DE VUEL­TA A LOS ORÍ­GE­NES

EL TI­MO­NEL AR­GEN­TINO DIS­FRU­TA EN EGIP­TO DE UN FUT­BOL RÁ­PI­DO, EN LOS PRI­ME­ROS PUES­TOS, RECOBRANDO LAS SEN­SA­CIO­NES QUE VI­VIÓ EN SUS INICIOS CO­MO DT

Milenio León - La Aficion Leon - - Futbol Internacional - POR RU­BÉN GUE­RRE­RO ATILANO

Hay mo­men­tos pa­ra to­do. Ricardo La Vol­pe sen­tía, has­ta ha­ce un par de me­ses, que el su­yo pa­sa­ba por una eta­pa di­fe­ren­te cuan­do de­ci­dió dar­le el “sí” a un pues­to co­mo con­sul­tor de­por­ti­vo al re­cién re­for­ma­do Py­ra­mids de Egip­to, un equi­po que as­cen­dió a la Pre­mier Lea­gue de es­te país a me­dia­dos del 2014 y que con la in­ver­sión del mul­ti­mi­llo­na­rio sau­dí Tur­ki al-Sheikh, cam­bió su lo­go, la iden­ti­dad y el men­sa­je que desea­ba trans­mi­tir. Par­te de ello fue la con­tra­ta­ción del Bi­go­tón, que re­for­za­ría el plan­tea­mien­to tác­ti­co, su­per­vi­san­do el tra­ba­jo de Al­ber­to Va­len­tim, el en­ton­ces en­tre­na­dor.

Sin em­bar­go, un comienzo ines­pe­ra­do y las du­das de la tri­bu­na y di­rec­ti­va, le abrie­ron a La Vol­pe la po­si­bi­li­dad de re­to­mar una pa­sión, un es­ti­lo de vi­da: ser en­tre­na­dor. Con más de un año le­jos del área téc­ni­ca, el ar­gen­tino du­dó en acep­tar el car­go, aun­que no por ello lo hi­zo de su ca­pa­ci­dad co­mo es­tra­te­ga. Hoy, con el Py­ra­mids ubi­ca­do en el ter­cer pues­to de la Li­ga egip­cia, ha­ce una pau­sa y se re­plan­tea ob­je­ti­vos y sen­sa­cio­nes. El

Bi­go­tón ha vuel­to a sus ba­ses, a di­se­mi­nar ri­va­les ro­dea­do de viejos co­no­ci­dos, ha re­gre­sa­do a sus orí­ge­nes. Tan le­jos, se sien­te co­mo si es­tu­vie­ra de nue­vo al fren­te del Oax­te­pec.

-Pro­fe, di­ri­gir en Egip­to, ¿qué le re­pre­sen­ta en el as­pec­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal?

Vi­ne aquí co­mo di­rec­tor de­por­ti­vo, co­mo una es­pe­cie de ase­sor, no es­ta­ba en mis pla­nes di­ri­gir; es­pe­ra­ba mi­rar el fut­bol de acá des­de otra pers­pec­ti­va, apor­tar ma­yor aná­li­sis al equi­po, pe­ro des­pués las cir­cuns­tan­cias se die­ron pa­ra que asu­mie­ra el man­do co­mo téc­ni­co. La ven­ta­ja, por así de­cir­lo, es que ya te­nía mes y me­dio co­no­cien­do al club y de al­gún mo­do ubi­ca­ba bien al plan­tel. Acep­té la de­ci­sión de la di­rec­ti­va y asu­mí es­te rol con gus­to. Aquí es otro mun­do. Es­te de­por­te es uni­ver­sal, pe­ro cada con­ti­nen­te y país tie­nen ras­gos co­mu­nes; es­toy en Áfri­ca y va­lo­ro to­do lo que pue­do apren­der y apro­ve­char en cual­quier as­pec­to.

-A tan­ta dis­tan­cia, ¿con qué de­ta­lles se ha en­con­tra­do den­tro y fue­ra de la can­cha?

