Pues sí, el pro­ble­ma es nues­tro Ci­sen

Milenio León - - Al Frente - CAR­LOS PUIG Twit­ter: @puig­car­los

Di­jo ayer el se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción que el se­gui­mien­to que se hi­zo de Ri­car­do Ana­ya el do­min­go de su cie­rre de cam­pa­ña es­tá ba­sa­do en el ar­tícu­lo 19 de la Ley de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal que, se­gún di­jo, “se­ña­la, en­tre otras, la obli­ga­ción del Ci­sen de pre­ser­var los pro­ce­sos de­mo­crá­ti­cos fun­da­dos en el co­rrec­to desa­rro­llo del país”. Y que “el se­gui­mien­to de las ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas de los pre­can­di­da­tos y can­di­da­tos, así co­mo el con­tex­to y con­te­ni­do de sus ac­tos y ac­ti­vi­da­des pro­se­li­tis­tas, for­man par­te del aná­li­sis co­ti­diano que his­tó­ri­ca­men­te rea­li­za el cen­tro y su fun­da­men­to le­gal es el an­tes des­cri­to”. Es­to di­ce el ar­tícu­lo 19 res­pec­to a eso: “Ope­rar ta­reas de in­te­li­gen­cia co­mo par­te del sis­te­ma de se­gu­ri­dad na­cio­nal que con­tri­bu­yan a pre­ser­var la in­te­gri­dad, es­ta­bi­li­dad y per­ma­nen­cia del Es­ta­do Me­xi- cano, a dar sus­ten­to a la go­ber­na­bi­li­dad y a for­ta­le­cer el Es­ta­do de De­re­cho;

“Pro­po­ner me­di­das de pre­ven­ción, di­sua­sión, con­ten­ción y des­ac­ti­va­ción de ries­gos y ame­na­zas que pre­ten­dan vul­ne­rar el te­rri­to­rio, la so­be­ra­nía, las ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les, la go­ber­na­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca o el Es­ta­do de De­re­cho”.

Di­jo Na­va­rre­te que lo úni­co que ha­bía he­cho el Ci­sen, en acuer­do con el se­cre­ta­rio de Go­bierno de Ve­ra­cruz, era mo­ni­to­rear a Ana­ya en la ca­rre­te­ra. Lue­go ex­pli­có que ni el agen­te ni la de­le­ga­ción ve­ra­cru­za­na ha­bían avi­sa­do del en­cuen­tro con Ana­ya al cen­tro ni al él mis­mo, por lo que ha­bría san­cio­nes.

Aho­ra, si leo y re­leo tan­to la razón que dio el se­cre­ta­rio, pe­ro so­bre to­do lo que di­ce la ley, me que­dan al­gu­nas pre­gun­tas.

¿La in­te­gri­dad, es­ta­bi­li­dad y per­ma­nen­cia del Es­ta­do me­xi­cano se pre­ser­van con un se­ñor en una ca­rre­te­ra si­guien­do a una Su­bur­ban? ¿Có­mo?

“El se­gui­mien­to de las ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas de los pre­can­di­da­tos y can­di­da­tos con el fin de pre­ser­var los pro­ce­sos de­mo­crá­ti­cos” ¿Se pue­de ha­cer sin que lo se­pan las cam­pa­ñas? ¿No ten­drían que es­tar en ple­na co­mu­ni­ca­ción con las cam­pa­ñas? ¿No es preo­cu­pa­ción de to­dos? ¿In­te­rés de to­dos? ¿No, tra­ba­jan­do con ellos, su “aná­li­sis co­ti­diano” que­da­ría me­jor?

Di­jo Na­va­rre­te que el gru­po de coor­di­na­ción in­clu­yó la ca­mio­ne­ta con el agen­te co­mo par­te de “los pro­to­co­los pa­ra ga­ran­ti­zar la in­te­gri­dad de los ac­to­res y los par­ti­ci­pan­tes de las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des en el ac­tual pro­ce­so elec­to­ral de los dis­tin­tos par­ti­dos”.

No sé mu­cho de eso, pe­ro in­tu­yo que una Jeep con un agen­te des­ar­ma­do, le­jos del can­di­da­to, tal vez no ayu­de mu­cho pa­ra eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.