Ga­le­ría de es­pe­jos

Milenio León - - Al Frente - FER­NAN­DO ES­CA­LAN­TE GONZALBO

Ex­cél­sior: “Graue ad­mi­te nar­co­me­nu­deo en la UNAM”. El Uni­ver­sal: “Qui­sie­ran ver a la UNAM mi­li­ta­ri­za­da, aler­ta Graue”. Los dos ti­tu­la­res se re­fie­ren al mis­mo co­mu­ni­ca­do de la Rec­to­ría.

Siem­pre que se tra­ta de la UNAM, la con­ver­sa­ción se vuel­ve dis­pa­ra­ta­da —de va­rios dis­pa­ra­tes dis­tin­tos. La de es­tos días es bas­tan­te tí­pi­ca. De un la­do hay los que quie­ren des­en­mas­ca­rar a la uni­ver­si­dad, mos­trar que es una olla de gri­llos, po­rros, vi­vi­do­res y po­lí­ti­cos en re­ci­cla­je. Del otro, los de­fen­so­res de la ciu­da­de­la del sa­ber, que es­tá siem­pre ase­dia­da por el Ejér­ci­to. Y unos y otros sa­can a sus fan­tas­mas a pa­sear, ca­da que se ter­cia.

El rec­tor tam­bién pi­dió a los es­tu­dian­tes que se ale­jen de los ven­de­do­res de dro­ga: “[ellos] vi­ven en un mun­do ajeno al nues­tro, no son sus ami­gos, y re­pre­sen­tan re­la­cio­nes de pe­li­gro e in­se­gu­ri­dad”. Otra vez, la ciu­da­de­la: es­te mun­do nues­tro.

Sea­mos se­rios: to­dos sa­be­mos que se ven­de dro­ga en la uni­ver­si­dad. No es un des­cu­bri­mien­to, no es una no­ti­cia, y sal­vo por la fan­ta­sía de la pu­re­za, de “nues­tro mun­do”, no tie­ne na­da de par­ti­cu­lar que el rec­tor ha­ble de ello. No es pa­ra las ocho co­lum­nas. Y des­de lue­go, no es una bue­na idea me­ter do­ce­nas, cien­tos de ar­mas a un lu­gar en que hay va­rios mi­les de ado­les­cen­tes —so­bre to­do por­que los ven­de­do­res de dro­ga ya es­tán ar­ma­dos. Pe­ro, de ve­ras, na­die pre­ten­de “mi­li­ta­ri­zar” a la UNAM.

Se cri­ti­ca con fre­cuen­cia, y con to­da ra­zón, la tor­pe­za de la lu­cha con­tra las dro­gas del go­bierno fe­de­ral (por­que son ma­las pa­ra la sa­lud). La po­lí­ti­ca de la Rec­to­ría, que con­sis­te en no te­ner po­lí­ti­ca, fin­gir des­ma­yos, ha­cer as­pa­vien­tos pa­ra ale­jar ese otro mun­do, es igual­men­te es­tó­li­da.

Pe­ro la oca­sión era mag­ní­fi­ca pa­ra de­nun­ciar la rui­na mo­ral de la uni­ver­si­dad (ahí es­tá: ¡se ven­de dro­ga!). Y pa­ra in­vo­car el mi­to de ori­gen de es­ta uni­ver­si­dad de hoy: Tla­te­lol­co (el sa­ber, la li­ber­tad, la au­to­ri­dad mo­ral, la au­to­no­mía... ¡y los que quie­ren lla­mar a los mi­li­ta­res!). Los dos muer­tos de la se­ma­na pa­sa­da han ser­vi­do fi­nal­men­te pa­ra que to­do si­ga igual, y la au­to­no­mía re­for­za­da, con su acen­to he­roi­co, pa­ra lo que pue­da in­tere­sar. La ver­dad, no sé si ten­ga im­por­tan­cia —se­gu­ra­men­te no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.