LA CONS­PI­RA­CIÓN DES­NU­DA

Milenio León - - Al Frente - POR EDUAR­DO RABASA

Ha­ce po­co, du­ran­te una con­ver­sa­ción el es­cri­tor Fran­cis­co Hag­hen­beck di­jo al­go que me pa­re­ció su­ma­men­te agu­do: que ne­ce­si­ta­mos de las múl­ti­ples teo­rías de la cons­pi­ra­ción pa­ra afe­rrar­nos a la idea de que las co­sas no son lo que pa­re­cen, pues en el fon­do es pre­ci­sa­men­te esa idea la que nos re­sul­ta di­fí­cil de di­ge­rir. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la no­ción de que exis­ten fuer­zas os­cu­ras que ver­da­de­ra­men­te ri­gen nues­tro des­tino ten­dría un efec­to tran­qui­li­za­dor, y nos per­mi­ti­ría li­diar de me­jor ma­ne­ra con una reali­dad que en mo­men­tos his­tó­ri­cos co­mo el ac­tual lu­ce ad­ver­sa por do­quier.

En su en­sa­yo “cons­pi­ra­ción vs. Cons­pi­ra­ción en la his­to­ria ame­ri­ca­na”, Mo­rris Ber­man ar­gu­men­ta al­go muy si­mi­lar, apo­yán­do­se en al­gún mo­men­to en las ideas de C. Wright Mills: que las éli­tes en el po­der sí “cons­pi­ran” de al­gu­na ma­ne­ra, pe­ro no a la usan­za de la fan­ta­sía de los hom­bres que de­ci­den el fu­tu­ro de la so­cie­dad en un cuar­to os­cu­ro, sino que ocu­rre mien­tras acu­den a las mis­mas es­cue­las, va­ca­cio­nan en los mis­mos cru­ce­ros, jue­gan golf en los mis­mos clu­bes ex­clu­si­vos. Ba­jo es­ta óp­ti­ca, la cons­pi­ra­ción con­sis­te más en la pro­pa­ga­ción de cier­tos va­lo­res com­par­ti­dos, en la so­cia­li­za­ción li­mi­ta­da a gen­te del mis­mo círcu­lo y, prin­ci­pal­men­te, en la creen­cia de que la so­cie­dad ha de es­truc­tu­rar­se a par­tir de un sis­te­ma de nor­mas es­pe­cí­fi­co, que a me­nu­do se pre­sen­ta co­mo inevi­ta­ble, en el que, por su­pues­to, la gen­te que de­ci­de cuál ha de ser es tam­bién la que más se be­ne­fi­cia de que las co­sas sean de cier­ta for­ma.

Por eso qui­zá el ma­yor triun­fo del ac­tual sis­te­ma so­cio­po­lí­ti­co —la de­mo­cra­cia de li­bre mer­ca­do con las me­no­res re­gu­la­cio­nes po­si­bles— ha­ya si­do pro­pa­gar de ma­ne­ra ubi­cua ideas co­mo que to­da in­ter­ven­ción gu­ber­na­men­tal es no­ci­va, que los im­pues­tos son un ro­bo a la ri­que­za del in­di­vi­duo em­pren­de­dor, y que la com­pe­ten­cia y el egoís­mo son los mo­to­res que sa­ca­rán a una so­cie­dad del sub­de­sa­rro­llo, por nom­brar so­lo unas cuan­tas. A tra­vés de la re­pe­ti­ción in­ce­san­te de es­tos dog­mas en la aca­de­mia, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­vos y por par­te de la cla­se po­lí­ti­ca edu­ca­da pre­ci­sa­men­te pa­ra re­pe­tir e im­ple­men­tar di­chos dog­mas, la na­rra­ti­va del neo­li­be­ra­lis­mo con­si­guió pre­sen­tar­se ca­si co­mo una fe re­ve­la­da (“el fin de la his­to­ria”), y no co­mo el sus­ten­to ideo­ló­gi­co de un sis­te­ma so­cio­po­lí­ti­co es­pe­cí­fi­co, que be­ne­fi­cia a de­ter­mi­na­dos sec­to­res de la so­cie­dad, y que in­clu­so cuan­do pro­du­ce cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, es­tá de­mos­tra­do es­ta­dís­ti­ca­men­te que se con­cen­tra en un por­cen­ta­je mi­núscu­lo de la po­bla­ción, el ya fa­mo­so 1 por cien­to. Es de­cir, la de­sigual­dad, la po­bre­za, la jus­ti­cia cla­sis­ta y ra­cis­ta son con­se­cuen­cias di­rec­tas de los pos­tu­la­dos de la doc­tri­na, y no ano­ma­lías que el pro­pio sis­te­ma ha­brá de co­rre­gir, ni mu­cho me­nos con­se­cuen­cia de de­ci­sio­nes se­cre­tas to­ma­das por in­di­vi­duos per­ver­sos, pues si bien és­tos de­fi­ni­ti­va­men­te abun­dan en­tre la ac­tual cla­se po­lí­ti­ca, no ha­ce fal­ta ima­gi­nar gran co­sa de lo que ocu­rre tras bam­ba­li­nas, pues con so­lo es­cu­char ha­blar a quie­nes de­fien­den la ne­ce­si­dad de que nues­tras so­cie­da­des con­ti­núen tran­si­tan­do por la mis­ma ru­ta de los úl­ti­mos 30 o 40 años, bas­ta pa­ra com­pren­der por qué el sim­ple ac­to de leer el pe­rió­di­co se ha con­ver­ti­do en un pa­seo co­ti­diano por el mu­seo del ho­rror.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.