Usain Bolt el ve­lo­cis­ta ja­mai­quino que de­ja los spi­kes

Más allá de sus ex­tra­or­di­na­rias ac­tua­cio­nes en la pis­ta, el ve­lo­cis­ta ja­mai­cano ha cau­ti­va­do al mun­do gra­cias a su in­te­li­gen­cia y mo­des­ta per­so­na­li­dad.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - MU­RAD AH­MED

En las en­tra­ñas del es­ta­dio Olím­pi­co de Río de Ja­nei­ro, el año pa­sa­do, Usain Bolt ves­tía una pla­ye­ra ama­ri­lla y ver­de, los co­lo­res de su na­tal Ja­mai­ca, y ha­bla­ba so­bre su fu­tu­ro. Aca­ba­ba de ga­nar la me­da­lla de oro en los 100 me­tros pla­nos mas­cu­li­nos en su ter­cer tí­tu­lo olím­pi­co en esa dis­tan­cia, pa­ra con­fir­mar su con­di­ción co­mo el me­jor ve­lo­cis­ta de to­dos los tiem­pos.

Cuan­do le pre­gun­ta­ron cuán­to tiem­po más po­dría se­guir com­pi­tien­do, res­pon­dió: “Es­pe­ro que el sue­ño no se detenga”, lo di­jo con su tí­pi­ca son­ri­sa. “Nun­ca me al­can­zan”.

Aun­que des­de en­ton­ces Bolt acep­tó que el sue­ño te­nía que ter­mi­nar, sus ri­va­les aún po­drían fa­llar en el in­ten­to por al­can­zar­lo. A los 30 años, anun­ció que su úl­ti­ma ca­rre­ra se­ría es­te año, en el Cam­peo­na­to Mun­dial de Atletismo que co­men­zó en el Es­ta­dio Olím­pi­co de Lon­dres.

Si to­do hu­bie­ra mar­cha­do de acuer­do con lo pla­nea­do, la no­che del sá­ba­do 5 de agos­to Bolt hu­bie­ra de­rro­ta­do al gru­po de los hom­bres más rá­pi­dos de la tie­rra pa­ra ga­nar su cuar­to tí­tu­lo mun­dial en 100 me­tros. Hu­bie­ra adop­ta­do su ca­rac­te­rís­ti­ca po­se de la vic­to­ria, lla­ma­da “To Di World”, con los de­dos apun­tan­do ha­cia arri­ba co­mo si en­via­ra un ra­yo al es­pa­cio. Fren­te a sus se­gui­do­res, da­ría una vuel­ta o dos de ho­nor. Apa­re­ce­ría de nue­vo la se­ma­na si­guien­te, pa­ra apun­ta­lar a Ja­mai­ca en la ca­rre­ra de re­le­vos 4 x 100 me­tros, y en­ton­ces, con los te­nis en la mano, Bolt se re­ti­ra­ría del de­por­te.

“Ho­nes­ta­men­te, en el tiem­po que he vis­to es­te de­por­te no pue­do re­cor­dar a na­die… que atra­pe tan­to la aten­ción co­mo lo ha­ce es­te sin­gu­lar chi­co”, di­ce Se­bas­tian Coe, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Fe­de­ra­cio­nes de Atletismo ( IAAF, por sus si­glas en in­glés) y ga­na­dor de dos me­da­llas de oro de los Jue­gos Olím­pi­cos.

Ricky Simms, el agen­te de Bolt, di­ce: “Tie­ne la ca­pa­ci­dad de bri­llar en el es­ce­na­rio más gran­de y ser él mis­mo en to­do mo­men­to, ha traí­do mu­cha ac­ti­tud po­si­ti­va a la pis­ta y al cam­po”.

A pe­sar de que no lo­gró una úl­ti­ma vic­to­ria, el re­ti­ro de Bolt de­ja un va­cío. Du­ran­te años, el atletismo es­ta­ba pla­ga­do de es­cán­da­los. La IAAF to­da­vía tie­ne que le­van­tar la prohi­bi­ción de los com­pe­ti­do­res de Ru­sia, que se im­pu­so an­tes de los Jue­gos de Río, des­pués de que se die­ron a co­no­cer las ac­cio­nes de do­pa­je pro­mo­vi­do por el pro­pio es­ta­do ru­so.

Bolt, quien nun­ca dio po­si­ti­vo en nin­gu­na prue­ba de do­pa­je, le dio le­gi­ti­mi­dad al atletismo du­ran­te tiem­pos di­fí­ci­les. Al ha­blar con la BBC di­jo que el de­por­te “to­có fon­do” con las di­vul­ga­cio­nes de los de­por­tis­tas ru­sos, mien­tras que exi­gía que los atle­tas que se do­pan de­ben “de­te­ner­se o el de­por­te mo­ri­rá”.

