No pro­vo­car una “gue­rra in­ter­na” en UNAM: Graue

EXI­GE QUE NO SUELTEN “CON FA­CI­LI­DAD” A NAR­CO­ME­NU­DIS­TAS El rec­tor di­ce que el in­gre­so de ar­mas pue­de ge­ne­rar un pro­ble­ma muy se­rio; ven­ta de dro­gas en CU se com­ba­te des­de 2001: Man­ce­ra

Milenio León - - México - Pe­dro Do­mín­guez y Re­dac­ción/ Le­ti­cia Fer­nán­dez/

En­ri­que Graue, rec­tor de la UNAM di­jo que “no desea­mos que in­gre­sen cuer­pos ar­ma­dos, por­que se pue­de ge­ne­rar una gue­rra in­ter­na en la uni­ver­si­dad y la uni­ver­si­dad vi­ve en paz, se pue­de ca­mi­nar to­dos los días por Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria”.

Se­ña­ló que “los nar­co­me­nu­dis­tas even­tual­men­te por­tan ar­mas, lo que pue­de re­pre­sen­tar “un pro­ble­ma muy se­rio pa­ra la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria”.

Plan­teó que es ne­ce­sa­rio que se apli­que una es­tra­te­gia na­cio­nal, por­que se tra­ta de “una lu­cha que te­ne­mos que dar to­das las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior y la so­cie­dad en ge­ne­ral con­tra es­ta cri­sis de se­gu­ri­dad”.

A los nar­co­me­nu­dis­tas se les tie­ne que de­rro­tar fue­ra de las ins­ta­la­cio­nes de la UNAM, por­que pue­den es­tar ar­ma­dos y el he­cho de “me­ter a un gru­po ar­ma­do a que los sa­quen en tres se­ma­nas, en días de cla­ses, pue­de re­pre­sen­tar un pro­ble­ma muy se­rio pa­ra la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria”.

Di­jo que “si me he ne­ga­do a que in­gre­se (un gru­po ar­ma­do) y no lo he ha­bla­do pues, es no por­que me tiem­ble la mano de sa­car­los, sino por ese po­ten­cial que re­pre­sen­ta pa­ra el res­to de la co­mu­ni­dad”.

Graue ex­pu­so que es ne­ce­sa­rio que a los nar­co­me­nu­dis­tas “no los suelten con fa­ci­li­dad”, lue­go de que se su­po de la li­be­ra­ción de dea­lers, ade­más, re­co­no­ció que si se ven­de dro­ga es por­que hay de­man­da.

En di­ver­sas en­tre­vis­tas ra­dio­fó­ni­cas y te­le­vi­si­vas, Graue anun­ció que in­ten­si­fi­ca­rá la vi­gi­lan­cia y coor­di­na­ción con au­to­ri­da­des fe­de­ra­les y lo­ca­les.

Ade­más de que el per­so­nal de­be­rá te­ner ca­pa­ci­dad de res­pues­ta rá­pi­da pa­ra co­mu­ni­car­se de in­me­dia­to con las ba­ses de se­gu­ri­dad de Ciu­dad de Mé­xi­co.

El rec­tor re­cha­zó con­si­de­rar co­mo una so­lu­ción el uso lú­di­co de la ma­ri­gua­na pa­ra dis­mi­nuir el nar­co­me­nu­deo, con lo que re­cha­zó el con­su­mo de dro­gas, co­mo ma­ri­gua­na, en la uni­ver­si­dad. “En las es­cue­las e ins­ta­la­cio­nes edu­ca­ti­vas de to­da ín­do­le de­be ser to­tal­men­te prohi­bi­do. Es­tá ple­na­men­te de­mos­tra­do el da­ño que re­pre­sen­ta el uso de cual­quier es­tu­pe­fa­cien­te pa­ra la me­mo­ria, pa­ra la aten­ción y pa­ra el apro­ve­cha­mien­to es­co­lar, y esa es una ra­zón y es un ab­so­lu­to no, en la uni­ver­si­dad no po­drán con­su­mir­se sus­tan­cias, ni al­cohol ni es­tu­pe­fa­cien­tes”, ex­pli­có. El nar­co­me­nu­deo en CU se com­ba­te des­de 2001 y so­lo se re­sol­ve­rá si se tra­ba­ja en coor­di­na­ción con las au­to­ri­da­des de la UNAM, ad­vir­tió el je­fe de Go­bierno, Mi­guel Án­gel Man­ce­ra.

