OBA­MA

QUIEN SE QUE­DE EN LA CA­SA BLAN­CA DE­CI­DI­RÁ SI MAN­TIE­NE EL OR­DEN ECO­NÓ­MI­CO U OPTA POR UN CAM­BIO.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - RO­BERT ZOELLICK

El 20 de enero de 2017, Hi­llary Clin­ton o Do­nald Trump he­re­da­rán el le­ga­do de Ba­rack Oba­ma, de la mis­ma for­ma en que és­te aún usa el man­da­to de Geor­ge W Bush co­mo re­fe­ren­cia del su­yo. A gran­des ras­gos, la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Oba­ma re­fle­jó una os­ci­la­ción del pén­du­lo que se ale­jó de lo que se con­si­de­ró co­mo el ac­ti­vis­mo agre­si­vo de su pre­de­ce­sor y gue­rras de lar­ga du­ra­ción.

Sin em­bar­go, el pró­xi­mo pre­si­den­te li­de­ra­rá un cues­tio­na­mien­to pú­bli­co, no so­lo de si las po­lí­ti­cas de Oba­ma crea­ron va­cíos que las fuer­zas hos­ti­les lle­na­ron, y si -y có­mo- de­be in­ter­ve­nir Es­ta­dos Uni­dos (EU).

El Pew Re­search Cen­ter in­for­mó que 57% de los es­ta­dou­ni­den­ses cree que EU de­be “li­diar con sus pro­pios pro­ble­mas” y “de­be de­jar que los de­más paí­ses en­fren­ten los su­yos de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble”.

Sin em­bar­go, una só­li­da ma­yo­ría for­mu­la ob­ser­va­cio­nes si­mi­la­res des­de la dé­ca­da de 1960. Es más, una ma­yo­ría sig­ni­fi­ca­ti­va aún es­tá de acuer­do con que EU no “de­be ir por su la­do en asun­tos in­ter­na­cio­na­les”.

La ma­yo­ría de am­bos par­ti­dos (Re­pu­bli­cano y De­mó­cra­ta) apo­yan la cam­pa­ña con­tra ISIS. Cer­ca de 77% di­ce que la OTAN es bue­na pa­ra el país. La ma­yo­ría aún es­tá a fa­vor del co­mer­cio internacional, aun­que los elec­to­res se preo­cu­pan por los sa­la­rios más ba­jos y la pér­di­da de em­pleos. En re­su­men, los es­ta­dou­ni­den­ses no es­tán se­gu­ros y es­tán preo­cu­pa­dos, pe­ro no son ais­la­cio­nis­tas. Mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses pa­re­cen preo­cu­pa­dos de que no se res­pe­ta a su país co­mo lo creían.

El pue­blo de EU tal vez des­ti­la im­pre­sio­nes que plan­tean un re­to es­tra­té­gi­co pa­ra el pró­xi­mo pre­si­den­te. El or­den eco­nó­mi­co y de se­gu­ri­dad de 70 años que EU ayu­dó a es­ta­ble­cer des­pués de la se­gun­da gue­rra mun­dial -y adap­tó en los años si­guien­tes-, se frac­tu­ra ba­jo la ten­sión. Des­pués de una lar­ga era de paz de las gran­des po­ten­cias y la me­jo­ra de la suer­te eco­nó­mi­ca, mu­chos die­ron por sen­ta­do el sis­te­ma internacional.

Los nom­bra­mien­tos de Clin­ton

Un gran éxi­to pa­ra la se­gun­da mi­tad del si­glo XX -la pa­cí­fi­ca in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca de Eu­ro­pa de­mo­crá­ti­ca- se tam­ba­lea al bor­de de la desunión. Las gran­des mi­gra­cio­nes de sus ve­ci­nos de­ses­pe­ra­dos ten­san la po­lí­ti­ca. Las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias ex­cep­cio­na­les del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo com­pra­ron tiem­po, pe­ro por sí so­lo no pue­de su­mi­nis­trar el cre­ci­mien­to que ali­via­ría el es­trés.

La Unión Eu­ro­pea (UE) to­da­vía no de­ci­de lo que va a ha­cer del Bre­xit, si un nue­vo ti­po de acuer­do eu­ro­peo o una lec­ción do­lo­ro­sa.

Las elec­cio­nes en Ale­ma­nia y Fran­cia, en 2017, van a de­ter­mi­nar si el cen­tro -na­cio­nal y en to­da Eu­ro­pa- se pue­de man­te­ner. A me­di­da que va a la de­ri­va a UE, Ru­sia, de Vla­di­mir Pu­tin, quie­re vol­ver a con­fi­gu­rar las fron­te­ras en Ucra­nia y Geor­gia, y ame­na­za al Bál­ti­co, ma­ni­pu­la la po­lí­ti­ca eu­ro­pea y de EU y le re­cuer­da al mun­do sus pre­rro­ga­ti­vas de po­der.

Si la UE se di­vi­de más, pue­de so­bre­ve­nir la lu­cha del si­glo XXI pa­ra lo­grar un equi­li­brio de po­der, el úl­ti­mo en un lar­go dra­ma de la his­to­ria eu­ro­pea.

