El fin del PRI

Milenio León - - Al Frente - www.mar­co­ras­con.org @Mar­co­Ras­con MAR­CO RAS­CÓN

Lo que es­ta­mos vien­do es el fi­nal del vie­jo di­no­sau­rio que man­tu­vo la ve­la y el ti­món del país a lo lar­go de 89 años. Apo­de­ra­do y due­ño de la Re­vo­lu­ción me­xi­ca­na de 1910 a 1917, el PRI de­ja un le­ga­do cul­tu­ral si­nó­ni­mo de co­rrup­ción del ejer­ci­cio pú­bli­co, au­to­ri­ta­ris­mo, con­ser­va­du­ris­mo dis­fra­za­do de li­be­ra­lis­mo, con­trol cor­po­ra­ti­vo de sin­di­ca­tos, cá­ma­ras, or­ga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas, po­pu­la­res, el eji­do, la pren­sa, la ra­dio y la te­le­vi­sión, el ma­ne­jo discrecional del pre­su­pues­to y las par­ti­ci­pa­cio­nes a es­ta­dos y mu­ni­ci­pios, las unio­nes de vo­cea­do­res, el con­trol del pa­pel pa­ra im­pri­mir dia­rios y re­vis­tas, po­li­cía po­lí­ti­ca a tra­vés de un fé­rreo sis­te­ma de con­trol de ma­sas cen­tra­li­za­do y de­po­si­ta­do en el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

Ese PRI cul­tu­ral que an­he­la y pro­me­te el re­gre­so del vie­jo pre­si­den­cia­lis­mo cons­ti­tu­ye la cul­tu­ra priis­ta, que di­cen car­ga­mos ca­da me­xi­cano pa­ra ges­tio­nar y re­la­cio­nar­nos.

El PRI, que fue­ra en su evo­lu­ción PNR y PRM, tu­vo su mo­men­to de le­gi­ti­ma­ción du­ran­te el go­bierno del ge­ne­ral Lá­za­ro Cár­de­nas (1934-1940), que ha­ce jus­ti­cia a los mi­llo­nes que hi­cie­ron y mu­rie­ron en la Re­vo­lu­ción me­xi­ca­na, ex­pro­pian­do el pe­tró­leo, ha­cien­do va­ler la so­be­ra­nía, el re­par­to agra­rio, la in­dus­tria na­cio­nal y un sis­te­ma edu­ca­ti­vo acor­de a los pla­nes del desa­rro­llo eco­nó­mi­co pro­pio.

El PRI vi­vió col­ga­do del pres­ti­gio de Cár­de­nas has­ta que fue­ra re­cu­pe­ra­do en 1988 por un am­plio mo­vi­mien­to de­mo­crá­ti­co, que aún te­me que re­gre­se la vie­ja y nue­va oli­gar­quía na­cio­nal y tras­na­cio­nal, y pa­ra ello no se cui­da de per­der el po­der, sino que na­die ocu­pe el pa­pel de opo­si­tor cla­ro y po­si­ble que se lo dis­pu­te co­mo en 1988 des­de la uni­dad en torno al pro­gra­ma an­ti­neo­li­be­ral car­de­nis­ta.

El PRI tu­vo unas me­re­ci­das va­ca­cio­nes de 2000 a 2012, y pa­ra su dis­fru­te fue­ron lla­ma­das “la tran­si­ción” y “la al­ter­nan­cia”.

Re­gre­só en 2012 gra­cias a la inep­ti­tud, am­bi­ción vul­gar y me­dio­cri­dad de los que se que­da­ron cui­dan­do la casa y pe­leán­do­se en­tre ellos pa­ra que el PRI re­gre­sa­ra re­ju­ve­ne­ci­do y pre­sen­tán­do­se co­mo el Nue­vo PRI.

Sin em­bar­go, en su re­torno, la fal­ta de man­te­ni­mien­to de los en­car­ga­dos en 2000 y 2006, hi­zo que la casa se les es­té ca­yen­do a to­dos.

El PRI ha si­do po­de­ro­so por­que ha he­cho creer a los me­xi­ca­nos que sin ellos el país no exis­te ni es po­si­ble. No obs­tan­te, pa­re­ce que 2018 no es 2012 y aho­ra sí des­apa­re­cen, aun­que con­ver­ti­dos.

¿Qué vie­ne? Pa­ra ellos, es­ta de­rro­ta elec­to­ral no es una ba­ta­lla, sino la muer­te. Pe­ro jun­to a su fa­lle­ci­mien­to va to­da su obra ne­gra: el ac­tual sis­te­ma de par­ti­dos, que les co­pia­ron la ma­ne­ra de con­tro­lar y usar el ejer­ci­cio gu­ber­na­men­tal pa­ra fi­nes pro­pios y no del in­te­rés ge­ne­ral.

En es­te fi­nal, su can­di­da­tu­ra día a día cae y la po­nen pa­ra que se lle­ve al ol­vi­do a sus go­ber­na­do­res nar­cos co­mo Ya­rring­ton, co­rrup­tos co­mo Ja­vier y Cé­sar Duar­te, tra­tan­do de sal­var las for­mas de con­trol, de­ma­go­gia y pri­vi­le­gios pa­ra las mi­no­rías.

En 2019 el PRI se lle­va­rá y no exis­ti­rán más ni PAN, PRD, Mo­re­na, Pa­nal, MC, PT, PES y PVEM, y so­lo ha­brá de nue­vo un par­ti­do úni­co.

Gran ta­rea que­da­rá pa­ra to­dos los me­xi­ca­nos pro­bos, lu­char con­tra el nue­vo di­no­sau­rio, ¡que se va, se va, se va…!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.