¡Eres gran­de, López Obra­dor!

Milenio León - - Al Frente -

Des­de el pri­mer de­ba­te me la he pa­sa­do es­cu­chan­do cual­quier can­ti­dad de dis­pa­ra­tes so­bre los can­di­da­tos. Lo in­creí­ble de la ma­yo­ría de es­tas his­to­rias es la au­sen­cia de contexto.

To­do el mun­do ha­bla de López Obra­dor, Meade, Ana­ya, Za­va­la y ElB­ron­co co­mo si no hu­bie­ra antecedentes. An­drés Ma­nuel no en­ca­be­za las en­cues­tas por

po­pu­lis­ta. López Obra­dor es el cam­peón de to­das las ci­fras por dos ra­zo­nes:

Pri­me­ro, por­que exis­te la percepción de que las úl­ti­mas ad­mi­nis­tra­cio­nes que he­mos te­ni­do lo han he­cho mal y, se­gun­do, por­que el se­ñor es el úni­co que ha en­ten­di­do las re­glas del jue­go de la co­mu­ni­ca­ción hoy.

¿A qué me re­fie­ro con lo de las úl­ti­mas ad­mi­nis­tra­cio­nes? A ideas que na­die ha que­ri­do de­cir de fren­te.

Si exis­tie­ra la percepción de que fue­ra bue­na nues­tra ac­tual Pre­si­den­cia, ema­na­da de una coa­li­ción en­ca­be­za­da por el PRI, la gen­te es­ta­ría pi­dien­do con­ti­nui­dad.

Pe­ro no, un am­plio sec­tor de la so­cie­dad es­tá mo­les­to y quie­re un cam­bio.

¿En­ton­ces por qué Ana­ya no es­tá en pri­mer lu­gar? Por­que en las elec­cio­nes pa­sa­das millones de me­xi­ca­nos vo­ta­ron por Pe­ña Nie­to pa­ra huir del PAN y Ri­car­do se­rá de la alian­za que us­ted quie­ra, pe­ro tie­ne la eti­que­ta del PAN.

Lo mis­mo pa­sa con la se­ño­ra Za­va­la. ¿De qué sir­ve que se de­fien­da co­mo una mujer con una per­so­na­li­dad pro­pia fren­te a su es­po­so si a la ho­ra de los tran­ca­zos le re­cuer­da a las mul­ti­tu­des, or­gu­llo­sa, que es pa­nis­ta?

Por la más ele­men­tal ló­gi­ca del vo­to de cas­ti­go, la úni­ca op­ción de cam­bio que le que­da a mu­chos hom­bres y mujeres es López Obra­dor.

¿Y el mie­do? ¿Y to­do lo que di­cen las bue­nas con­cien­cias? Las cam­pa­ñas de mie­do ya las vi­mos en 2006 y en 2012. ¡Las vi­mos in­clu­so con esos spots tan ma­ni­pu­la­do­res de los ni­ños que aho­ra cla­man por la edu­ca­ción, co­mo an­tes afir­ma­ban que Mé­xi­co ha­bía to­ca­do fon­do en ma­te­ria de vio­len­cia pa­ra asus­tar a los vo­tan­tes!

¿Y qué pa­só? Pues que hu­bo per­so­nas que no vo­ta­ron por An­drés Ma­nuel diz­que pa­ra ba­jar­le al mie­do y a la vio­len­cia, pe­ro el mie­do y la vio­len­cia au­men­ta­ron.

Se­ño­res: López Obra­dor va arri­ba por­que o na­die lo ha he­cho bien o na­die se lo su­po co­mu­ni­car en su mo­men­to al pue­blo de Mé­xi­co.

Mu­chos de us­te­des lo acu­san de so­ber­bio. ¡Per­fec­to! ¿Pe­ro quién es más so­ber­bio, él con sus de­fec­tos o us­te­des que su­po­nen que re­pi­tien­do las es­tra­te­gias que uti­li­za­ron en 2006 y 2012 van a con­se­guir lo mis­mo?

¿Por qué es­toy es­cri­bien­do es­to? ¿Aca­so es por amor al can­di­da­to de Mo­re­na?

Es­toy es­cri­bien­do es­to de An­drés Ma­nuel co­mo lo po­dría es­tar es­cri­bien­do de cual­quier can­di­da­to en sus cir­cuns­tan­cias.

Se­ño­res: sean hu­mil­des, re­co­noz­can sus erro­res, ofrez­can dis­cul­pas, co­rri­jan y apren­dan.

¿Apren­dan qué? A co­mu­ni­car­se co­mo los po­lí­ti­cos se de­ben co­mu­ni­car hoy: cons­tru­yen­do per­so­na­jes y le­yen­do la cul­tu­ra del no.

¿Por qué creen que ga­nó Donald Trump en Es­ta­dos Uni­dos? Yo aquí se los pu­bli­qué en 2016 y 2017.

¿Y ElB­ron­co? ¿Qué, aca­so ElB­ron­co no es un gran per­so­na­je y no do­mi­na el ar­te del no?

Por su­pues­to que lo es y que lo do­mi­na, pe­ro su no es ne­ga­ti­vo, siem­pre nos lle­va a la vio­len­cia, a la muerte.

El no de An­drés Ma­nuel, en cam­bio, lle­va un ad­mi­ra­ble ma­tiz de es­pe­ran­za y eso no de­ja de ser fas­ci­nan­te pa­ra los que es­tu­dia­mos la co­mu­ni­ca­ción. ¿O us­ted qué opi­na?

Las cam­pa­ñas de mie­do ya las vi­mos en 2006 y en 2012... pe­ro el mie­do y la vio­len­cia au­men­ta­ron

ÁL­VA­RO CUE­VA ¡atré­va­se a opi­nar! al­va­ro­cue­va@mi­le­nio.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.