En la re­gión In­do-Pa­cí­fi­co, la pre­gun­ta es si Bei­jing bus­ca­rá la he­ge­mo­nía re­gio­nal o un ajus­te al or­den ac­tual. Ja­pón, la In­dia, y los paí­ses del sud­es­te de Asia se re­po­si­cio­nan a sí mis­mos y a sus re­la­cio­nes con EU, mien­tras que Chi­na da se­ña­les de sus in­ten­cio­nes.

En 2017, se es­pe­ra que el nue­vo Co­mi­té Per­ma­nen­te del Bu­ró Po­lí­ti­co del pre­si­den­te Xi Jin­ping ofrez­ca su di­rec­ción pa­ra el fu­tu­ro, in­clu­yen­do la tran­si­ción eco­nó­mi­ca de Chi­na.

En el no­res­te de Asia, las ar­mas nu­clea­res y los mi­si­les de lar­go al­can­ce que es­tán ba­jo el con­trol del jo­ven lí­der Kim Jong Un van a desafiar la po­lí­ti­ca de Oba­ma de “pa­cien­cia es­tra­té­gi­ca”.

La nue­va ad­mi­nis­tra­ción de EU se de­fi­ni­rá por las per­so­nas. Al equi­po de Clin­ton lo va a opa­car el fan­tas­ma del em­ba­ja­dor Ri­chard Hol­broo­ke, cu­ya muer­te le pri­vó de un ami­go cu­yo ac­ti­vis­mo ha­bría im­pul­sa­do la po­lí­ti­ca.

Pro­ba­ble­men­te re­cu­rra a ex­fun­cio­na­rios que, en su ma­yo­ría, son co­no­ci­dos en el mun­do. Ja­ke Su­lli­van, quien ac­tuó co­mo je­fe de Pla­nea­ción Po­lí­ti­ca en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do ba­jo el man­do de Clin­ton, es su di­rec­tor de Po­lí­ti­cas de la cam­pa­ña, y Tom Do­ni­lon, exa­se­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de Oba­ma, es una fi­gu­ra im­por­tan­te en el equi­po de tran­si­ción de Clin­ton.

Otras per­so­nas que uno po­dría es­pe­rar que asu­man los al­tos pues­tos en la ad­mi­nis­tra­ción Clin­ton son Mi­ché­le Flour­noy, Jim Stein­berg, Bill Burns y Kurt Camp­bell; cuen­tan con el res­pe­to a ni­vel internacional. Clin­ton po­dría su­mar a exo­fi­cia­les del Ejér­ci­to de al­to ran­go a la mez­cla, co­mo el al­mi­ran­te re­ti­ra­do Jim Sta­vri­dis, aho­ra de­cano de la Es­cue­la de De­re­cho y Di­plo­ma­cia Flet­cher de la Uni­ver­si­dad de Tuffs.

Ad­mi­ra­dor de “hom­bres au­to­ri­ta­rios”

Do­tar de per­so­nal a la ad­mi­nis­tra­ción de Trump es una ta­rea más di­fí­cil de adi­vi­nar por­que de­ma­sia­dos re­pu­bli­ca­nos ex­pe­ri­men­ta­dos se opo­nen a él. Un ase­sor no­ta­ble es Mi­chael Flynn, el te­nien­te ge­ne­ral re­ti­ra­do y ex­di­rec­tor de la Agen­cia de In­te­li­gen­cia de De­fen­sa, quien acom­pa­ñó a Trump a los in­for­mes de In­te­li­gen­cia.

Tam­bién es­tán los ex­fun­cio­na­rios re­pu­bli­ca­nos que se man­tu­vie­ron al mar­gen, tal vez con la es­pe­ran­za de que po­drían mol­dear la for­ma de pen­sar de Trump. Los as­pi­ran­tes a ser los Tho­mas Crom­well pro­ba­ble­men­te se sien­tan frus­tra­dos por su na­tu­ra­le­za nar­ci­sis­ta e ins­tin­tos re­fle­xi­vos.

De he­cho, la per­so­na­li­dad de Trump tal vez sea el me­jor in­di­ca­dor de su po­lí­ti­ca ex­te­rior. “To­do es ne­go­cia­ble”, es su ex­pli­ca­ción fa­vo­ri­ta. Ac­túa ca­so por ca­so, se­ña­la las pos­tu­ras ex­tre­mas y des­pués im­pro­vi­sa.

Trump ad­mi­ra a per­so­nas que ca­ta­lo­ga co­mo “hom­bres fuer­tes”, co­mo los pre­si­den­tes Pu­tin y Xi, e in­clu­so al fa­lle­ci­do Sad­dam Hus­sein. Ru­sia y Chi­na cons­pi­ran pa­ra ali­men­tar el ego de Trump, mien­tras que se apro­ve­chan de su ig­no­ran­cia en po­lí­ti­ca ex­te­rior con el fin de so­ca­var las alian­zas de EU.

