La ho­ra de Trump

Al pa­re­cer la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción no ha so­pe­sa­do los cam­bios que pre­ten­de re­ne­go­ciar so­bre el TLCAN y co­rre el ries­go de que fir­mas de EU sal­gan de su pro­pio país.

Milenio - Mercados Milenio - - PULSO DE INVERSIÓN - SHAWN DONNAN

Des­de su ubi­ca­ción en las ori­llas del río Mis­sis­sip­pi de Mark Twain, has­ta su com­pro­mi­so de usar ace­ro es­ta­dou­ni­den­se, la em­pre­sa Wi­ne­gard Com­pany, es el ti­po de fá­bri­ca fa­mi­liar que on­dea la ban­de­ra de Es­ta­dos Uni­dos (EU) y le gus­ta ce­le­brar a Do­nald Trump.

Los pla­tos pa­ra te­le­vi­sión sa­te­li­tal que su plan­ta en Bur­ling­ton, Io­wa, pro­du­ce ca­da tres o cua­tro se­gun­dos, se en­cuen­tran en los te­chos de ca­si to­das las ca­sas de los estadounidenses, mien­tras que sus an­te­nas abo­ve­da­das lle­van in­ter­net mó­vil y te­le­vi­sión a le­gio­nes de abue­los que cru­zan el país en re­mol­ques.

Pe­ro en es­tos días, los eje­cu­ti­vos de la com­pa­ñía fa­bri­can­te de an­te­nas, con se­de en uno de los mu­chos con­da­dos del Me­dio Oes­te don­de Trump ga­nó las elec­cio­nes del año pa­sa­do, es­tán per­ple­jos con el pre­si­den­te.

Des­pués de pre­sen­tar la agen­da de “He­cho en Es­ta­dos Uni­dos”, di­se­ña­da pa­ra res­ta­ble­cer los em­pleos ma­nu­fac­tu­re­ros y co­mo par­te cen­tral de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, en reali­dad ha­ce que los ne­go­cios sean más com­pli­ca­dos pa­ra Wi­ne­gard, po­nién­do­la en una si­tua­ción don­de ca­be la po­si­bi­li­dad de con­si­de­rar el tras­la­dar su pro­duc­ción fue­ra de EU, por pri­me­ra vez en su his­to­ria.

El em­pu­je de Trump en la re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN), po­ne en ries­go la in­cur­sión de Wi­ne­gard en el mer­ca­do me­xi­cano, el cual re­gis­tra un rá­pi­do cre­ci­mien­to y que el fa­bri­can­te ha es­ta­do con­si­de­ran­do por mu­cho tiem­po. “Mé­xi­co es un país en de­sa­rro­llo y es muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros. Tra­ba­jan con la mis­ma tec­no­lo­gía que no­so­tros fa­bri­ca­mos y he­mos co­mer­cia­li­za­do en los úl­ti­mos 15 años”, di­ce Jim Rif­fel, ge­ren­te ge­ne­ral de la División de Sa­té­li­te de Wi­ne­gard y un ve­te­rano de ca­si 40 años en la com­pa­ñía. “Lo que ha­ce el TLCAN es real­men­te sen­ci­llo, nos co­lo­ca en igual­dad de con­di­cio­nes con nues­tros com­pe­ti­do­res”.

Al exa­mi­nar el mo­de­lo de ne­go­cio de Wi­ne­gard, es po­si­ble des­cu­brir có­mo el na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co del pre­si­den­te cho­ca con las com­ple­ji­da­des de lo que real­men­te significa “He­cho en EU” en el mun­do ac­tual.

Fun­da­da en 1953, Wi­ne­gard da tra­ba­jo a 400 em­plea­dos y tie­ne una cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va muy pa­re­ci­da a la de las ági­les em­pre­sas ale­ma­nas lla­ma­das mit­tels­tand (py­mes).

La ca­de­na de su­mi­nis­tro y los clien­tes de Wi­ne­gard se ex­tien­den mu­cho más allá de las lla­nu­ras de Io­wa. La ma­yor par­te de sus com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos pro­vie­nen de Asia. Su nue­vo mer­ca­do de ma­yor cre­ci­mien­to es­tá en Mé­xi­co.

Des­de abril, el go­bierno de Trump desa­rro­lla un plan pa­ra res­trin­gir las im­por­ta­cio­nes de ace­ro, con el ob­je­ti­vo de ele­var su pre­cio y ayu­dar a la in­dus­tria na­cio­nal que se en­cuen­tra en pro­ble­mas y se que­ja de la com­pe­ten­cia des­leal chi­na. Pa­ra Wi­ne­gard eso significa pre­cios más al­tos en un in­su­mo cla­ve.

