Los her­ma­nos Gup­ta, em­pre­sa­rios sud­afri­ca­nos cer­ca­nos al po­der y la co­rrup­ción

Ajay, Atul y Ra­jesh Gup­ta, em­pre­sa­rios y so­cios del ac­tual go­bierno, sur­gen de la tran­si­ción en­tre el apart­heid y el Con­gre­so Na­cio­nal Afri­cano.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - JO­SEPH COTTERILL

Lo que co­men­zó co­mo una con­fa­bu­la­ción en un ni­vel de co­rrup­ción re­la­ti­va­men­te ba­jo, evo­lu­cio­nó a la cap­tu­ra del Es­ta­do y a dar­le un nue­vo uso a las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les".

Ja­cob Zu­ma so­bre­vi­vió al oc­ta­vo in­ten­to par­la­men­ta­rio pa­ra des­pe­dir­lo la se­ma­na an­te­pa­sa­da, el in­ten­to más se­rio lue­go de la cre­cien­te irri­ta­ción na­cio­nal tan­to con el pre­si­den­te sud­afri­cano co­mo con el declive de su po­de­ro­so Con­gre­so Na­cio­nal Afri­cano ( CNA). La his­to­ria es­tá cen­tra­da en tres her­ma­nos de me­dia­na edad pro­ce­den­tes de una fa­mi­lia in­dia.

“Nos le­van­ta­mos con­tra los Gup­ta, quie­nes re­con­fi­gu­ran el ga­bi­ne­te… quie­nes nom­bran los con­se­jos (de las gran­des em­pre­sas es­ta­ta­les)... quie­nes se ase­gu­ran de que nues­tra eco­no­mía cai­ga y es­té en re­ce­sión”, gri­ta Ju­lius Ma­le­ma, lí­der del gru­po ra­di­cal de los Lu­cha­do­res por la Li­ber­tad Eco­nó­mi­ca, bra­zo es­cin­di­do del CNA.

Los su­je­tos de es­te fe­roz ata­que son los em­pre­sa­rios Ajay, Atul y Ra­jesh Gup­ta, quie­nes lle­ga­ron a Su­dá­fri­ca en la dé­ca­da de 1990, jus­to cuan­do el país sur­gía de las som­brías dé­ca­das del apart­heid.

Po­dría ser fá­cil ca­rac­te­ri­zar su as­cen­so co­mo sin­to­má­ti­co de la nue­va era en la eco­no­mía más so­fis­ti­ca­da de Áfri­ca, abier­ta a las opor­tu­ni­da­des mien­tras vol­vía a re­la­cio­nar­se con el res­to del mun­do. De he­cho, a los Gup­ta aho­ra se les con­si­de­ra co­mo los amos del “es­ta­do som­bra” y son el sím­bo­lo de los de­fec­tos de la tran­si­ción del

apart­heid a la de­mo­cra­cia. En el cen­tro de las crí­ti­cas ha­cia los her­ma­nos es­tán sus fuer­tes víncu­los con la éli­te po­lí­ti­ca, so­bre to­do con Zu­ma, quien tie­ne re­la­cio­nes es­tre­chas con ellos des­de an­tes de que se con­vir­tie­ra en pre­si­den­te, en 2009, y más re­cien­te­men­te con su hi­jo Du­du­za­ne. “Lo que co­men­zó co­mo una con­fa­bu­la­ción en un ni­vel de co­rrup­ción re­la­ti­va­men­te ba­jo en­tre la fa­mi­lia Zu­ma y los Gup­ta, evo­lu­cio­nó a la cap­tu­ra del Es­ta­do y a dar­le un nue­vo uso a las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les”. Así con­clu­yó un re­cien­te in­for­me ela­bo­ra­do por un gru­po de aca­dé­mi­cos pa­ra el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de Asun­tos Pú­bli­cos.

Por me­dio de los nom­bra­mien­tos de Zu­ma, la “fa­mi­lia” pre­sun­ta­men­te co­lo­có mi­nis­tros y fun­cio­na­rios pa­ra que im­ple­men­ta­ran po­lí­ti­cas pa­ra fa­vo­re­cer a sus em­pre­sas so­ca­van­do las am­bi­cio­nes del CNA de “una trans­for­ma­ción ra­di­cal de la eco­no­mía” a tra­vés del em­po­de­ra- mien­to de la ma­yo­ría ne­gra del país. “Aten ca­bos”, di­ce Pra­vin Gord­han, ex­mi­nis­tro de fi­nan­zas a quien Zu­ma des­pi­dió es­te año.

El Mi­nis­te­rio del Te­so­ro de Gord­han se opu­so a la pre­sun­ta in­fil­tra­ción de em­pre­sas de pro­pie­dad es­ta­tal. Su ayu­dan­te afir­mó, el año pa­sa­do, que los Gup­ta le ofre­cie­ron 45 mi­llo­nes de dó­la­res ( mdd) si acep­ta­ba el pues­to prin­ci­pal en 2015.

