La Co­yol­xauh­qui, puer­ta al mun­do me­xi­ca

Du­ran­te una con­ver­sa­ción con Car­los Marín, Eduar­do Ma­tos co­men­tó los des­cu­bri­mien­tos más re­le­van­tes que se han he­cho en el Tem­plo Ma­yor

Milenio León - - Cultura - Le­ti­cia Sán­chez Me­del/

Una de las más gran­des aven­tu­ras ar­queo­ló­gi­cas ha si­do el ha­llaz­go del mo­no­li­to de la Co­yol­xauh­qui, que dio pa­so a los tra­ba­jos de ex­plo­ra­ción y des­cu­bri­mien­to del Tem­plo Ma­yor, el má­xi­mo re­cin­to sa­gra­do de la cul­tu­ra me­xi­ca, se­gún lo re­la­tó Eduar­do Ma­tos Moc­te­zu­ma en en­tre­vis­ta con Car­los Marín, di­rec­tor ge­ne­ral editorial de Gru­po MI­LE­NIO, en su pro­gra­ma

Ha­ce 30 años el ar­queó­lo­go le dio al pe­rio­dis­ta un re­co­rri­do por el Mu­seo del Tem­plo Ma­yor cuan­do ape­nas se inau­gu­ra­ba; los dos ha­bla­ron de lo que ha su­ce­di­do en es­te im­pre­sio­nan­te lu­gar, ubi­ca­do a unos pa­sos de Pa­la­cio Na­cio­nal y a un la­do de la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na.

Ma­tos Moc­te­zu­ma, quien el pa­sa­do 9 de no­viem­bre re­ci­bió el doc­to­ra­do ho­no­ris cau­sa de la UNAM, re­cor­dó que la es­cul­tu­ra me­xi­ca de la Co­yol­xauh­qui fue en­con­tra­da el 21 de fe­bre­ro de 1978, cuan­do tra­ba­ja­do­res de la Com­pa­ñía de Luz y Fuer­za del Cen­tro la­bo­ra­ban en la es­qui­na de Gua­te­ma­la y Ar­gen­ti­na: “De re­pen­te to­ca­ron al­go que no los de­jó avan­zar, y de­ci­die­ron, en vez de rom­per, fre­nar el tra­ba­jo pa­ra avi­sar al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria (INAH). Al ir al lu­gar, los ar­queó­lo­gos se die­ron cuen­ta que era par­te de una es­cul­tu­ra de 3.25 me­tros de diá­me­tro, y a par­tir de ahí co­men­zó es­ta his­to­ria”.

La es­cul­tu­ra, que se ex­hi­be en el Mu­seo del Tem­plo Ma­yor, es­tá par­ti­da ca­si a la mi­tad, pe­ro no se rom­pió por los tra­ba­jos de su des­cu­bri­mien­to ni por la in­ter­ven­ción de los ar­queó­lo­gos, sino que “pa­sa­ba en­ci­ma de ella, a dos me­tros de al­tu­ra, el tran­vía. En­ton­ces esa vi­bra­ción hi­zo se­gu­ra­men­te que la pie­dra se rom­pie­ra”.

Es­ta fi­gu­ra, ex­pli­có Ma­tos Moc­te­zu­ma, es­tá re­la­cio­na­da con el mi­to del Dios de la Gue­rra, Huit­zi­lo­pochtli. Co­yol­xauh­qui era su her­ma­na, y se in­dig­nó por­que su ma­dre, la Coatli­cue, que­dó em­ba­ra­za­da en el ce­rro de Coa­te­pec, don­de es­ta­ba ha­cien­do pe­ni­ten­cia, una vez que que to­mó plu­ma y se la guar­dó en su seno. Su hi­ja in­ci­tó a sus her­ma­nos, las estrellas, a que ma­ta­ran a su ma­dre. Pe­ro el que es­ta­ba en el vien­tre de la dio­sa era Huit­zi­lo­pochtli, quien, al na­cer, de­ca­pi­tó a su her­ma­na y la arro­jó del Tem­plo Ma­yor.

