¿Por cuán­to di­ne­ro re­ci­bi­ría una ba­la?

Milenio León - - Al Frente - Mi­guel Án­gel Puér­to­las mi­guel.puer­to­las@mi­le­nio.com

Es­toy con­ven­ci­do que de­bi­do a un mal ma­ne­jo de la co­mu­ni­ca­ción y en gran me­di­da a las­tres que he­mos arras­tra­do por dé­ca­das, la per­cep­ción que te­ne­mos de la la­bor po­li­cial es ne­ga­ti­va. Hay una ma­la ima­gen mo­ti­va­da, prin­ci­pal­men­te, por los ma­los ma­ne­jos que se han da­do a las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­les del país, ba­jos sa­la­rios, ma­las pres­ta­cio­nes, in­fil­tra­ción por par­te del cri­men or­ga­ni­za­do y de­más.

Yo, al igual que mu­chos me­xi­ca­nos, es­ta­mos cons­cien­tes de que la ma­yo­ría de quie­nes se de­di­can a ejer­cer la la­bor de po­li­cía lo ha­cen con­ven­ci­dos de que con­tri­bu­yen al pro­gre­so de nues­tro país al ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad y en­fren­tar al cri­men pa­ra pre­ser­var la paz y el or­den, pe­ro de­sa­for­tu­na­da­men­te hi­ci­mos to­do lo po­si­ble pa­ra que la fi­gu­ra del po­li­cía se de­ni­gra­ra a gra­do tal de con­ver­tir­la en la úl­ti­ma op­ción de em­pleo “si no en­cuen­tras cham­ba pues mí­ni­mo ve­te de po­li­cía” se de­cía an­tes.

Có­mo exi­gir­le a un ciu­da­dano que arries­gue la vi­da por los de­más si:

Los sa­la­rios “son una bo­fe­ta­da” y “una mues­tra más de des­pre­cio” di­jo ni más ni me­nos que el ti­tu­lar de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad, Re­na­to Sa­les He­re­dia, al re­la­tar que un po­li­cía mu­ni­ci­pal en pro­me­dio en el país ga­na 166 pe­sos al día. Sí le­yó us­ted bien que­ri­do lec­tor, 166 pe­sos dia­rios.

“Si des­pre­cia­mos a nues­tros po­li­cías, ¿có­mo po­de­mos pe­dir­les que en­fren­ten con hom­bría, con va­len­tía a los de­lin­cuen­tes? Y aún así, mu­chos lo ha­cen, con esos suel­dos dan la vi­da, dan la vi­da por los ciu­da­da­nos”, di­jo Sa­les He­re­dia… más cla­ro ni el agua.

En ver­dad ¿por cuán­to es­ta­ría dis­pues­to a re­ci­bir un ba­la­zo? ¿Por cuán­to arries­ga­ría la vi­da? ¿Por 166 pe­sos al día?

Las pres­ta­cio­nes: Con ese suel­do se vuel­ve com­pli­ca­do ac­ce­der a una vi­vien­da dig­na, ojo vi­vien­da dig­na de al­guien que ca­da que sa­le a tra­ba­jar no sa­be si va a re­gre­sar a su casa, no sa­be si vol­ve­rá a ver a su fa­mi­lia, y la fa­mi­lia no sa­be qué va a ha­cer si se que­da sin el sus­ten­to de su casa. So­lo bas­ta vol­tear a ver dón­de vi­ve un po­li­cía pro­me­dio, qué co­me, dón­de es­tu­dian sus hi­jos, de ver­dad ¿no se­rá que es­ta­mos cas­ti­gan­do a quie­nes nos cui­dan?

En ca­so de fa­lle­ci­mien­to por muer­te vio­len­ta en León, el mu­ni­ci­pio más pu­dien­te de la en­ti­dad, en cuan­to a pre­su­pues­to, la fa­mi­lia de un po­li­cía re­ci­bi­ría 800 mil pe­sos de un se­gu­ro de vi­da con que cuen­tan los ele­men­tos… se­ría el equi­va­len­te a re­ci­bir por un año 2 mil pe­sos dia­rios ¿y el res­to de la vi­da?

Qué no va­len los hi­jos que se que­dan sin pa­dre, los pa­dres sin hi­jos, los es­po­sos sin sus es­po­sas y vi­ce­ver­sa, ¿cuán­to cues­ta eso? Se gas­tan can­ti­da­des des­co­mu­na­les en co­sas in­ne­ce­sa­rias co­mo cam­pa­ñas po­lí­ti­cas y quie­nes son los en­car­ga­dos de sal­va­guar­dar nues­tra se­gu­ri­dad, vi­ven en las con­di­cio­nes más pre­ca­rias po­si­bles.

Ba­jo es­tas con­di­cio­nes ce­le­bro a quie­nes son po­li­cías ejem­pla­res pe­se a las in­jus­ti­cias y en­tien­do por qué na­die quie­re ser po­li­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.