A los ca­na­llas hay que nom­brar­los

Milenio León - - Al Frente - RO­MÁN RE­VUEL­TAS RETES re­vuel­tas@mac.com

Los me­xi­ca­nos so­mos esen­cial­men­te bue­nos, tra­ba­ja­do­res, hon­ra­dos y pa­cí­fi­cos. Pe­ro, mi­ren us­te­des, ocu­rre que es­tas vir­tu­des no nos re­sul­tan tan evi­den­tes en el día a día: vi­vi­mos es­pan­ta­dos por ase­si­na­tos atro­ces, nos aco­rra­lan ban­das de ra­te­ros, nos ame­na­zan se­cues­tra­do­res crue­les e im­pla­ca­bles, te­me­mos que en cual­quier mo­men­to se apa­rez­ca al­guien pa­ra ex­tor­sio­nar­nos, so­mos atra­ca­dos en las ca­lles, des­con­fia­mos de la mis­mí­si­ma po­li­cía al pun­to de no re­cu­rrir a su au­xi­lio lue­go de su­frir un de­li­to, en fin, el co­rres­pon­dien­te por­cen­ta­je de com­pa­trio­tas ma­los, ha­ra­ga­nes, des­ho­nes­tos y vio­len­tos se­ría tan sig­ni­fi­ca­ti­vo que, al fi­nal, las pre­sun­tas bon­da­des pri­mi­ge­nias de nues­tro pue­blo ter­mi­nan por no pe­sar ya tan­to en la ba­lan­za.

¿Có­mo he­mos lle­ga­do has­ta aquí? Hay mu­chas ex­pli­ca­cio­nes, des­de lue­go, pe­ro las co­sas no son na­da sen­ci­llas: en Hon­du­ras y en El Sal­va­dor la cri­mi­na­li­dad es es­pe­luz­nan­te. En otro país cen­troa­me­ri­cano, Ni­ca­ra­gua, la gen­te es mu­cho más tran­qui­la sien­do que no se tra­ta de una na­ción más ri­ca ni mu­cho me­nos: la te­sis de que la de­lin­cuen­cia se de­ri­va di­rec­ta­men­te de la po­bre­za no se­ría en­ton­ces apli­ca­ble. Ca­ra­cas es la ciu­dad más pe­li­gro­sa del mun­do a pe­sar de que Ve­ne­zue­la ha fran­quea­do una “re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na” di­ri­gi­da, pre­sun­ta­men­te, a mi­ti­gar la pre­ca­rie­dad de las cla­ses po­pu­la­res. Y, en to­do ca­so, La­ti­noa­mé­ri­ca tie­ne la ta­sa de ho­mi­ci­dios más al­ta del pla­ne­ta: pe­ro ¿no es Áfri­ca mu­cho más po­bre que nues­tro sub­con­ti­nen­te?

Obra­dor, sin em­bar­go, es­ta­ble­ció una re­la­ción di­rec­ta en­tre la mi­se­ria y la de­lin­cuen­cia en el pasado de­ba­te. Y, no pier­de la opor­tu­ni­dad de de­nos­tar a nues­tras fuer­zas ar­ma­das por­que, di­ce, se de­di­can a “re­pri­mir al pue­blo”: no re­co­no­ce, ni agra­de­ce, que es­tén desem­pe­ñan­do, con­tra su vo­lun­tad, las ta­reas de com­ba­te a la de­lin­cuen­cia y de pro­tec­ción a los ciu­da­da­nos que los in­com­pe­ten­tes cuer­pos po­li­cia­cos no son ca­pa­ces de lle­var a ca­bo. Lo más preo­cu­pan­te, con to­do, es que, a par­tir de esa dis­po­si­ción su­ya a pre­sen­tar al de­lin­cuen­te co­mo una suer­te de dam­ni­fi­ca­do de un sis­te­ma so­cial in­jus­to, pre­fie­re no se­ña­lar a los ver­da­de­ros enemi­gos de Mé­xi­co, a sa­ber, esos ca­na­llas, au­tén­ti­cos mons­truos, que ni fue­ron nun­ca po­bres de ver­dad ni me­re­cen otra co­sa que ser com­ba­ti­dos con to­da la fuer­za del Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.