Di­ne­ro por sus lu­jos

Los sú­per ri­cos se in­cli­nan por prés­ta­mos que tie­nen co­mo ga­ran­tía sus Pors­ches, Rem­brandts o man­sio­nes.

Milenio - Mercados Milenio - - PULSO DE INVERSIÓN - LUCY WARWICK- CHING

Los lla­ma­dos prés­ta­mos so­bre ac­ti­vos de lu­jo es­tá en au­men­to, so­bre to­do en­tre em­pre­sa­rios y per­so­nas ri­cas en pro­pie­da­des pe­ro a los que les fal­ta di­ne­ro en efec­ti­vo. NHW Len­ding, un ser­vi­cio de ca­sa de em­pe­ño de ga­ma al­ta, di­ce que el nú­me­ro de per­so­nas que so­li­ci­tan prés­ta­mos y que los ga­ran­ti­zan con sus au­to­mó­vi­les clá­si­cos subió 35% en­tre oc­tu­bre y mar­zo, en com­pa­ra­ción con los seis meses an­te­rio­res, y 27% en com­pa­ra­ción con el mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior.

Des­de su lan­za­mien­to a prin­ci­pios de año, la com­pa­ñía ya pres­tó 1.3 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) que se ga­ran­ti­za­ron con au­to­mó­vi­les clá­si­cos, y un clien­te ob­tu­vo un prés­ta­mo de 195 mil dó­la­res con la ga­ran­tía de un Lin­coln Zephyr de 1939, un Pors­che 911 y un Sam­ba Bus de VW de 1957. Otro clien­te ad­qui­rió un prés­ta­mo de 156 mil dó­la­res con la ga­ran­tía de un Bentley S2 con­ver­ti­ble de 1962.

Ash­ley Mad­dox, co­fun­da­dor de AG Clas­sic Au­to­mo­bi­les, atri­bu­ye el cre­ci­mien­to de la de­man­da de es­te ti­po de prés­ta­mos al au­men­to de va­lor de los co­ches clá­si­cos. El ín­di­ce Knight Frank Lu­xury de au­to­mó­vi­les clá­si­cos subió 467% du­ran­te una dé­ca­da has­ta mar­zo de 2016.

Hay tres fac­to­res prin­ci­pa­les que im­pul­san las va­lo­ra­cio­nes de los co­ches clá­si­cos, ex­pli­ca Mad­dox: “La ra­re­za, la his­to­ria de­trás de una mar­ca par­ti­cu­lar de un co­che y su ‘fac­tor pa­ra sor­pren­der’ en ge­ne­ral”.

Los co­ches de ca­rre­ras son par­ti­cu­lar­men­te atrac­ti­vos y un Fe­rra­ri 275 Spi­der de 1967 idén­ti­co al que con­du­jo Ste­ve McQueen en la pe­lí­cu­la So­cie­dad pa­ra el cri­men, re­cien­te­men­te tu­vo una va­lo­ra­ción de 27,500 mdd.

A prin­ci­pios de es­te año, Bon­hams, la ca­sa de subas­tas, ven­dió un Ja­guar E-Ty­pe Light­weight Com­pe­ti­tion ori­gi­nal de 1963 en 7,400 mdd, lo que lo con­vir­tió en el E-Ty­pe más va­lio­so que se ha­ya ven­di­do en una subas­ta.

“Es­ta­mos muy con­ten­tos de pres­tar con la ga­ran­tía de los co­ches clá­si­cos por­que es más fá­cil va­li­dar­los co­mo ge­nui­nos en com­pa­ra­ción con otros ac­ti­vos va­lio­sos, y por­que su va­lor va en au­men­to”, di­ce Ben Shaw, fun­da­dor y di­rec­tor de HNW Len­ding. “Es­to significa que cual­quier ries­go po­ten­cial al que nos en­fren­te­mos en tér­mi­nos de in­cum­pli­mien­tos de pa­gos es me­nor que en otras áreas”.

A las per­so­nas ri­cas les gus­tan los pres­ta­mis­tas con ga­ran­tía de bienes de lu­jo por­que pro­me­ten dis­cre­ción, va­lo­ra­cio­nes de ex­per­tos y un ser­vi­cio per­so­na­li­za­do, y afir­man que pue­den ofre­cer prés­ta­mos de ga­ma al­ta en cues­tión de ho­ras. Tam­po­co sue­len rea­li­zar re­vi­sio­nes de cré­di­to y, por lo tan­to, no de­jan una pre­sen­cia de cré­di­to. Tra­di­cio­nal­men­te, los prin­ci­pa­les par­ti­ci­pan­tes en es­te mer­ca­do eran pe­que­ños ne­go­cios que se cen­tra­ban en un ti­po de ac­ti­vo en par­ti­cu­lar, co­mo ar­te o co­ches, pe­ro más com­pa­ñías en­tran al mer­ca­do y am­plían sus mo­de­los de ne­go­cio.

