Mal­di­tos po­pu­lis­tas, có­mo los odio

Milenio León - - Al Frente -

No pue­de ser que el muy jus­ti­fi­ca­do odio y ren­cor ins­ti­tu­cio­nal con­tra el po­pu­lis­mo, el nue­vo es­pec­tro que re­co­rre el mun­do, el ver­da­de­ro pe­li­gro pa­ra la hu­ma­ni­dad en su conjunto, sea tan ses­ga­do y ajeno a las ver­da­de­ras prác­ti­cas de­mo­crá­ti­cas. Me ex­pli­co. En es­tos días, con una in­te­li­gen­cia su­pe­rior, pro­duc­to sin du­da de años de pro­fun­da y sa­na re­fle­xión, he­mos vis­to ata­ques fron­ta­les con­tra es­te te­rri­ble mal que so­ca­va el pac­to so­cial y el de­re­cho a la ex­plo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre co­mo dic­tan los cá­no­nes. In­clu­so, co­mo si no fue­ra su­fi­cien­te­men­te con los di­chos del Bron­co que no so­lo quie­re re­gre­sar­nos a la Edad Me­dia pa­ra res­ta­ble­cer la In­qui­si­ción, sino tam­bién pa­ra ren­dir­le cul­to al feu­da­lis­mo con to­das sus ma­ra­vi­llas re­tró­gra­das.

Eso es­tá bien. Pe­ro lo que es­tá mal es que no se le rin­da el de­bi­do ho­me­na­je a los hé­roes de es­ta bo­ni­ta pe­lea en­tre tec­nó­cra­tas y neo­li­be­ra­les con­tra pró­fu­gos del po­pu­lis­mo neo­co­mu­nis­ta. Por ejem­plo, en los úl­ti­mos días con cier­to es­pí­ri­tu de ob­se­so, el li­cen­cia­do Pe­ña en su in­fi­ni­ta sa­bi­du­ría se la ha pa­sa­do des­tru­yen­do a ha­cha­zos al po­pu­lis­mo de una ma­ne­ra tan me­cá­ni­ca y con un em­pe­ño tan in­ten­so que ya quieren al­gu­nos mal in­for­ma­dos que lo re­pli­que en la lu­cha con­tra la im­pu­ni­dad, la co­rrup­ción y la in­se­gu­ri­dad. La co­sa es que en su de­no­da­da lu­cha con­tra es­te mal, que don En­ri­que ubi­ca en sus mo­men­tos fa­tí­di­cos cla­ra­men­te en los 70 y 80 en Mé­xi­co, se le ol­vi­dó men­cio­nar a inol­vi­da­bles per­so­na­jes co­mo Luis Eche­ve­rría, Jo­lo­po, don Micky de la Ma­drid y Charly Sa­li­nas que con­vir­tió tec­no­crá­ti­ca­men­te al po­pu­lis­mo en Se­de­sol, hoy tan vi­gen­te.

En es­te mis­mo te­nor es­tán los de Na­tio­nal Geographic Latinoamérica, que en su Sen­sa­cio­nal de po­pu­lis­tas don­de tam­po­co se in­clu­yen —mal­di­to Alz­hei­mer se­lec­ti­vo— so­lo con­si­de­ra­ron a pu­ro hi­jo de Tha­nos, co­mo El

Peje, Chá­vez y Putin en un alar­de de ló­gi­ca Krau­zia­na: el que na­ce pa­ra me­sías tro­pi­cal del cie­lo le caen los

do­cu­me­lo­dra­mas ran­che­ros. Es­tá tan bien he­cha la pu­bli­ci­dad en los gua­jo­lo­te­ros que te­nían que ha­ber in­clui­do el slo­gan de las cam­pa­ñas del do­tor Mit y Chic­ken Little: “El mello no an­da en bu­rri­qui”.

So­lo creo que tam­bién les fal­tó el peor de los po­pu­lis­tas, Ba­rack Oba­ma, que ha di­cho, atre­vi­do, in­clu­so fren­te al lic Pe­ña: “Me preo­cu­po por la gen­te po­bre, que es­tá tra­ba­jan­do muy fuer­te y no tie­ne la opor­tu­ni­dad de avan­zar… de ma­ne­ra que, su­pon­go, eso me ha­ce un po­pu­lis­ta”.

¡Mal­di­tos po­pu­lis­tas, có­mo los odio!

JAI­RO CA­LIX­TO ALBARRÁN

jai­ro.ca­lix­to@mi­le­nio.com www.twit­ter.com/ jai­ro­ca­lix­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.