Marín re­la­tó que siem­pre que va a de­cir al­go que im­pre­sio­na, re­cu­rre a una cé­le­bre fra­se: “Y de­ten­te, ¡oh, mor­tal!”. Aña­dió: “Esa ex­pre­sión nun­ca la ha­bía es­cu­cha­do, sino has­ta que tú me hi­cis­te una inol­vi­da­ble vi­si­ta guia­da en la inau­gu­ra­ción del Mu­seo del Tem­plo Ma­yor ha­ce 30 años. Creo que fue por­que es­tu­ve chin­gue y chin­gue por­que que­ría ver el úni­co lin­go­te de oro que exis­te en el mun­do rea­li­za­do a par­tir de ador­nos me­xi­cas fun­di­dos por los es­pa­ño­les… y cuan­do me lle­vas­te an­te el cris­tal, di­jis­te: ‘Y de­ten­te, ¡oh, mor­tal!’ Aquí tie­nes el te­jo”. La pre­gun­ta del pe­rio­dis­ta no po­día fal­tar: “¿Nun­ca te dio por pe­lliz­car al­go? Si en al­gún mo­men­to fué­ra­mos a tu casa, ¿en­con­tra­ría­mos jo­yas fan­tás­ti­cas?”. Ma­tos Moc­te­zu­ma res­pon­dió: “No, ¿có­mo? Eso es­tá pe­na­dí­si­mo por la ley. No ten­go ni una co­pia de pie­zas ar­queo­ló­gi­cas”. Aun­que no exis­te un so­lo vo­lu­men que reúna to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes y los des­cu­bri­mien­tos so­bre el Tem­plo Ma­yor, sí se han pu­bli­ca­do unas mil 200 fi­chas bi­blio­grá­fi­cas en­tre libros cien­tí­fi­cos y es­tu­dios doc­to­ra­les, in­di­có el ar­queó­lo­go, quien enume­ró los des­cu­bri­mien­tos más re­le­van­tes que se han he­cho en el si­tio, em­pe­zan­do por el mo­no­li­to de la Co­yol­xauh­qui, que fue el que les abrió las puer­tas pa­ra pe­ne­trar al mun­do me­xi­ca, pa­san­do, por su­pues­to, por los ha­llaz­gos de las ofren­das y otros ves­ti­gios ar­qui­tec­tó­ni­cos. “Es­tas ofren­das apor­ta­ron in­for­ma­ción im­por­tan­te; por ejem­plo, los ani­ma­les en­con­tra­dos, co­mo co­co­dri­los, dien­tes de ti­bu­rón, águi­las, ja­gua­res, pro­ve­nien­tes de lo que he­mos lla­ma­do el zoo­ló­gi­co de Moc­te­zu­ma”, di­jo Ma­tos Moc­te­zu­ma, coau­tor, con Án­ge­les Gon­zá­lez Ga­mio y Vi­cen­te Qui­rar­te, del li­bro

ba­sa­do en­los re­por­tes que hi­zo el pri­mer cro­nis­ta de la Nue­va Es­pa­ña, Fran­cis­co Cer­van­tes de Sa­la­zar.

Asi­mis­mo, des­ta­có las es­cul­tu­ras del Chac Mool, la pie­dra de sa­cri­fi­cio, el Ca­ba­lle­ro Águi­la y el Mictlan­te­cuhtli, el se­ñor del in­fra­mun­do con sus im­pre­sio­nan­tes ga­rras.

Del Pro­gra­ma de Ar­queo­lo­gía Ur­ba­na, crea­do en 1991 y que es­tu­dia la his­to­ria del re­cin­to sa­gra­do de los me­xi­cas me­dian­te ex­ca­va­cio­nes y el res­ca­te ar­queo­ló­gi­co en va­rios pre­dios del Cen­tro His­tó­ri­co de la CdMx, se re­fi rió a los des­cu­bri­mien­tos del Tzom­pantli, con más de 350 crá­neos, el tem­plo de Eché­catl y el Cal­mé­cac, la es­cue­la de los no­bles.

Por úl­ti­mo, Ma­tos Moc­te­zu­ma in­di­có que no se ha con­si­de­ra­do un es­pec­tácu­lo de luz y so­ni­do en el Tem­plo Ma­yor, que por el mo­men­to so­lo cuen­ta con nue­va ilu­mi­na­ción.

MAR­TÍN SA­LAS

Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.