El re­la­to

Milenio León - - Al Frente - FER­NAN­DO ESCALANTE GONZALBO

La po­lí­ti­ca de seguridad de los úl­ti­mos 11 años se ha acom­pa­ña­do de una ex­pli­ca­ción de la cri­sis, un re­la­to es­que­má­ti­co, su­per­fi­cial, pe­ro muy efi­caz. Ha ser­vi­do pa­ra jus­ti­fi­car las de­ci­sio­nes, y ade­más re­sul­ta­ba tran­qui­li­za­dor: los cár­te­les, los ca­pos, las ru­tas, las pla­zas. To­do que­da­ba muy cla­ro. Y cual­quie­ra sa­bía que si no an­da­ba en ma­las com­pa­ñías, no ten­dría pro­ble­mas. La pren­sa pu­so mu­cho de su par­te, y se en­tien­de, por­que bas­ta­ba un bo­le­tín de la PGR o un ex­pe­dien­te fil­tra­do por un agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pa­ra te­ner no­ti­cia de pri­me­ra pla­na, emo­cio­nan­te, co­lo­ri­da.

El re­la­to te­nía, o tie­ne, epi­so­dios tí­pi­cos, si­tua­cio­nes, per­so­na­jes tí­pi­cos. Por ejem­plo, la pa­tru­lla del Ejér­ci­to que es asal­ta­da, y que re­pe­lien­do la agre­sión da muer­te a un gru­po de cri­mi­na­les. Por ejem­plo, las nar­co­fo­sas a las que nos acos­tum­bra­ron los ti­tu­la­res, y que per­mi­tían aho­rrar ex­pli­ca­cio­nes: si la pren­sa anun­cia­ba el ha­llaz­go de una nar­co­fo­sa, to­dos sa­bía­mos que las víc­ti­mas eran nar­cos y los vic­ti­ma­rios eran nar­cos — aca­so tris­te, pe­ro fun­da­men­tal­men­te tran­qui­li­za­dor, se ma­tan en­tre ellos, y na­die ha­cía más pre­gun­tas.

Así nos ex­pli­ca­mos las co­sas du­ran­te mu­chos años. El pro­ble­ma es que el re­la­to es muy en­de­ble, y que los epi­so­dios tí­pi­cos son ape­nas creí­bles.

El ca­so que ha pre­sen­ta­do es­tos días la fis­ca­lía de Ve­ra­cruz lo po­ne to­do de ca­be­za. Es­tán acu­sa­dos 31 an­ti­guos fun­cio­na­rios, em­pe­zan­do por el se­cre­ta­rio de Seguridad, di­rec­to­res ge­ne­ra­les, co­man­dan­tes y agen­tes de la po­li­cía. Es de­cir, no se tra­ta de una ano­ma­lía, sino de un sis­te­ma —con un pro­gra­ma: deliberado, or­de­na­do, me­tó­di­co. Se­gún la acu­sa­ción, los agen­tes se­cues­tra­ban a jó­ve­nes sos­pe­cho­sos de co­la­bo­rar con

Los Zetas, los tor­tu­ra­ban y los en­tre­ga­ban a la Fuer­za Es­pe­cial, que los des­apa­re­cía.

Na­da jus­ti­fi­ca el si­len­cio de to­dos los ac­to­res po­lí­ti­cos en es­tos días. El proceso de Ve­ra­cruz es un pun­to de in­fle­xión. Obli­ga a leer de nuevo mu­chas noticias de los años pa­sa­dos, y cam­biar el re­la­to. Así, por ejem­plo, si qui­ta­mos el pre­fi­jo, don­de an­tes ha­bía nar­co­fo­sas, aho­ra lo que te­ne­mos son solo fo­sas con ca­dá­ve­res —y un mon­tón de pre­gun­tas. Y co­mo eso, to­do lo de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.