Me he en­con­tra­do con ca­rac­te­rís­ti­cas y for­mas de pen­sar dis­tin­tas a las que es­pe­ra­ba. Los ju­ga­do­res son muy pro­fe­sio­na­les, dis­ci­pli­na­dos; tam­bién es­tá el te­ma de la re­li­gión (Is­lam), que los man­tie­ne siem­pre con una con­duc­ta co­rrec­ta. El fut­bol que se prac­ti­ca aquí es muy rá­pi­do, téc­ni­co; lo que les cues­ta es la tác­ti­ca en es­pa­cios re­du­ci­dos, el tra­ba­jo fí­si­co, la re­sis­ten­cia. El apren­di­za­je de pa­ra­dos es­tra­té­gi­cos es con lo que más he ba­ta­lla­do pa­ra ha­cer­les en­ten­der.

-¿Qué le con­ven­ció pa­ra asu­mir es­ta nue­va eta­pa con el Py­ra­mids FC?

Mi idea era apor­tar des­de un pa­pel más de fue­ra, co­mo con­sul­tor. No ve­nía yo a di­ri­gir. Se me co­men­tó cuan­do sa­lió el en­tre­na­dor, que si me in­tere­sa­ba ser el su­ce­sor y ter­mi­na­mos lle­gan­do a un acuer­do en­tre las par­tes des­pués de va­rios días. To­da­vía me sien­to ca­pa­ci­ta­do pa­ra es­to; el ban­qui­llo me si­gue lle­nan­do y lla­man­do.

-¿Cuál es la me­ta de­por­ti­va a con­quis­tar du­ran­te es­ta tem­po­ra­da?

Es muy sim­ple: con­ten­der por el tí­tu­lo. No hay más, pe­lear por los pri­me­ros lu­ga­res; bus­co que el Py­ra­mids sea pro­ta­go­nis­ta en Egip­to.

-En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, ¿có­mo ve a su ac­tual plan­tel?

Es un plan­tel com­pe­ti­ti­vo; la idea es bus­car el cam­peo­na­to de la Li­ga egip­cia… La ba­se es de ju­ga­do­res lo­ca­les, so­lo se per­mi­ten cua­tro ex­tran­je­ros más un pa­les­tino y un si­rio, que son co­mu­ni­ta­rios, por así de­cir­lo. En tér­mi­nos muy ge­ne­ra­les, veo bien al equi­po, lo sien­to com­pro­me­ti­dos con lo que yo tam­bién es­pe­ro.

-¿Le ha­ce fal­ta re­to­car al­gu­na lí­nea?

El equi­po es­tá bien, muy fuer­te, aun­que he­mos en­con­tra­do un dé­fi­cit en el ata­que. En la par­te ofen­si­va nos ha­ce fal­ta un de­lan­te­ro con pre­sen­cia, al­guien con pe­so es­pe­cí­fi­co pa­ra de­fi­nir ju­ga­das y par­ti­dos; tam­bién re­que­ri­mos un vo­lan­te por de­re­cha, un ju­ga­dor rá­pi­do, que des­equi­li­bre. Es­to se lo hi­ce sa­ber a la di­rec­ti­va y ya es­tán bus­cán­do­los.

-¿Qué le apor­ta la lle­ga­da de Ra­fa Gar­cía?

Pa­ra ar­mar un cuer­po téc­ni­co ten­go co­mo pre­mi­sa traer a gen­te de mi con­fian­za y

Ra­fa lo es. Uno ne­ce­si­ta te­ner a su la­do a gen­te que se­pa, a per­so­nas cer­ca­nas a tu en­torno y con la ca­pa­ci­dad pa­ra to­mar mi car­go, por cual­quier cir­cuns­tan­cia. Aquí tam­bién es­tá con­mi­go Mil­ton Gra­nio­lat­ti, que jue­ga un pa­pel pre­pon­de­ran­te en el as­pec­to fí­si­co del equi­po; Ra­fa me ayu­da más en cues­tio­nes tác­ti­cas.

Vi­ne aquí co­mo di­rec­tor de­por­ti­vo, co­mo una es­pe­cie de ase­sor, no es­ta­ba en mis pla­nes di­ri­gir; es­pe­ra­ba mi­rar el fut­bol en otra pers­pec­ti­va”

El equi­po es­tá bien, muy fuer­te, aun­que he­mos en­con­tra­do un dé­fi­cit en el ata­que. En la par­te ofen­si­va nos ha­ce fal­ta un de­lan­te­ro” RICARDO LA VOL­PE En­tre­na­dor del Py­ra­mids FC

FO­TOS: ES­PE­CIA­LES

La Vol­pe man­tie­ne su es­ti­lo ofen­si­vo, in­clu­so en Áfri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.