Trump afir­ma que EU per­dió de­ma­sia­do tiem­po y di­ne­ro tra­tan­do de re­sol­ver los pro­ble­mas del mun­do, así que tal vez es­ta­ría sa­tis­fe­cho de ce­der te­mas com­pli­ca­dos a otros. Pe­ro na­die sa­be có­mo res­pon­de­rá la va­ni­dad de Trump, si una con­tra­par­te en el ex­tran­je­ro lo me­nos­pre­cia.

Sin du­da, Trump no va­lo­ra la fia­bi­li­dad de EU en alian­zas y sis­te­mas eco­nó­mi­cos de lar­go tiem­po. Las obli­ga­cio­nes de los tra­ta­dos se­rán con­tra­tos su­je­tos a una re­ne­go­cia­ción.

Trump pa­re­ce arro­gan­te acer­ca del pa­pel de EU en ofre­cer una di­sua­sión nu­clear pa­ra (a par­tir de aho­ra) alia­dos que no tie­nen ca­pa­ci­dad nu­clear. Las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas se­rán de su­ma ce­ro y mer­can­ti­lis­tas. Uno de­be es­pe­rar ame­na­zas en au­men­tos de aran­ce­les y obs­truc­cio­nes al co­mer­cio y a la in­ver­sión: las re­pre­sa­lias pro­ba­ble­men­te lle­va­ría a ne­go­cia­cio­nes tem­pes­tuo­sas y da­ños co­la­te­ra­les pa­ra los mer­ca­dos.

Hay una gran po­si­bi­li­dad de que Trump re­nun­cie a la agenda cli­má­ti­ca de Pa­rís, in­ten­te cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co, de­por­tar in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, y eri­gir ba­rre­ras al co­mer­cio. Sus ac­cio­nes con­tra Mé­xi­co pue­den im­pul­sar el apo­yo a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, un po­lí­ti­co po­pu­lis­ta y pro­tec­cio­nis­ta, y con­tra EU, en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Mé­xi­co, en 2018.

Clin­ton co­mo pre­si­den­te tam­bién go­ber­na­ría con al­gu­nos te­mas pre­do­mi­nan­tes. El pre­si­den­te de su cam­pa­ña, John Po­des­ta, tie­ne un gran in­te­rés en el cam­bio cli­má­ti­co. Ca­lla­da­men­te ayu­dó a or­ga­ni­zar el acuer­do cli­má­ti­co Oba­ma-Xi y, pro­ba­ble­men­te, bus­ca­ría con­ti­nuar so­bre esa ba­se, po­si­ble­men­te co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do. Clin­ton tam­bién avan­za­ría su de­fen­sa de to­da la vi­da pa­ra de opor­tu­ni­da­des pa­ra las mu­je­res.

Tan­to Clin­ton co­mo Trump pro­ba­ble­men­te se en­fo­quen, pri­me­ro, en las frus­tra­cio­nes in­ter­nas, es­pe­cial­men­te las eco­nó­mi­cas. Ha­brá opor­tu­ni­da­des pa­ra que Clin­ton com­bi­ne sus pos­tu­ras so­bre la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra y la mi­gra­ción con pro­fun­dos víncu­los nor­te­ame­ri­ca­nos, un te­ma de in­te­rés tan­to pa­ra la co­mu­ni­dad his­pa­na co­mo pa­ra la em­pre­sa­rial.

Las po­lí­ti­cas de ener­gía de Trump po­drían au­men­tar las op­cio­nes de pro­duc­ción de EU, pe­ro sus ame­na­zas so­bre el co­mer­cio pro­yec­tan una os­cu­ra som­bra so­bre el cre­ci­mien­to.

Eu­ro­pa se que­da pa­ra los eu­ro­peos

Los pro­ble­mas de Eu­ro­pa pro­ba­ble­men­te se de­jen en las ma­nos de los eu­ro­peos, aun­que Clin­ton res­pe­ta­ría las obli­ga­cio­nes de la OTAN y ac­tua­ría con fir­me­za, pe­ro no de for­ma be­li­ge­ran­te, ha­cia Ru­sia. Trump, de for­ma ex­tra­ña, sien­te ad­mi­ra­ción por Pu­tin y apo­ya los mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas po­pu­lis­tas de Eu­ro­pa. Pa­re­ce des­de­ñar la in­ver­sión his­tó­ri­ca de la in­te­gra­ción eu­ro­pea y la ga­ran­tía de se­gu­ri­dad trans­atlán­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos. Los con­flic­tos fis­ca­les con Eu­ro­pa tie­nen más pro­ba­bi­li­dad que una ne­go­cia­ción de los es­tán­da­res mo­der­ni­za­dos de co­mer­cio del es­tan­ca­do Acuer­do Tran­satlán­ti­co de Co­mer­cio e In­ver­sión.

“Hay una gran po­si­bi­li­dad de que Trump in­ten­te cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co y eri­gir ba­rre­ras al co­mer­cio. Sus ac­cio­nes pue­den im­pul­sar el apo­yo a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Mé­xi­co en 2018.”

Has­ta pron­to. El 8 de no­viem­bre los es­ta­dou­ni­den­ses vo­ta­rán a su nue­vo pre­si­den­te y des­pe­di­rán a Ba­rack Oba­ma, quien por ocho años ha ocu­pa­do la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.