Ana­ya: lo tie­ne el PRI don­de lo que­rían te­ner

Milenio León - - Al Frente - JOA­QUÍN LÓ­PEZ-DÓRIGA lo­pez­do­ri­ga@mi­le­nio.com Twit­ter: @lo­pez­do­ri­ga Web: lo­pez­do­ri­ga.com Es­la­gue­rra, pen­de­jos. Flo­res­tán

El ca­so de Ri­car­do Ana­ya, co­mo el de cual­quier can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, es digno de es­tu­dio. Y no me re­fie­ro a su am­bi­ción de po­der, le­gí­ti­ma en un po­lí­ti­co, sino a la prác­ti­ca cons­tan­te de que el fin jus­ti­fi­ca los me­dios, don­de se pier­den los már­ge­nes y se se­pa­ra de la ima­gen que ha que­ri­do pro­yec­tar.

Una vez más alu­do a aquel jo­ven­ma­ra­vi­lla que des­lum­bró en la pri­me­ra le­gis­la­tu­ra del go­bierno de En­ri­que Pe­ña Nie­to y en el de­ba­te de la no­che de las elec­cio­nes del 5 de ju­nio de 2016 en No­ti­cie­ros Te­le­vi­sa. Así, lo vi ha­cer­se de la pre­si­den­cia de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, de la pre­si­den­cia del PAN y el con­trol del par­ti­do, des­de don­de em­pe­zó a cons­truir, vía mi­llo­nes de spots, su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial y de­jar a Gus­ta­vo Ma­de­ro en la es­ta­ca­da de la coor­di­na­ción par­la­men­ta­ria por lo que se lla­mó trai­cio­na­do, pues, ase­gu­ró, se la ha­bía ga­ran­ti­za­do.

Ana­ya avan­za­ba en la cons­truc­ción de su pro­yec­to pre­si­den­cial por en­ci­ma de to­do y to­dos, al tiem­po que lo ne­ga­ba pro­vo­can­do un rom­pi­mien­to al in­te­rior del PAN, pri­me­ro, la es­ci­sión de la ban­ca­da en el Se­na­do y lue­go con las re­nun­cias de Mar­ga­ri­ta Za­va­la, que bus­ca­ba la mis­ma can­di­da­tu­ra, Ja­vier Lo­zano, Gabriela Cue­vas, Ro­ber­to Gil y más. Y no so­lo pa­só en­ci­ma de ellos, sino de los es­que­mas de se­lec­ción par­ti­dis­ta del can­di­da­to pre­si­den­cial. Pa­ra ello se alió con el PRD, lo nun­ca pen­sa­do, ase­gu­rán­do­se la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial y pa­ra Ale­jan­dra Ba­rra­les, su pre­si­den­ta, la de CdMx, co­mo al fi­nal ocu­rrió, des­pués de ne­gar­lo por me­ses. Hoy Ana­ya es­tá atra­pa­do en una acusación de

la­va­do de di­ne­ro de la que no ha sa­bi­do sa­lir y la opo­si­ción lo tie­ne don­de lo que­ría te­ner: a la de­fen­si­va, ha­blan­do de te­mas pe­na­les, y no en cam­pa­ña. Él acu­sa una ope­ra­ción en su con­tra del PRI, pe­ro no aca­ba de acla­rar el ca­so que se le com­pli­ca por días, sien­do el es­la­bón per­di­do, y a pun­to de ser en­con­tra­do, Ma­nuel Ba­rrei­ro.

Por­que es­to de las cam­pa­ñas es la gue­rra y al que no le gus­ten los ti­ros, que no va­ya al fren­te, y no me re­fie­ro al su­yo.

RETALES

1. CLA­VE. La pie­za cla­ve en la ave­ri­gua­ción de la PGR en torno al ca­so Ana­ya y el su­pues­to

la­va­do de di­ne­ro es Ma­nuel Ba­rrei­ro, al que al prin­ci­pio de plano ca­si ne­gó, cuan­do han si­do ami­gos de siem­pre. Ba­rrei­ro per­ma­ne­ce en Ca­na­dá pro­te­gi­do por una sus­pen­sión pro­vi­sio­nal. De can­tar él, bye;

2. CAN­CE­LA­CIÓN. La ofi­ci­na de Los Pi­nos o la cancillería de Luis Vi­de­ga­ray tie­nen que dar a co­no­cer el con­te­ni­do de la lla­ma­da te­le­fó­ni­ca Trump-Pe­ña Nie­to, el mar­tes pa­sa­do, que lle­vó al me­xi­cano a can­ce­lar por se­gun­da oca­sión su vi­si­ta a la Casa Blan­ca. No nos po­de­mos que­dar así o en­te­rar­nos por la ofi­ci­na de pren­sa de Trump o al­gu­na fil­tra­ción allá;

3. NE­GO­CIA­CIO­NES. Il­de­fon­so Gua­jar­do, úni­co ne­go­cia­dor del TLC, es­tá en Was­hing­ton pa­ra su­pe­rar el freno de Trump en cuan­to al por­cen­ta­je de ori­gen en las au­to­par­tes de los au­to­mó­vi­les fa­bri­ca­dos en la re­gión, lo que pa­ra las ar­ma­do­ras es im­po­si­ble re­sol­ver.

Nos ve­mos ma­ña­na, pe­ro en pri­va­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.