UNAM: ¡Agua ben­di­ta con­tra el nar­co!

Milenio León - - Ciudad Y Región - Ri­car­do Ale­mán

or qué el ne­go­cio del cri­men or­ga­ni­za­do y del nar­co­trá­fi­co lle­ga a ni­ve­les ex­tre­mos de vio­len­cia? La res­pues­ta es­tá en los ele­va­dos por­cen­ta­jes de ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca del cri­men y el nar­co.

Es de­cir, el ta­ma­ño del ne­go­cio de las dro­gas es del ta­ma­ño de la gue­rra de quie­nes lo dispu­tan.

Por ejem­plo, to­dos sa­ben que la UNAM es un mer­ca­do cau­ti­vo pa­ra la ven­ta de dro­gas, igual que un es­ta­dio de fut­bol es un mer­ca­do cau­ti­vo pa­ra la ven­ta de cer­ve­zas.

En el se­gun­do ejem­plo —la cer­ve­za— las em­pre­sas pe­lean por esos mer­ca­dos y ofre­cer dá­di­vas y con­ce­sio­nes por la ex­clu­si­vi­dad, al tiem­po que sus es­tra­te­gas de mer­ca­do re­ci­ben fuer­tes com­pen­sa­cio­nes por ca­da te­rri­to­rio ga­na­do.

En el ne­go­cio cri­mi­nal ocu­rre al­go pa­re­ci­do. Las ban­das que re­gen­tean la ven­ta y dis­tri­bu­ción de dro­ga, co­mo en el ca­so de la UNAM, es­tán en per­ma­nen­te dispu­ta, to­dos los días tra­tan de ga­nar ma­yor mer­ca­do y te­rri­to­rio, com­pi­ten en pre­cio, ca­li­dad y di­ver­si­dad de las dro­gas que ofre­cen y, en el ex­tre­mo, se dispu­tan el mer­ca­do a ba­la­zos.

Y una dispu­ta a ba­la­zos —por el te­rri­to­rio nar­co— es lo que vi­mos re­cien­te­men­te en la UNAM.

La di­fe­ren­cia en­tre el mer­ca­do de cer­ve­za en un es­ta­dio y el mer­ca­do de dro­gas en un es­pa­cio im­pu­ne co­mo la UNAM, es que la cer­ve­za es “una be­bi­da de mo­de­ra­ción” y de ven­ta le­gal, mien­tras que el con­su­mo de dro­gas —so­bre to­do las lla­ma­das du­ras— es­tá prohi­bi­do en Mé­xi­co.

Por eso, su­po­ner que el pro­ble­ma de la vio­len­cia, las dro­gas y la de­gra­da­ción de los es­pa­cios uni­ver­si­ta­rios se re­sol­ve­rá con la le­ga­li­za­ción de la ma­ri­gua­na no so­lo es una ton­te­ría, sino un signo de ig­no­ran­cia.

¿Por qué? Por­que hoy la ven­ta de ma­ri­gua­na no es el ne­go­cio más ren­ta­ble, ni en la UNAM ni en Mé­xi­co. El ne­go­cio son otras dro­gas du­ras, en es­pe­cial las sin­té­ti­cas.

Y vie­ne a cuen­to por­que otra vez asis­ti­mos a la do­ble mo­ral en­tre la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria —que se de­be en­ten­der co­mo au­to­no­mía pa­ra la li­ber­tad de cá­te­dra— y la ton­te­ría de su­po­ner que los es­pa­cios uni­ver­si­ta­rios son un te­rri­to­rio al mar­gen de las res­pon­sa­bi­li­da­des del Es­ta­do.

Co­mo sa­ben, la UNAM re­ci­be su pre­su­pues­to del di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes; di­ne­ro tie­ne por ob­je­ti­vo la edu­ca­ción pú­bli­ca, de ex­ce­len­cia en una ins­ti­tu­ción co­mo la UNAM.

