Res­tau­ran man­dí­bu­la apro­ve­chan­do hue­so de ban­co de te­ji­dos

Pa­ra la re­cons­truc­ción, ex­tir­pan al pa­cien­te tu­mor de 7 cen­tí­me­tros que de­for­mó la par­te

Milenio León - - Tendencias - Blan­ca Va­la­dez/

En el Hos­pi­tal Juá­rez se ex­tir­pó un tu­mor de sie­te cen­tí­me­tros que de­for­mó la man­dí­bu­la iz­quier­da de un hom­bre de 34 años y pa­ra lle­var a ca­bo la re­cons­truc­ción de la par­te usan­do in­jer­tos de hue­so pro­ve­nien­te de un ban­co de te­ji­dos, con lo que re­cu­pe­ra­rá, tras un pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción, cien­to por cien­to la mo­vi­li­dad.

El en­car­ga­do de la ope­ra­ción, el ci­ru­jano ma­xi­lo­fa­cial Car­los Eduar­do Ordóñez de­ta­lló que se tra­ta­ba de una tu­mo­ra­ción be­nig­na y fre­cuen­te, pe­ro en la ca­vi­dad oral re­sul­ta agre­si­va pa­ra cual­quier ac­ti­vi­dad, por ello, un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio lo­gró rea­li­zar es­ta re­cons­truc­ción de man­dí­bu­la en el Hos­pi­tal Juá­rez del cen­tro.

Ordóñez, coor­di­na­dor de la Uni­dad Mé­di­co Qui­rúr­gi­ca del hos­pi­tal, re­cor­dó que el pa­cien­te —oriun­do de Ve­ra­cruz— lle­gó con una gran des­truc­ción de man­dí­bu­la, que in­va­día tan­to raí­ces co­mo dien­tes, y le que­da­ba una mí­ni­ma lí­nea del­ga­da de hue­so.

Se le to­ma­ron biop­sias y to­mo­gra­fías y se lle­gó a la con­clu­sión de que tenía una ame­lo­blas­to­ma, un tu­mor be­nigno en ca­vi­dad oral, pe­ro agre­si­vo por su ca­pa­ci­dad de ha­ber­se in­fil­tra­do a los hue­sos, des­de los dien­tes has­ta mo­la­res, por lo que pue­de re­apa­re­cer la tu­mo­ra­ción pe­se a que no pre­sen­ta­ba otras com­pli­ca­cio­nes de sa­lud.

Ha­ce un año, él se de­tec­tó una bo­la tenía del ta­ma­ño de una ca­ni­ca que des­pués cre­ció has­ta sie­te cen­tí­me­tros, cau­san­do de­for­mi­dad, pe­ro de no ha­ber­se aten­di­do hu­bie­ra au­men­ta­do su ta­ma­ño al de una pe­lo­ta de béisbol, im­po­si­bi­li­tan­do la ali­men­ta­ción y ele­van­do la mal­for­ma­ción. “Es un ame­lo­blas­to­ma, que se pre­sen­ta en hom­bres y mu­je­res, con 11 por cien­to de pre­va­len­cia. Ra­ra vez pro­pi­cia me­tás­ta­sis en otras áreas del cuer­po. No hay cau­sas es­pe­cí­fi­cas, ni fac­to­res ge­né­ti­cos, pe­ro se sa­be que apa­re­ce cuan­do las cé­lu­las for­ma­do­ras de dien­tes cre­cen des­con­tro­la­da­men­te. “Aun­que en ocho años se han ope­ra­do 10 ca­sos co­mo es­te, el del pa­cien­te ve­ra­cru­zano, quien se de­di­ca a ven­der na­ran­jas, era el ter­ce­ro más gran­de aten­di­do por lo que se pro­ce­dió, des­pués a ex­traer el tu­mor, a co­lo­car una pla­ca de re­cons­truc­ción pa­ra evi­tar afec­tar te­ji­dos y po­der in­jer­tar hue­so, así co­mo dis­mi­nuir ries­gos de do­lor e in­fec­cio­nes”, de­ta­lló.

El pro­ce­so se hi­zo ha­ce dos años y aho­ra se va­lo­ra, co­mo par­te de la reha­bi­li­ta­ción, si le co­lo­can im­plan­tes pa­ra evi­tar que ese in­jer­to pier­da re­sis­ten­cia.

“La ci­ca­triz se ve po­co, el pa­cien­te re­to­mó sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas co­mo vol­ver ha­blar o mas­ti­car, y eva­lua­mos las al­ter­na­ti­vas pa­ra que re­cu­pe­re la fun­cio­na­li­dad cien­to por cien­to”, con­clu­yó Ordóñez.

NELLY SA­LAS

El doc­tor Car­los Eduar­do Ordóñez da a co­no­cer el ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.