La­sul­ta­naKö­sem o la inú­til re­fle­xión de un hom­bre amar­ga­do

Milenio León - - ¡Hey! - Al­va­ro.cue­va@mi­le­nio.com

que na­die es­tá vien­do en la lu­cha por aba­ra­tar cos­tos, por ja­lar ra­ting y por re­sol­ver el día a día (en ese orden), un asun­to que tie­ne que ver con un pro­yec­to de te­le­vi­sión, con la de­fen­sa de una in­dus­tria na­cio­nal y pan­re­gio­nal.

Es co­mo si las gran­des ca­de­nas de Es­ta­dos Uni­dos, an­tes que po­ner sus se­ries de he­roi­cos po­li­cías, bom­be­ros y de­tec­ti­ves com­pra­ran te­le­no­ve­las ru­sas que le di­je­ran a la gen­te que Mos­cú va­le más que Washington.

Hay co­sas que no se ha­cen, que no­so­tros es­ta­mos ha­cien­do y cu­yas con­se­cuen­cias van a ser ca­tas­tró­fi­cas, no so­lo a ni­vel me­diá­ti­co, a to­dos los ni­ve­les den­tro de muy po­cos años.

¿Aho­ra en­tien­de cuan­do le di­go que cuan­do mi­ro La sul­ta­na

sien­to una pro­fun­da de­cep­ción co­mo me­xi­cano?

Sien­to que he vi­vi­do en el país equi­vo­ca­do, que mi cultura no va­le la pe­na, que mi te­le­vi­sión no tie­ne fu­tu­ro, que Mé­xi­co no me tie­ne na­da que ofre­cer.

De eso se tra­ta la pro­pa­gan­da, ¿no? Bueno, pues fe­li­ci­to des­de aquí a los ven­de­do­res tur­cos por con­quis­tar fre­cuen­cias co­mo la de Ima­gen Te­le­vi­sión.

Han he­cho un ex­ce­len­te tra­ba­jo. Su país se de­be sen­tir muy or­gu­llo­so de ellos.

El mío lo úni­co que quie­re es que aca­be de odiar lo que soy y lo que ten­go, que me pe­lee por idio­te­ces y que me va­ya, que se lo de­je a otros.

Has­ta aquí la inú­til re­fle­xión de un hom­bre amar­ga­do. Go­ce mu­cho de La sul­ta­na Kö­sem. Por su aten­ción: ¡gra­cias!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.