A su vez la edu­ca­ción es una de las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bi­li­da­des del Es­ta­do y, en el ex­tre­mo, es un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal.

Por eso, sor­pren­de que el rec­tor En­ri­que Graue de­cla­re que la UNAM, su es­pa­cio fí­si­co y to­do lo que pa­sa ahí den­tro, no es res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do.

Ve­lar por la ca­li­dad de la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria no es ca­mi­nar con­tra la au­to­no­mía, co­mo per­se­guir a las ban­das cri­mi­na­les en el te­rri­to­rio uni­ver­si­ta­rio no de­be se­guir sien­do una ta­ra “ochen­ta­yo­che­ra”. Y de­jar que las ban­das del nar­co se adue­ñen de la UNAN es com­pli­ci­dad e im­pu­ni­dad.

Graue di­jo: “En los días y se­ma­nas por ve­nir, es­cu­cha­re­mos vo­ces, in­ter­nas y ex­ter­nas, que cla­ma­rán por otras al­ter­na­ti­vas más agre­si­vas, al­gu­nas que qui­sie­ran ver­nos o ar­ma­dos o mi­li­ta­ri­za­dos. A ellos ha­brá que de­cir­les que es­ta­mos cons­cien­tes de la fra­gi­li­dad de la se­gu­ri­dad en nues­tra uni­ver­si­dad co­mo es­pa­cio plu­ral, abier­to y de­mo­crá­ti­co, pe­ro que nues­tra for­ta­le­za es­tá en el sa­ber, en la li­ber­tad, en la au­to­ri­dad mo­ral, en la au­to­no­mía y en el res­pe­to a la nor­ma­ti­vi­dad uni­ver­si­ta­ria.”

¿Qué sig­ni­fi­ca que el rec­tor se nie­gue a que la fuer­za pú­bli­ca in­ter­ven­ga en el te­rri­to­rio uni­ver­si­ta­rio pa­ra com­ba­tir la ven­ta y dis­tri­bu­ción de dro­ga en la máxima casa de es­tu­dios?

¿Aca­so Graue su­po­ne que la ven­ta de dro­gas y la vio­len­cia y se van a re­sol­ver que­man­do in­cien­so o con gol­pes de pe­cho? ¿Pien­sa el rec­tor que el am­bien­te hos­til en la UNAM, ge­ne­ra­do por las ban­das cri­mi­na­les, se va a re­sol­ver con una cons­ti­tu­ción mo­ral, co­mo la que pro­po­ne ya sa­ben quién?

El asun­to em­peo­ra si la UNAM tie­ne un rec­tor men­ti­ro­so. ¿Por qué Graue min­tió so­bre el men­sa­je “¡Fue­ra nar­cos de la UNAM!”, apa­re­ci­do en la pan­ta­lla mo­nu­men­tal del Es­ta­dio Uni­ver­si­ta­rio y por qué lue­go re­co­no­ció que él or­de­nó ese men­sa­je? ¿Por qué el do­ble dis­cur­so?

¿Por qué la cru­za­da mo­ral em­pren­di­da des­de la Ga­ce­ta Uni­ver­si­ta­ria, que re­za: “No es tu ami­go. Es un nar­co.”, cuan­do lo que se re­quie­re es un di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal, una po­lí­ti­ca de Es­ta­do con­tra las dro­gas y la vio­len­cia en es­cue­las y uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y pri­va­das; un di­se­ño de Es­ta­do pa­ra que las fuer­zas del Es­ta­do ga­ran­ti­cen la se­gu­ri­dad de los es­tu­dian­tes en to­das las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior?

No es ca­paz, la ma­yor uni­ver­si­dad del país, de rea­li­zar un di­se­ño de se­gu­ri­dad uti­li­zan­do la fuer­za pú­bli­ca, an­tes que de­fen­der una ta­ra de ha­ce me­dio si­glo? Va­lien­te au­to­no­mía.

Al tiem­po.

JE­SÚS QUINTANAR

Enrique Graue, rector de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.