El pre­si­den­te y los Gup­ta nie­gan las acu­sa­cio­nes en su con­tra. La "fa­mi­lia" agre­ga que ellos le da­rían la bien­ve­ni­da a una in­ves­ti­ga­ción ple­na, y que so­la­men­te 8.9% de sus in­gre­sos pro­vie­ne di­rec­ta­men­te de con­tra­tos es­ta­ta­les. En una en­tre­vis­ta po­co ha­bi­tual, Atul Gup­ta di­jo a la BBC que “el mo­no­po­lio ca­pi­ta­lis­ta de pro­pie­dad blan­ca no quie­re que ha­ga­mos ne­go­cios en el país” y pro­mue­ve las crí­ti­cas so­bre la “fa­mi­lia”.

Las crí­ti­cas po­lí­ti­cas y las pro­tes­tas pú­bli­cas pa­san fac­tu­ra so­bre la “fa­mi­lia” y sus alia­dos, ali­men­tan­do es­pe­cu­la­cio­nes de que el con­trol del po­der de los Gup­ta tal vez co­mien­za a de­bi­li­tar­se. La po­lé­mi­ca so­ca­va los pla­nes de Zu­ma de de­jar el es­ce­na­rio po­lí­ti­co ba­jo sus pro­pios tér­mi­nos cuan­do ter­mi­ne su man­da­to en 2019.

El es­cru­ti­nio so­bre los acuer­dos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les de los Gup­ta tam­bién va en au­men­to. El Cen­tro de Pe­rio­dis­mo de In­ves­ti­ga­ción amaBhun­ga­ne di­ce que el di­ne­ro de los con­tra­tos es­ta­ta­les se la­vó en el ex­tran­je­ro en una “la­van­de­ría de Du­bai”, una acu­sa­ción que los Gup­ta ne­ga­ron. El año pa­sa­do, los ma­yo­res ban­cos de Su­dá­fri­ca blo­quea­ron las cuen­tas em­pre­sa­ria­les de los Gup­ta. “Na­die va a re­vi­sar un cen­ta­vo del di­ne­ro de los Gup­ta”, di­jo un al­to ban­que­ro de Johan­nes­bur­go.

Tal gra­do de in­ves­ti­ga­ción pú­bli­ca es muy in­có­mo­da pa­ra la “fa­mi­lia” que pro­te­ge su pri­va­ci­dad de­trás de los mu­ros de un com­ple­jo de cua­tro man­sio­nes en Johan­nes­bur­go. “Pro­ve­ni­mos de fa­mi­lias que no mues­tran o ex­po­nen sus ne­go­cios a otros”, di­jo Atul Gup­ta al Sun­day

Ti­mes de Su­dá­fri­ca, en 2011. Sin em­bar­go, a pe­sar de que re­cla­man pri­va­ci­dad, es po­si­ble ver la vi­da lu­jo­sa que lle­van. En 2013 ofre­cie­ron una bo­da, con ce­le­bri­da­des, pa­ra su so­bri­na. Los in­vi­ta­dos vo­la­ron des­de la In­dia a una ba­se aé­rea del go­bierno sud­afri­cano, al­go que vol­vió a irri­tar a los con­tri­bu­yen­tes.

Eso es­tá a un mun­do de dis­tan­cia de Saha­ran­pur, en el nor­te de la In­dia, don­de Ajay, de 51 años, Atul, de 48 años y Ra­jesh (Tony) de 45 años, cre­cie­ron en un pe­que­ño con­jun­to de de­par­ta­men­tos jun­to a su pa­dre quien los ins­tó a ha­cer sus for­tu­nas.

Cuan­do Atul Gup­ta lle­gó a Su­dá­fri­ca, en 1993, el país to­da­vía es­ta­ba ba­jo el ré­gi­men de una mi­no­ría blan­ca y mu­chos creían que la gue­rra ci­vil era in­mi­nen­te. En su lu­gar, la pa­cí­fi­ca tran­si­ción pu­so el po­der en las ma­nos del CNA, re­cién sa­li­dos del exi­lio y con po­co co­no­ci­mien­to de los ne­go­cios. Uno de ellos fue Zu­ma, el ac­tual vi­ce­pre­si­den­te del CNA con quien los Gup­ta se reunie­ron en 2001.

Aho­ra el ma­yor pe­li­gro pa­ra los Gup­ta es el pro­pio Zu­ma, quien po­dría sa­cri­fi­car­los pa­ra tran­qui­li­zar el ner­vio­sis­mo del CNA y sua­vi­zar su sa­li­da. “Hay un es­fuer­zo si­len­cio­so pa­ra ale­jar a Zu­ma de los Gup­ta”, di­ce Pe­ter Bru­ce, del gru­po de me­dios Ti­so Blacks­tar. Zu­ma, agre­ga, es un im­pla­ca­ble so­bre­vi­vien­te po­lí­ti­co quien “al fi­nal arro­ja a to­dos de­ba­jo del au­to­bús”.

Atul Gup­ta, uno de los tres her­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.