En con­fe­ren­cia de pren­sa el man­da­ta­rio ca­pi­ta­lino acla­ró que no se vio­len­ta­rá la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria y so­lo se ac­tua­rá en el cam­pus a pe­ti­ción ex­pre­sa de las au­to­ri­da­des de la casa de es­tu­dios.

Reite­ró que no hay in­di­cios de que los nar­co­me­nu­dis­tas de CU per­te­nez­can al cár­tel de Tláhuac. “Es un tra­ba­jo per­ma­nen­te, des­de 2001 que yo re­cuer­de, no sé, an­tes de­be de ha­ber otros re­gis­tros. Te­ne­mos que es­tar per­ma­nen­te­men­te en coor­di­na­ción”, afir­mó. El vier­nes pa­sa­do, una ri­ña en­tre en las in­me­dia­cio­nes de la Fa­cul­tad de Con­ta­du­ría y Ad­mi­nis­tra­ción de­jó un sal­do de dos he­ri­dos, quie­nes fa­lle­cie­ron más tar­de en la Clí­ni­ca 8 del IMSS. Los muer­tos fue­ron iden­ti­fi­ca­dos co­mo Fran­cis­co Axel Ca­yo Váz­quez y Da­vid Al­ba­rea­ga Bae­za. Man­ce­ra ase­gu­ró que las in­ves­ti­ga­cio­nes con­ti­núan y ha­brá más de­ten­cio­nes de es­te gru­po de de­lin­cuen­tes en tra­ba­jo con­jun­to con la casa de es­tu­dios.

Los re­sul­ta­dos dis­po­ni­bles se­ña­lan que en las úl­ti­mas se­ma­nas de 2017 y lo que va de es­te año, el go­bierno lo­gró la cap­tu­ra de 29 nar­co­me­nu­dis­tas que ope­ra­ban en Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria.

De acuer­do con un in­for­me que pre­sen­tó Man­ce­ra, el pa­sa­do 10 de fe­bre­ro, 24 hom­bres fue­ron cap­tu­ra­dos por de­li­to fla­gran­te y los cin­co res­tan­tes te­nían ya una or­den de aprehen­sión pen­dien­te Las de­ten­cio­nes se die­ron en co­lo­nias cer­ca­nas al cam­pus.

Ase­gu­ró que mien­tras no exis­ta al­gún cam­bio en la nor­ma­ti­vi­dad ac­tual no se­rá po­si­ble in­gre­sar; sin em­bar­go “eso no quie­re de­cir que no es­ta­mos ac­tuan­do”.

La ope­ra­ti­vi­dad la se­gu­ri­dad con­ti­nua­rá en las in­me­dia­cio­nes, al in­te­rior so­lo a pe­ti­ción de la Rec­to­ría, co­mo cuan­do hay even­tos de­por­ti­vos, se­ña­ló.

Los nar­co­me­nu­dis­tas que ope­ran en CU vi­ven en las tres co­lo­nias más pró­xi­mas al cam­pus y nin­guno ellos tie­ne re­la­ción con el cár­tel de Tláhuac.

El pro­cu­ra­dor ca­pi­ta­lino, Ed­mun­do Ga­rri­do, afi rmó que los cin­co de­te­ni­dos es­ta se­ma­na en po­se­sión de dro­ga ra­di­can en las co­lo­nias Co­pil­co Uni­ver­si­dad, Pe­dre­gal de San Fran­cis­co y Pe­dre­gal de San­to Do­min­go. “Lo que he­mos da­do cuen­ta es que se tra­ta de gen­te que vi­ve en la zo­na co­mo el je­fe ge­ne­ral es­tá pre­sen­tan­do en es­te mo­men­to. Se de­di­can al nar­co­me­nu­deo, prin­ci­pal­men­te ma­ri­gua­na y eso es lo que he­mos de­tec­ta­do aden­tro de Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria”, di­jo.

