lle­nó por­ta­das con sus ex­cep­cio­na­les habilidades y triun­fos; des­pués, su po­lé­mi­co es­ti­lo de vi­da si­guió sien­do del in­te­rés pa­ra la fa­rán­du­la; el punto es que nun­ca ha de­ja­do de ha­blar­se del Diego.

Y pa­ra Mé­xi­co no re­sul­ta un ex­tra­ño; es más, ha­ce unos me­ses, cuan­do al país se le dio la se­de del Mun­dial –jun­to a Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá– del 2026, sa­lió Ma­ra­do­na a cri­ti­car la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra, pe­ro ayer, eso ya que­dó en el ol­vi­do. El Pe­lu­sa, aho­ra, es el me­jor amigo del fut­bol me­xi­cano.

“Yo no ven­go a re­sol­ver el fut­bol me­xi­cano; yo ven­go a dar­le una mano a Do­ra­dos y Do­ra­dos me la da a mí. A mí mu­chas ve­ces me di­je­ron ‘no, por­que tú ha­blas­te de Mé­xi­co’. Yo quie­ro que Mé­xi­co ha­ga par­ti­dos im­por­tan­tes, que se co­dee con Ale­ma­nia, con Ho­lan­da, con Bél­gi­ca, que no si­ga ju­gan­do más con El Salvador, con

Yo vi­ne a tra­ba­jar, vi­ne a de­jar­les mi co­ra­zón, co­mo lo de­jé en Fu­jai­rah, donde ha­cía to­dos los días 300 ki­ló­me­tros”

No ve­ni­mos de pa­seo, no ve­ni­mos de va­ca­cio­nes, ve­ni­mos a tra­ba­jar, a dar­le una mano a los mu­cha­chos”

el per­dón y el res­pe­to que le ten­go a El Salvador”.

Y reite­ró que Mé­xi­co po­dría ser una po­ten­cia con el tiempo, gracias a los ju­ga­do­res que ya tie­ne en el fut­bol eu­ro­peo y co­mo ejem­plo, es­tu­vo el par­ti­do an­te Ale­ma­nia.

“El fut­bol me­xi­cano, úl­ti­ma­men­te hay un mon­tón de ju­ga­do­res me­xi­ca­nos y si es­to hu­bie­ra ocu­rri­do 20 años atrás, hoy qué se­ría Mé­xi­co, po­ten­cia, por­que el par­ti­do que Mé­xi­co le ga­na a Ale­ma­nia en el cam­peo­na­to del Mun­do, es un se­ñor par­ti­do, es pa­ra ver­lo tran­qui­lo, fu­mán­do­se un fa­so (pu­ro); eso es fut­bol, pre­sio­nar, pre­sio­nar y cuan­do sa­les, ha­cer­lo rá­pi­do”.

Ce­rran­do la he­ri­da que ha­ce me­ses abrió, Ma­ra­do­na tam­bién to­có otros pun­tos. El más im­por­tan­te y reite­ra­ti­vo: ¿Por qué Do­ra­dos, por qué en el As­cen­so Mx?

Y el Diego en­con­tró la ma­ne­ra más cla­ra pa­ra ex­pli­car­lo: “Por­que no me fue a bus­car el Amé­ri­ca, a mí me fue a bus­car la gen­te de Do­ra­dos y yo res­pe­to tan­to a la gen­te de Do­ra­dos co­mo a la del Amé­ri­ca; yo per­dí mu­cho tiempo sin tra­ba­jar, per­dí mu­cho tiempo ha­cien­do co­sas feas y hoy me quie­ro le­van­tar to­dos los días pa­ra dar­le al­go nue­vo a Do­ra­dos”.

Y lue­go, tam­bién habló pa­ra to­dos aque­llos que du­dan de su ca­pa­ci­dad, pa­ra los que creen que vie­ne de pa­so al fut­bol me­xi­cano, a so­lo ga­nar di­ne­ro, sin ha­cer un tra­ba­jo pro­fe­sio­nal. Ma­ra­do­na fue ta­jan­te y certero.

“No ve­ni­mos de pa­seo, no ve­ni­mos de va­ca­cio­nes, ve­ni­mos a tra­ba­jar, a dar­le una mano a los mu­cha­chos, pe­ro no­so­tros ne­ce­si­ta­mos que la gen­te es­té con no­so­tros; si la gen­te es­tá con no­so­tros, más lo que yo les pue­do in­yec­tar a los ju­ga­do­res aními­ca­men­te”

Incluso, qui­so de­jar­le cla­ro a la pren­sa que él sí ha ga­na­do al­go co­mo téc­ni­co, y eso fue el as­cen­so del Fu­jai­rah de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos a la Pri­me­ra Di­vi­sión de esa Li­ga; aun­que en los re­gis­tros no apa­re­ce, él se atri­bu­ye el lo­gro por­que de­jó en­ca­mi­na­do un pro­yec­to.

“Yo vi­ne a tra­ba­jar, vi­ne a de­jar­les en mi co­ra­zón, co­mo lo de­jé en Fu­jai­rah, donde me ha­cía to­dos los días 300 ki­ló­me­tros de Abu Da­bi a Du­bái, y no es ver­dad que no los cla­si­fi­ca­mos no­so­tros, no­so­tros en­tre­na­mos a ese equi­po; en­ton­ces, tí­tu­los ce­ro, no, un as­cen­so por fa­vor”.

Pe­ro, ¿có­mo es­tá Diego Ar­man­do Ma­ra­do­na? Es­te po­lé­mi­co per­so­na­je una y otra vez sen­ten­ció que sus adic­cio­nes –sin men­cio­nar­lo co­mo tal– ya son co­sas del pa­sa­do. Que la en­fer­me­dad ha si­do su­pe­ra­da gracias al apo­yo de sus hi­jos. Y aho­ra quie­re re­cu­pe­rar el tiempo per­di­do, vol­ver a tra­ba­jar y trans­mi­tir to­do el co­no­ci­mien­to que po­see.

“Emo­cio­nal­men­te me sien­to en el me­jor mo­men­to de mi vi­da, ten­go a mis hi­jos bien, ten­go una que otra pe­leí­ta con mi mu­jer; quie­ro dar­le a Do­ra­dos lo que me per­dí cuan­do yo es­ta­ba en­fer­mo, ha­bré es­ta­do en­fer­mo 14 años; hoy quie­ro ver el sol y quie­ro acos­tar­me de no­che, an­tes no ha­cía ni acos­tar­me ni sa­bía qué era una almohada, por eso acep­té la ofer­ta de Do­ra­dos”.

Lle­gó el mo­men­to del Diego en el fut­bol me­xi­cano. La aten­ción se cen­tra­rá de aho­ra en ade­lan­te en su mí­ti­ca y con­tro­ver­ti­da fi­gu­ra. El As­cen­so ya tie­ne los re­flec­to­res que tan­to an­sia­ba.

Yo no ven­go a re­sol­ver el fut­bol me­xi­cano; yo ven­go a dar­le una mano a Do­ra­dos y Do­ra­dos me la da a mí”

A mí mu­chas ve­ces me di­je­ron ‘no, por­que tú ha­blas­te de Mé­xi­co’. Yo quie­ro que Mé­xi­co ha­ga par­ti­dos im­por­tan­tes”

DIEGO AR­MAN­DO MA­RA­DO­NA En­tre­na­dor de Do­ra­dos de Sinaloa

FO­TO: AFP

FOTOS: AFP E IMA­GO7

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.