¿Qué ha­rá el #Tea­mCuauh con la vio­len­cia en Mo­re­los?

Milenio León - - Al Frente - CAR­LOS PUIG Twit­ter: @puig­car­los

El do­min­go por la no­che en Cuer­na­va­ca:

“Apro­xi­ma­da­men­te a las 05:03 ho­ras, se re­por­tó al nú­me­ro de emer­gen­cias 9-1-1 que en Pla­za Ma­ri­na, ubi­ca­da en ave­ni­da Río Ma­yo, co­lo­nia Vis­ta Her­mo­sa del mu­ni­ci­pio de Cuer­na­va­ca, se re­gis­tra­ban dis­pa­ros de ar­ma de fue­go. Se­gún las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes, apro­xi­ma­da­men­te a las 04:00 de la ma­ña­na en el bar La Me­ti­che ame­ni­za­ba el gru­po nor­te­ño Fuer­za del Rey, que se de­di­can a to­car nar­co­co­rri­dos; cuan­do se sus­ci­tó una ri­ña por lo que per­so­nal de se­gu­ri­dad sa­có del es­ta­ble­ci­mien­to a dos in­di­vi­duos. Pos­te­rior­men­te, a las 05:00 ho­ras re­gre­sa­ron cin­co per­so­nas, cua­tro con ar­mas de fue­go y de­to­na­ron en 15 oca­sio­nes, pa­ra des­pués dar­se a la fu­ga a bor­do de dos vehícu­los”.

El do­min­go ini­cia­ron las cam­pa­ñas lo­ca­les que de­fi­ni­rán nue­ve go­ber­na­do­res, y mi­les de pre­si­den­cias mu­ni­ci­pa­les y con­gre­sos lo­ca­les a lo lar­go y an­cho del país.

Cuauh­té­moc Blan­co arran­có a las 11 de la ma­ña­na arro­pa­do por los par­ti­dos de la coa­li­ción Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria, aun­que el lo­go­ti­po del Par­ti­do En­cuen­tro So­cial siem­pre apa­re­ce más gran­de en su pro­pa­gan­da. Yo soy #Tea­mCuauh es su slo­gan. Des­de ha­ce mu­chos años Mo­re­los vi­ve en aler­ta por la se­gu­ri­dad. Su ve­cin­dad con Gue­rre­ro lo ha con­ver­ti­do en re­fu­gio de lí­de­res de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da que han traí­do, con ellos, la vio­len­cia.

Des­de el ini­cio de su go­bierno, Gra­co Ra­mí­rez apos­tó por un mo­de­lo de man­do úni­co es­ta­tal que Cuauh­té­moc y sus ase­so­res com­ba­tie­ron con to­do.

Es cier­to: las am­bi­cio­nes y ob­se­sio­nes de Gra­co y su hi­jas­tro —aho­ra can­di­da­to a pe­sar de las ve­ces que Ra­mí­rez di­jo que no lo se­ría— no ayu­da­ron a sol­ven­tar un con­flic­to que no ayu­dó a que las co­sas fun­cio­na­ran co­mo se de­bía, pe­ro las ci­fras que da el se­cre­ta­ria­do eje­cu­ti­vo di­cen que, a pe­sar de lo que ha su­ce­di­do en el país en los últimos dos años, las ci­fras de ho­mi­ci­dio o se­cues­tro es­tán has­ta 20 por cien­to por de­ba­jo de don­de es­ta­ban en 2012.

Blan­co ya ha di­cho en es­tos me­ses que de lle­gar a la gu­ber­na­tu­ra echa­ría aba­jo el man­do úni­co y re­gre­sa­ría las po­li­cías a los pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les. ¿Có­mo? ¿Por qué? Quién sa­be.

Pe­ro él es el Cuau y to­do in­di­ca que se­rá go­ber­na­dor.

Quie­nes lo pos­tu­la­ron se ten­drán que ha­cer car­go.

Y quien sea que ga­ne la elec­ción pre­si­den­cial ten­drá un nue­vo do­lor de ca­be­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.