LAS RE­DES FRENAN FA­KE NEWS SO­BRE MASACRE

Tan­to Twit­ter, co­mo YouTu­be y Fa­ce­book, re­ci­ben crí­ti­cas por no­ti­cias con­tra alum­nos

Milenio León - - Fronteras -

Des­de el 14 de fe­bre­ro se li­bra una ba­ta­lla fe­roz en las re­des so­cia­les en­tre los de­fen­so­res de las ar­mas de fue­go y los par­ti­da­rios de re­for­zar los con­tro­les. Ese día, Ni­ko­las Cruz, ex alumno de 19 años del li­ceo Mar­jory Sto­ne­man Dou­glas, en Par­kland, Flo­ri­da, abrió fue­go con­tra es­tu­dian­tes y per­so­nal del cen­tro con sal­do de 17 muer­tos. Tras ello, alum­nos so­bre­vi­vien­tes de la masacre han to­ma­do pú­bli­ca­men­te la pa­la­bra pa­ra re­cla­mar ma­yo­res con­tro­les so­bre las ar­mas de fue­go en el país, con­vir­tién­do­se en los rostros vi­si­bles de un mo­vi­mien­to que, le­jos de de­bi­li­tar­se, se for­ta­le­ce.

Es­to ha ge­ne­ra­do un mo­vi­mien­to con­tra los jó­ve­nes, que in­clu­ye aco­so y ame­na­zas, afir­ma la pren­sa en EU.

Se­gún The Was­hing­ton Post, la fa­mi­lia del as­pi­ran­te a pe­rio­dis­ta Da­vid Hogg, de 17 años, uno de los es­pon­tá­neos lí­de­res an­ti­ar­mas del li­ceo de Par­kland, ha re­ci­bi­do di­ver­sas ame­na­zas de muer­te en in­ter­net, aun­que él se mues­tra más de­ter­mi­na­do que nun­ca a pro­se­guir su com­ba­te por un mar­co re­for­za­do pa­ra la po­se­sión de ar­mas de fue­go. En su cuen­ta de Twit­ter, aña­de el Post: “Hogg no de­ja de pu­bli­car men­sa­jes en ese sen­ti­do, usan­do siem­pre la pa­la­bra cla­ve: nun­ca más”, a pro­pó­si­to de la eti­que­ta #ne­ve­ra­gain crea­da por otro so­bre­vi­vien­te de Flo­ri­da, Ca­me­ron Kasky.

Al res­pec­to, Fa­ce­book se ha da­do a la ta­rea de fil­trar to­das las fal­sas in­for­ma­cio­nes re­fe­ri­das al es­tu­dian­te co­mo una for­ma de apo­yar su lu­cha, pe­ro ha me­re­ci­do fuer­tes crí­ti­cas, lo mis­mo que Goo­gle, que en sus su­ge­ren­cias de bús­que­da ha des­ta­ca­do las vin­cu­la­das a Hogg. Se­gún el dia­rio fran­cés Le Mon­de, des­ta­car las fal­sas no­ti­cias ( fa­ke­news) en las re­des “am­pli­fi­ca su pa­la­bra”. De ahí que Ca­me­ron Kasky, tras in­ter­pe­lar en un pro­gra­ma de tv al se­na­dor re­pu­bli­cano por Flo­ri­da, Mar­co Ru­bio, anun­cia­ra el 21 de fe­bre­ro que de­ja­ba Fa­ce­book ya que “las ame­na­zas de muer­te de los adep­tos a la NRA [el po­de­ro­so lobby de las ar­mas] son un po­co más ex­plí­ci­tas que las que se en­cuen­tran en Twit­ter”.

Tam­bién han flo­re­ci­do las teo­rías cons­pi­ra­cio­nis­tas en Fa­ce­book o YouTu­be, de ma­ne­ra au­to­ma­ti­za­da, se­gún las cua­les Da­vid Hogg, Em­ma Gon­zá­lez y otros alum­nos muy be­li­ge­ran­tes son “ac­to­res pa­ga­dos por la ca­de­na CNN, es de­cir. peo­nes del FBI ma­ni­pu­la­dos pa­ra da­ñar al pre­si­den­te Do­nald Trump.

El 22 de fe­bre­ro, Twit­ter ter­mi­nó por reac­cio­nar su­pri­mien­do los con­te­ni­dos cons­pi­ra­cio­nis­tas o im­pi­dién­do­les apa­re­cer en sus re­co­men­da­cio­nes, afir­man­do que “ta­les com­por­ta­mien­tos en­tran en con­tra­dic­ción con to­do lo que cree­mos en Twit­ter, y he­mos to­ma­do dis­po­si­cio­nes con­tra to­do con­te­ni­do que vio­le nues­tro re­gla­men­to”.

Aña­de Le Mon­de que la em­pre­sa ha­bi­li­tó he­rra­mien­tas “an­tis­pam” pa­ra de­tec­tar, en es­pe­cial, las cuen­tas que pu­bli­can con­te­ni­dos de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca “so­bre per­so­nas y los asun­tos que ellas pro­mue­ven”. La cer­ti­fi­ca­ción, acla­ra, con­sis­te en au­ten­ti­fi­car una cuen­ta e iden­ti­fi­car­la con un pe­que­ño icono azul. Un sis­te­ma que ya cau­só pro­ble­mas a Twit­ter en no­viem­bre pa­sa­do, cuan­do se le cri­ti­có por ha­ber cer­ti­fi­ca­do a Ja­son Kess­ler, uno de los or­ga­ni­za­do­res de la cum­bre neo­na­zi de Char­lot­tes­vi­lle...

RICH SCHULTZ/AP

La fa­mi­lia de Da­vid Hogg, de 17 años, re­ci­be ame­na­zas de muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.