“Fran­ca­men­te ya pa­sa­mos por es­to con an­te­rio­ri­dad, sue­na ge­nial (pa­ra la gen­te de Was­hing­ton). Vas a per­mi­tir que las si­de­rúr­gi­cas ga­nen más di­ne­ro. Así que aho­ra nues­tro pre­cio del ace­ro va a su­bir”, di­ce Gran Whip­ple, pre­si­den­te de Wi­ne­gard. “Si tra­ta­mos de com­pe­tir a ni­vel glo­bal (el re­sul­ta­do es que) el pre­cio nos sa­ca del mer­ca­do… ¿qué significa eso pa­ra no­so­tros? Te­ne­mos que mo­ver nues­tra pro­duc­ción a otra par­te pa­ra te­ner ven­ta­ja; ya sea ir a Mé­xi­co o a Asia”.

Trump ha ame­na­za­do mu­cho y ha lo­gra­do po­co en te­mas co­mer­cia­les. Ya re­ti­ró a EU de la Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­co (TPP) que ne­go­ció el go­bierno de Oba­ma. Aho­ra su ma­yor prue­ba co­mer­cial se en­cuen­tra en la re­ne­go­cia­ción del acuer­do que tie­ne 23 años de an­ti­güe­dad,

el TLCAN, al que Trump se opu­so du­ran­te su cam­pa­ña de 2016.

Un TLCAN re­ne­go­cia­do se man­tie­ne co­mo par­te cen­tral de la ofen­si­va “He­cho en EU” de Trump. Su ob­je­ti­vo, im­per­tur­ba­ble, es que re­gre­sen a su país los em­pleos ma­nu­fac­tu­re­ros que se en­cuen­tran en Mé­xi­co, gra­cias a que en las úl­ti­mas dos dé­ca­das se han con­ver­ti­do en una im­por­tan­te ba­se de pro­duc­ción de ba­jo cos­to pa­ra las em­pre­sas estadounidenses. Los ase­so­res de Trump ha­blan so­bre “repatriar” las ca­de­nas de su­mi­nis­tro.

Sin em­bar­go, la ame­na­za de cam­pa­ña de Trump pa­ra apli­car “im­pues­tos fron­te­ri­zos” a com­pa­ñías que tras­la­den plan­tas a Mé­xi­co al pa­re­cer mu­rió. En su lu­gar, su go­bierno pu­so el ob­je­ti­vo de re­du­cir el dé­fi­cit co­mer­cial anual de 64,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd), en gran par­te me­dian­te la re­ela­bo­ra­ción de “las re­glas de ori­gen”.

To­da­vía no que­da cla­ra la for­ma có­mo los ne­go­cia­do­res estadounidenses pla­nean re­ne­go­ciar las re­glas de ori­gen en las con­ver­sa­cio­nes ace­le­ra­das que quie­ren con­cluir a prin­ci­pios de 2018, ya que el pró­xi­mo ju­lio se ce­le­bra­rán elec­cio­nes en Mé­xi­co.

Al ha­blar an­te el Eco­no­mic Club de Was­hing­ton, DC, el mes pa­sa­do, Wil­bur Ross, el in­ver­sio­nis­ta mul­ti­mi­llo­na­rio y ac­tual se­cre­ta­rio de Co­mer­cio, ci­tó las re­glas de ori­gen del TLCAN pa­ra los au­to­mó­vi­les co­mo evi­den­cia de la ob­so­les­cen­cia del pac­to. “Quien lo re­dac­tó pen­só que era muy, pe­ro muy as­tu­to es­pe­ci­fi­car las par­tes pa­ra las que se apli­can es­tas re­glas. Bueno, eso fue ge­nial en ese tiem­po, pe­ro la mi­tad de esas au­to­par­tes ya no se usan en los co­ches”, di­jo.

En pri­va­do, los ne­go­cia­do­res ca­na­dien­ses y me­xi­ca­nos ad­mi­ten que tie­nen que en­con­trar una ma­ne­ra pa­ra que Trump anun­cie una vic­to­ria an­te los elec­to­res del cin­tu­rón del óxi­do (la fran­ja in­dus­trial es­ta­dou­ni­den­se) que se sin­tie­ron en par­te atraí­dos por su pro­me­sa de des­ha­cer el TLCAN. “Te­ne­mos que en­con­trar la for­ma en que pue­de de­cla­rar vic­to­ria sin que en Mé­xi­co o Ca­na­dá se con­si­de­re una de­rro­ta”, di­ce Da­vid Ma­cNaugh­ton, em­ba­ja­dor de Ca­na­dá en EU.

