Groot y los pe­rros de Bar­bra

Milenio León - - ¡hey! - Su­sa­na Mos­ca­tel Twit­ter: @Su­sa­naMos­ca­tel

Con­si­de­ran­do la in­ten­si­dad de los días que pa­sa­ron y de aque­llos que vie­nen, no pue­do evi­tar aven­tar­me con sin­gu­lar ale­gría a un de­ba­te que fas­ci­na­ría tan­to a bió­lo­gos y teó­lo­gos co­mo a fans de los có­mics.

Pri­me­ro que na­da de­bo con­fe­sar que fui una de las mi­llo­nes de fans im­pac­ta­das y do­li­das cuan­do al di­rec­tor Ja­mes Gunn se le ocu­rrió acla­rar al­go que sim­ple­men­te no que­ría­mos creer res­pec­to a mi per­so­na­je fa­vo­ri­to de mi cin­ta de su­per­hé­roes fa­vo­ri­tos. Ha­blo del Groot y de Guar­dia­nes de la Ga­la­xia.

En un de­ba­te por lo de­más geek, mu­chos es­ta­ban dis­cu­tien­do a quién sal­va­rían, si aun Porg de Star Wars oa Groot be­bé de los Guar­dia­nes. Si no han vis­to las cin­tas, aguas con el spoi­ler a con­ti­nua­ción, pe­ro Gunn por su­pues­to ale­gó a fa­vor de su per­so­na­je, Groot, has­ta que al­guien le di­jo lo que mu­chos pen­sa­mos, “Groot po­dría sim­ple­men­te re­crear­se, o clo­nar­se co­mo lo hi­zo en la pri­me­ra pe­lí­cu­la”.

La res­pues­ta de ci­neas­ta: “Groot be­bé él es hi­jo. El papá es­tá muer­to”. ¿¡¿Qué?!? Yo no sé us­te­des, pe­ro fui de las que aplau­dió cuan­do el se­mi­ár­bol que so­lo po­día de­cir “Yo soy Groot” apa­re­ció al fi­nal de la cin­ta en mo­do pe­que­ño, en el ta­ble­ro de la ae­ro­na­ve de­ján­do­nos a to­dos pen­san­do que a pe­sar del sa­cri­fi­cio que ha­bía he­cho por sus ami­gos, se ha­bía re­ge­ne­ra­do y em­pe­za­do de nue­vo.

De­mo­nios, Ja­mes Gunn. Tal vez esa sea la reali­dad de la his­to­ria.

Tal vez los fans, fans lo sa­bían per­fec­ta­men­te, pe­ro los mor­ta­les co­mo una, y so­bre to­do los que te­nía­mos el más her­mo­so re­cuer­do de esa cin­ta (por mu­chos mo­ti­vos, in­clu­yen­do mi com­pa­ñía con la que fui a ver­la y me ex­pli­có to­do, mi fa­vo­ri­ta de su­per­hé­roes).

Y aho­ra, tan­tos años des­pués nos en­te­ra­mos que Groot real­men­te es­ta­ba muer­to. De­bo ad­mi­tir que la llu­via de me­mes de gen­te que es­ta­ba tan­to o más im­pac­ta­da que yo me hi­zo reír mu­cho. Y llo­rar por Groot pa­dre. Así que pa­ra ol­vi­dar mis pe­nas me me­tí a ver la in­for­ma­ción del día so­lo pa­ra en­te­rar­me que mi tía Bar­bra Strei­sand ha­bía clo­na­do a su pe­rri­ta Sa­mant­ha. Y en­ton­ces pen­sé. Si el hi­jo de Groot es re­sul­ta­do de una ra­mi­ta que ase­xual­men­te se re­pro­du­jo en­ton­ces, igual que Miss Vio­lett y Miss Scar­lett (las nue­vas pe­rri­tas de Bar­bra), es tan­to él mis­mo, co­mo su pro­ge­ni­tor.

Cla­ro, los teó­lo­gos qui­zás ahí em­pe­za­rían a ha­bar del “al­ma” y lo que eso im­pli­ca, y aun­que ten­go ideas per­so­na­les y sin du­da con­tro­ver­ti­das res­pec­to al al­ma en los ani­ma­li­tos, no me atre­vo a ofre­cer una opi­nión so­bre esa ma­te­ria en tér­mi­nos de su­per­hé­roes de fic­ción. O en otras pa­la­bras, “Yo soy Groot”. To­dos lo so­mos.

ESPECIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.