De acuer­do con los da­tos ex­pues­tos por el je­fe ge­ne­ral de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­ción, Raúl Pe­ral­ta, fue en sep­tiem­bre cuan­do in­cen­ti­va­ron la in­da­ga­to­ria en el trá­fi­co de dro­gas en la zo­na de los “fron­to­nes”, ane­xa a la Fa­cul­tad de Con­ta­du­ría y Ad­mi­nis­tra­ción. “Son me­ca­nis­mos de in­fluen­cia so­bre ave­ni­da Del­fín Ma­dri­gal, co­lo­nia Co­pil­co Uni­ver­si­dad, Pe­dre­gal de San Fran­cis­co y Pe­dre­gal de San­to Do­min­go, que son los lu­ga­res don­de se les ha de­te­ni­do. 85 por cien­to de es­tos su­je­tos vi­ven en­tre uno y dos ki­ló­me­tros en la co­lo­nia más pró­xi­ma a CU”, ex­pli­có.

En con­fe­ren­cia de pren­sa agre­gó que la zo­na de ven­ta de ma­ri­gua­na es es­pe­cí­fi­ca­men­te en las cer­ca­nías del cam­pus uni­ver­si­ta­rio. “Lo que quie­ro pre­ci­sar es que es­tos su­je­tos se de­di­can al nar­co­me­nu­deo en las in­me­dia­cio­nes de Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria, y sie­te de ellos es­tu­vie­ron al in­te­rior de CU, en al­gún mo­men­to iden­ti­fi­ca­dos ple­na­men­te. “El ran­go de do­mi­ci­lios es­tá muy pró­xi­mo a las in­me­dia­cio­nes don­de tie­nen su in­fluen­cia tan­to de ven­ta co­mo de com­pra, dos per­so­nas más vie­nen de otros

Con­ti­núa la bús­que­da de ElGüe­ro, pre­sun­to res­pon­sa­ble del do­ble ho­mi­ci­dio en la UNAM

si­tios, pe­ro con­vi­ven y man­tie­nen afi­ni­dad o amis­tad con to­das las per­so­nas que son de San­to Do­min­go, Co­yoa­cán y de las otras tres co­lo­nias”, sos­tu­vo Pe­ral­ta.

En es­te sen­ti­do, el pro­cu­ra­dor ca­pi­ta­lino acla­ró que la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­ción no pue­de in­ter­ve­nir al in­te­rior de la UNAM, de­bi­do a que vul­ne­ra­ría la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria y es­ta­ble­ció que man­tie­nen un ope­ra­ti­vo cons­tan­te en coor­di­na­ción con la SSP lo­cal. “Hay que es­ta­ble­cer que no­so­tros ac­tua­mos en las in­me­dia­cio­nes, no po­de­mos in­gre­sar, ya lo he­mos co­men­ta­do, es un es­pa­cio don­de la com­pe­ten­cia es fe­de­ral; sin em­bar­go, con la coor­di­na­ción que te­ne­mos con áreas de se­gu­ri­dad de la UNAM he­mos lo­gra­do es­tas de­ten­cio­nes y he­mos he­cho tra­ba­jos de in­te­li­gen­cia”, in­sis­tió.

Por otro la­do, las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les se dan a la ta­rea de ubi­car a un hom­bre, cu­yo re­tra­to ha­bla­do fue da­do a co­no­cer co­mo el pre­sun­to ho­mi­ci­da de dos per­so­nas en CU.

Lo apo­dan ElGüe­ro y tie­ne no más de 25 años. Cuan­do co­men­zó a dis­cu­tir con Axel la tar­de del vier­nes en la zo­na de “fron­to­nes” no pre­vió que al dis­pa­rar la pis­to­la lo ob­ser­va­ban otros dos nar­co­me­nu­dis­tas.

Fue­ron ellos, Ma­nuel y Al­ber­to, quie­nes al ser de­te­ni­dos die­ron los por­me­no­res de su fi lia­ción, in­clu­so que vi­ve a unas ca­lles del cam­pus, en Pe­dre­gal de San­to Do­min­go.

Su re­tra­to ha­bla­do ya lo tie­ne la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­ción, que in­cen­ti­vó su bús­que­da pa­ra pre­sen­tar­lo an­te un juez pe­nal por el de­li­to de ho­mi­ci­dio.

JE­SÚS QUINTANAR

Di­jo que in­ten­si­fi­ca­rán la­bo­res de se­gu­ri­dad en coor­di­na­ción con las au­to­ri­da­des ca­pi­ta­li­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.