“En el mun­do de las per­so­na­li­da­des de­por­ti­vas em­pa­ca­das ar­ti­fi­cial­men­te y pro­gra­ma­das pre­via­men­te, que tie­nen que mi­rar de reojo a los spin doc­tors (es­tra­te­gas de re­la­cio­nes pú­bli­cas) pa­ra res­pon­der in­clu­so las pre­gun­tas más mun­da­nas, es­te chi­co tie­ne una opi­nión”, di­ce Lord Coe. “Es su per­so­na­li­dad, no el ga­bi­ne­te de tro­feos, lo que lo lle­vó a don­de es­tá”.

Bolt na­ció en Sher­wood Con­tent, en el dis­tri­to de Tre­lawny, Ja­mai­ca. Sus pa­dres, We­lles­ley y Jen­ni­fer, to­da­vía vi­ven en Tre­lawny (po­bla­ción de 75,000 ha­bi­tan­tes), que tie­ne la repu­tación de pro­du­cir gran­des ve­lo­cis­tas. En la zo­na tam­bién cre­cie­ron cam­peo­nes mun­dia­les co­mo Ve­ro­ni­ca Camp­bell- Brown, Mer­le­ne Ot­tey y Yohan Bla­ke.

Va­rias teo­rías tra­tan de ex­pli­car el éxi­to de Bolt. Una es que tie­ne las fi­bras mus­cu­la­res de “con­trac­ción rá­pi­da” que se re­quie­ren pa­ra los ve­lo­cis­tas de éli­te, que son co­mu­nes en­tre los atle­tas ja­mai­ca­nos de as­cen­den­cia afri­ca­na.

El mis­mo Bolt le da cré­di­to al en­torno de­por­ti­vo úni­co de la is­la. Cuan­do era adolescente, era un nom­bre co­no­ci­do en el país, gra­cias a sus ac­tua­cio­nes en las que ba­tió ré­cords en la com­pe­ten­cia anual de atletismo de las es­cue­las de Ja­mai­ca lla­ma­da “Champs”. El even­to se rea­li­za con es­ta­dios lle­nos y se te­le­vi­sa en vi­vo. Los tiem­pos que es­ta­ble­cen los ju­niors ja­mai­ca­nos a me­nu­do su­pe­ran los tiem­pos de los cam­peo­nes na­cio­na­les de la ma­yo­ría de otros paí­ses.

“Sim­ple­men­te te­ne­mos un buen sis­te­ma”, me di­jo Bolt el año pa­sa­do en Río. “Chi­cos y chi­cas, Champs pro­du­ce más y más atle­tas. Y por mu­chos años más va­mos a te­ner gran­des atle­tas pa­ra ga­nar”.

Tam­bién tie­ne un fí­si­co úni­co. Con 1.96 me­tros de al­tu­ra, Bolt es más al­to que el ve­lo­cis­ta pro­me­dio. Al igual que sus ri­va­les, es ca­paz de un arran­que ex­plo­si­vo y lue­go ge­ne­rar una fuer­za de for­ma efi­cien­te en el sue­lo pa­ra ga­nar ve­lo­ci­dad. A di­fe­ren­cia de los com­pe­ti­do­res de me­nor al­tu­ra, so­lo ne­ce­si­ta 41 pa­sos pa­ra com­ple­tar 100 me­tros, mien­tras que sus opo­nen­tes ne­ce­si­tan de 45 a 48.

En reali­dad Bolt ace­le­ra a lo lar­go de los pri­me­ros 60 me­tros pa­ra al­can­zar la má­xi­ma ve­lo­ci­dad de más de 12 me­tros por se­gun­do. A par­tir de ese pi­co, de­mos­tró que tie­ne la ca­pa­ci­dad pa­ra man­te­ner la má­xi­ma ve­lo­ci­dad du­ran­te más tiem­po.

En­tre los que se di­ce que po­drían re­em­pla­zar a Bolt se en­cuen­tra An­dre De Gras­se, de Ca­na­dá, un de­por­tis­ta de 22 años con­si­de­ra­do co­mo un fu­tu­ro cam­peón olím­pi­co. “To­do el mun­do sa­be que pier­de un po­co de ve­lo­ci­dad”, di­jo De Gras­se so­bre Bolt a prin­ci­pios de es­te año. “Se ha­ce más gran­de, pe­ro to­da­vía es el hom­bre a ven­cer”.

¿Co­rre­rá una úl­ti­ma vez?. La pre­gun­ta es si Bolt va a des­ace­le­rar los su­fi­cien­te en los úl­ti­mos pa­sos pa­ra en­tre­gar la co­ro­na.

Ho­nes­ta­men­te, en el tiem­po que he vis­to es­te de­por­te no pue­do re­cor­dar a na­die… que atra­pe tan­to la aten­ción co­mo lo ha­ce es­te sin­gu­lar chi­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.