¿Quién de­fien­de a Ló­pez Obra­dor?

Milenio León - - Al Frente - GUI­LLER­MO VALDÉS CAS­TE­LLA­NOS

Fren­te a la ven­ta­ja que tie­ne AMLO en las en­cues­tas y su es­tra­te­gia dis­cur­si­va de pre­sen­tar­se ya co­mo pre­si­den­te elec­to (ha di­cho que la cam­pa­ña ya no le im­por­ta, sino de­fi­nir su pro­gra­ma de tra­ba­jo y a su equi­po), dan­do co­mo un he­cho que su ven­ta­ja es irre­ver­si­ble, se han in­ten­si­fi­ca­do las crí­ti­cas en su con­tra. Son mu­chas y una bue­na par­te de ellas bas­tan­te bien fun­da­da. No me re­fie­ro al cha­co­teo de las re­des, lo del pe­li­gro pa­ra Mé­xi­co y de­más fra­ses ocu­rren­tes que no ali­men­tan el de­ba­te.

Me re­fie­ro a las crí­ti­cas ar­gu­men­ta­das tan­to so­bre la per­so­na­li­dad y vi­sión po­lí­ti­ca del can­di­da­to de Mo­re­na co­mo en torno a sus pro­pues­tas y es­tra­te­gia pa­ra for­ta­le­cer su can­di­da­tu­ra. So­bre el pri­mer as­pec­to —su per­so­na­li­dad y su vi­sión del mun­do, del país y de la po­lí­ti­ca—, las crí­ti­cas apun­tan, en pri­mer lu­gar, al au­to­ri­ta­ris­mo e in­to­le­ran­cia. ¿En qué se fun­da­men­tan? En el con­trol ab­so­lu­to de su par­ti­do, de­mos­tra­do a su vez con la prác­ti­ca del de­da­zo sis­te­má­ti­co pa­ra nom­brar can­di­da­tos y pre­si­den­tes de Mo­re­na cuan­do él no lo es, por­que de­ci­de ser el can­di­da­to. La in­to­le­ran­cia aso­ma ape­nas se ele­va un po­co la crí­ti­ca: es el ca­so del pa­dre de fa­mi­lia de Ayot­zi­na­pa que lo cues­tio­nó en Nue­va York o la res­pues­ta a Sil­va-Her­zog y Krau­ze. Su res­pues­ta fue la des­ca­li­fi­ca­ción per­so­nal (es­tán ven­di­dos a la ma­fia del po­der) y no un ar­gu­men­to ra­cio­nal, mo­ti­vo por el cual él mis­mo le dio la ra­zón a sus crí­ti­cos.

So­bre su vi­sión de la po­lí­ti­ca, su pro­pues­ta más re­cien­te, ela­bo­rar una Cons­ti­tu­ción mo­ral, ha si­do cues­tio­na­da se­ve­ra­men­te no so­lo por el con­ser­va­du­ris­mo del pen­sa­mien­to re­li­gio­sos de Ló­pez Obra­dor, sino tam­bién por vio­len­tar el lai­cis­mo del Es­ta­do me­xi­cano. Ade­más, el eje de su con­cep­ción de la so­cie­dad y la po­lí­ti­ca, el po­pu­lis­mo, ha si­do du­ra­men­te cri­ti­ca­do tan­to por la di­vi­sión ma­ni­quea del mun­do en pue­blo bueno y go­ber­nan­tes ma­los, co­mo por el cau­di­llis­mo —en opo­si­ción a una vi­sión ins­ti­tu­cio­nal— co­mo la so­lu­ción, ya que so­lo un lí­der fuer­te que in­ter­pre­ta y obe­de­ce la vo­lun­tad del pue­blo, pue­de ter­mi­nar con la ma­fia del po­der.

En cuan­to a las pro­pues­tas de go­bierno, las crí­ti­cas no han si­do me­nos du­ras. Des­de el es­ta­tis­mo co­mo fór­mu­la eco­nó­mi­ca in­efi­caz y con­tra­pro­du­cen­te has­ta ocu­rren­cias ab­sur­das, co­mo cons­truir dos re­fi­ne­rías y can­ce­lar la cons­truc­ción del ae­ro­puer­to; la in­via­bi­li­dad pre­su­pues­tal de otor­gar sub­si­dios ge­ne­ra­li­za­dos; la am­nis­tía a los lí­de­res del nar­co­trá­fi­co, se­ve­ra­men­te des­ca­li­fi­ca­da, en­tre otros, por Ja­vier Si­ci­lia; la idea de aca­bar con la re­for­ma edu­ca­ti­va y lo que ha sig­ni­fi­ca­do en tér­mi­nos de qui­tar­le al ma­gis­te­rio el con­trol de las pla­zas y pre­su­pues­tos edu­ca­ti­vos, con­vir­tien­do la ca­li­dad de la edu­ca­ción en una mer­can­cía elec­to­ral, pa­ra ga­nar vo­tos del sin­di­ca­to, co­mo lo se­ña­ló Gil­ber­to Gue­va­ra Nie­bla.

En cuan­to a los nue­vos alia­dos po­lí­ti­cos, las crí­ti­cas por la in­con­gruen­cia, el opor­tu­nis­mo y prag­ma­tis­mo le han llo­vi­do: la alian­za con el PES (has­ta Ele­na Po­nia­tows­ka la des­ca­li­fi­có), la maes­tra El­ba Est­her, Cuauh­té­moc Blan­co, Na­po­león Gó­mez Urrutia, Fé­lix Sal­ga­do Ma­ce­do­nio. Es­te ni­vel de crí­ti­ca es nor­mal en cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les y más con­tra quien aven­ta­ja en las en­cues­tas. Lo no­ta­ble es que no hay vo­ces que res­pon­dan ra­cio­nal­men­te a los crí­ti­cos. ¿Quién de los se­gui­do­res de AMLO ha de­fen­di­do la alian­za con el PES, la in­cor­po­ra­ción de Gó­mez Urrutia y el prag­ma­tis­mo de­trás de eso; quien ar­gu­men­ta a fa­vor de la Cons­ti­tu­ción mo­ral y su con­ser­va­du­ris­mo re­li­gio­so? La ma­yor par­te de las res­pues­tas son des­ca­li­fi­ca­cio­nes a los crí­ti­cos (si no tie­nes ar­gu­men­tos, ata­ca y ca­lum­nia a la per­so­na), nun­ca ra­zo­nes.

La de­fen­sa de AMLO es po­bre. El si­len­cio ar­gu­men­ta­ti­vo de sus se­gui­do­res di­ce mu­cho. En­ton­ces apa­re­cen res­pues­tas de con­so­la­ción del ti­po “Mea­de y Ana­ya son peo­res”. ¿Ya no hay in­te­lec­tua­les al la­do de AMLO que lo de­fien­dan o no en­cuen­tran de­fen­sa a tan­to prag­ma­tis­mo y a tan­ta in­con­gruen­cia de su can­di­da­to con los pos­tu­la­dos de la iz­quier­da?

¿Quién de los se­gui­do­res de AMLO ha apo­ya­do la alian­za con el PES, la in­cor­po­ra­ción de Gó­mez Urrutia y el prag­ma­tis­mo de­trás de eso; quién ar­gu­men­ta a fa­vor de la Cons­ti­tu­ción mo­ral y su con­ser­va­du­ris­mo re­li­gio­so?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.