Un gran de­fen­sor de las nue­vas re­glas es la in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca es­ta­dou­ni­den­se. Pre­sio­na pa­ra que se ele­ve el um­bral de 62.5% en el TLCAN de con­te­ni­do re­gio­nal y los au­to­mó­vi­les ca­li­fi­quen pa­ra el ac­ce­so li­bre de aran­ce­les. Tam­bién se bus­ca que sea re­qui­si­to in­cluir ace­ro es­ta­dou- ni­den­se en las puer­tas de los au­to­mó­vi­les. Eso, ar­gu­men­tan los ca­bil­de­ros de la in­dus­tria, re­que­ri­ría que los fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les eu­ro­peos y ja­po­ne­ses con ope­ra­cio­nes en EU y Mé­xi­co, sur­tan más par­tes de ma­ne­ra lo­cal y con es­to se in­cre­men­te la de­man­da del ace­ro ob­te­ni­do en EU”.

“Los au­to­mó­vi­les y las au­to­par­tes son to­do el dé­fi­cit co­mer­cial con Mé­xi­co. No pue­des re­ver­tir el dé­fi­cit co­mer­cial a me­nos que se re­ne­go­cie lo re­la­cio­na­do con la in­dus­tria au­to­mo­triz, y una de las for­mas es em­pe­zar por las re­glas de ori­gen y las de con­te­ni­do re­gio­nal”, di­ce Scott Paul, pre­si­den­te de la Alian­za pa­ra la Ma­nu­fac­tu­ra Es­ta­dou­ni­den­se, gru­po que fun­dó el sin­di­ca­to Uni­ted Steel­wor­kers.

Paul, ar­gu­men­ta, que el nue­vo TLCAN tam­bién po­dría in­cluir más re­qui­si­tos orien­ta­dos al fu­tu­ro, co­mo que los co­ches in­clu­yan ba­te­rías pro­du­ci­das en Amé­ri­ca del Nor­te, so­bre to­do de ca­ra a la cre­cien­te de­man­da de vehícu­los eléc­tri­cos. Tam­bién be­ne­fi­cia­ría a las em­pre­sas estadounidenses más que a las de Ca­na­dá o de Mé­xi­co por­que no tie­nen im­por­tan­tes in­dus­trias de ba­te­rías.

El Ame­ri­can Au­to­mo­ti­ve Po­licy Coun­cil, que re­pre­sen­ta a los tres gran­des fa­bri­can­tes de De­troit ¬ Fiat Chrys­ler, Ford y Ge­ne­ral Mo­tors ¬ ar­gu­men­ta que en lu­gar de crear em­pleos, las re­glas más du­ras del TLCAN “eli­mi­na­rán los em­pleos estadounidenses e in­hi­bi­rán el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en ge­ne­ral de EU”.

Otra prio­ri­dad co­mer­cial de Trump es im­pe­dir que los fa­bri­can­tes de EU cons­tru­yan sus plan­tas en Mé­xi­co, lo cual ha si­do con­tra­pro­du­cen­te. Trump pre­sio­nó pú­bli­ca­men­te a Ford pa­ra que can­ce­la­ra, en enero, sus pla­nes pa­ra am­pliar la pro­duc­ción de co­ches pe­que­ños en Mé­xi­co. Sin em­bar­go, la au­to­mo­triz anun­ció, en ju­nio, que en su lu­gar va a pro­du­cir su vehícu­lo Fo­cus en Chi­na, y dio a co­no­cer que ten­dría aho­rros por 1,000 mdd.

Ca­ro­li­ne Freund, in­ves­ti­ga­do­ra se­nior del Ins­ti­tu­to Pe­ter­son de Eco­no­mía In­ter­na­cio­nal, ar­gu­men­ta que las re­glas de ori­gen tie­nen que ser me­nos es­tric­tas pa­ra me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad de EU. Las au­to­mo­tri­ces ale­ma­nas de­pen­den de la pro­duc­ción de los paí­ses ve­ci­nos de Eu­ro­pa del Es­te, se­ña­la, mien­tras que las ca­de­nas de su­mi­nis­tro de las au­to­mo­tri­ces ja­po­ne­sas se ex­tien­den a Chi­na y el sud­es­te asiá­ti­co.

Sin em­bar­go, pa­ra Wi­ne­gard, esos de­ba­tes no to­man en cuen­ta su pun­to de vis­ta: ellos ne­ce­si­tan el TLCAN pa­ra con­ti­nuar ven­dien­do sus pla­tos sa­te­li­ta­les en Ca­na­dá y Mé­xi­co, mis­mos que es­tán fa­bri­ca­dos en EU. “Nues­tra ma­yor ven­ta­ja es que nos en­con­tra­mos en me­dio de Es­ta­dos Uni­dos, a un día de ca­mino de To­ron­to y no más de dos jor­na­das de La­re­do y Mé­xi­co”, di­ce Whip­ple. “Es­ta­mos aquí, en me­dio del TLCAN”.

In­dus­tria de la dis­cor­dia. La ac­ti­vi­dad au­to­mo­triz es uno de los te­mas más po­lé­mi­cos den­tro de la re­ne­go­cia­ción de TLCAN en­tre Mé­xi­co y EU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.