Los ex­per­tos di­cen que los clien­tes uti­li­zan el di­ne­ro pa­ra ce­rrar acuer­dos de pro­pie­da­des, ha­cer una rá­pi­da in­ver­sión o pa­gar im­pues­tos. Los clien­tes con un flu­jo irre­gu­lar de efec­ti­vo y que tie­nen ac­ce­so a la deu­da ban­ca­ria son los que sue­len te­ner la par­te más am­plia y fle­xi­ble de su deu­da en es­te ti­po de prés­ta­mos.

Hugh Wa­de- Jo­nes, di­rec­tor ge­ne­ral de En­ness Pri­va­te Clients, un co­rre­dor hi­po­te­ca­rio de ga­ma al­ta, di­ce que los clien­tes pi­den for­mas más ima­gi­na­ti­vas pa­ra ayu­dar­les a com­prar pro­pie­da­des con en­deu­da­mien­tos ga­ran­ti­za­dos con ac­ti­vos ac­tua­les. “To­do, des­de un Rem­brandt has­ta un Jeff Koons pue­de con­si­de­rar­se co­mo una ga­ran­tía pa­ra una hi­po­te­ca,” ex­pli­ca.

Di­ce que al­gu­nos pres­ta­mis­tas re­quie­ren la ga­ran­tía fí­si­ca de la pie­za o co­lec­ción, pe­ro En­ness tra­ba­ja con un pres­ta­mis­ta que le per­mi­te a las per­so­nas con­ser­var la po­se­sión de su ac­ti­vo du­ran­te el pe­rio­do del prés­ta­mo.

Los prés­ta­mos nor­mal­men­te son a cor­to pla­zo y el due­ño pue­de re­cu­pe­rar los bienes en cual­quier mo­men­to al li­qui­dar­lo to­tal­men­te más los in­te­re­ses. Si el ac­ti­vo ba­ja de va­lor, el pres­ta­mis­ta nor­mal­men­te asu­me el gol­pe, por lo que se vuel­ve cru­cial que en pri­mer lu­gar la va­lua­ción de los ac­ti­vos se ha­ga co­rrec­ta­men­te.

Una for­ma al­ter­na­ti­va de in­ver­tir en es­te mer­ca­do es a tra­vés de Om­nia que en­tró en el mer­ca­do de in­ver­so­res del Reino Uni­do con el lan­za­mien­to de un nue­vo bono, el Om­nia Cor­po­ra­te Bond. Om­nia le pa­ga a la gen­te un in­gre­so a cam­bio de acep­tar el va­lor so­bre el ac­ti­vo, el cual se in­clu­ye den­tro del bono cor­po­ra­ti­vo. “Ofre­ci­mos du­ran­te al­gún tiem­po fi­nan­cia­mien­to ase­gu­ra­do con­tra las in­ver­sio­nes de pa­sión, co­mo obras de ar­te, pe­ro aho­ra hi­ci­mos po­si­ble que los due­ños ten­gan un flu­jo de efec­ti­vo re­si­dual con el va­lor de sus ac­ti­vos sin te­ner que ven­der­los”, di­ce Da­niel Han­sen, di­rec­tor eje­cu­ti­vo y fun­da­dor de Om­nia.

Sin em­bar­go, a pe­sar de que los prés­ta­mos con ga­ran­tía so­bre los bienes de lu­jo se vuel­ven más po­pu­la­res, la ma­yo­ría de los ex­per­tos no re­co­mien­da es­te ti­po de prés­ta­mos pa­ra clien­tes or­di­na­rios.

Char­les Boul­ton, di­rec­tor de mer­ca­do del Reino Uni­do de HSBC Pri­va­te Ban­king, di­ce que “pa­ra clien­tes que tie­nen un pa­tri­mo­nio ne­to su­per al­to y que so­li­ci­tan prés­ta­mos con ga­ran­tía so­bre es­te ti­po de ac­ti­vos pa­ra fi­nan­ciar com­pras de pro­pie­da­des pro­ba­ble­men­te no sea la op­ción más ren­ta­ble pa­ra ellos”.

La ga­ran­tía. Los co­ches de ca­rre­ras en­tre los más atrac­ti­vos, co­mo el Fe­rra­ri 275 Spi­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.