Trump es un “pa­si­vo”

Los con­ti­nuos des­pi­dos en el ga­bi­ne­te del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se y la re­cien­te di­so­lu­ción de los con­se­jos em­pre­sa­ria­les han ge­ne­ra­do un am­bien­te de in­cer­ti­dum­bre.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS - NI­CO­LE BU­LLOCK Y ERIC PLATT Con in­for­ma­ción adi­cio­nal de Ro­bin Wig­gles­worth

Ame­di­da que se in­ten­si­fi­ca el desacuer­do po­lí­ti­co en Washington, tam­bién lo ha­cen los te­mo­res de los in­ver­sio­nis­tas so­bre los mer­ca­dos ca­pi­ta­les de al­ta va­lo­ra­ción, así co­mo de los bo­nos cor­po­ra­ti­vos.

Las es­pe­ran­zas de que un Con­gre­so, ba­jo el con­trol re­pu­bli­cano, pu­die­ra lo­grar re­cor­tes fis­ca­les, apro­bar gas­to en in­fra­es­truc­tu­ra y des­re­gu­la­cio­nes, se des­va­ne­cen des­de que Do­nald Trump en­tró a la Ofi­ci­na Oval en enero.

El mer­ca­do de di­vi­sas ya dio su ve­re­dic­to. Tras dar un gran sal­to, des­pués de las elec­cio­nes, el dó­lar es­ta­dou­ni­den­se ha te­ni­do una fuer­te caí­da es­te año. Mien­tras tan­to, una ten­den­cia al­cis­ta de las pe­que­ñas em­pre­sas na­cio­na­les que se cen­tran en Es­ta­dos Uni­dos (EU) y se con­si­de­ran co­mo los ma­yo­res be­ne­fi­cia­rios de los re­cor­tes de im­pues­tos y de una eco­no­mía más fuer­te, fra­ca­só.

Aho­ra, las nue­vas se­ña­les de la di­vi­sión en la pre­si­den­cia preo­cu­pan a los in­ver­sio­nis­tas, que ya es­ta­ban ner­vio­sos de­bi­do a las ad­ver­ten- cias so­bre que Wall Street se en­cuen­tra en un mo­men­to crucial de su pri­me­ra gran co­rrec­ción des­de prin­ci­pios de 2016.

Es evi­den­te que el ban­co cen­tral se dio cuen­ta del al­to ni­vel de pre­cios de los ac­ti­vos, que en el ca­so del S&P 500, son li­de­ra­dos por los sec­to­res de tec­no­lo­gía y sa­lud y tam­bién hi­cie­ron que el Nas­daq subie­ra más de 15% es­te año. Las mi­nu­tas de la reunión de ju­lio de la Re­ser­va Fe­de­ral de EU se­ña­la­ron que las “vul­ne­ra­bi­li­da­des re­la­cio­na­das con las pre­sio­nes de la va­lo­ra­ción de ac­ti­vos subie­ron de no­ta­ble a ele­va­da”.

Pa­ra Ja­mes Nor­man, pre­si­den­te de QS In­ves­tors, Trump ce­rró por com­ple­to el círcu­lo en el que se con­si­de­ra­ba una fi­gu­ra po­si­ti­va pa­ra los mer­ca­dos y se con­vir­tió en un pa­si­vo.

“Hay una se­rie de co­sas que sur­gen en don­de ne­ce­si­ta­mos li­de­raz­go, el te­cho de deu­da es un ejem­plo per­fec­to”, di­ce Nor­man, re­fi­rién­do­se a la ne­ce­si­dad de que el Con­gre­so au­men­te la ca­pa­ci­dad de en­deu­da­mien­to del Te­so­ro en los pró­xi­mos me­ses, y de es­ta ma­ne­ra evi­tar un po­si­ble in­cum­pli­mien­to de pa­gos.

Las du­ras pa­la­bras de los miem­bros del par­ti­do de Trump se agra­va­ron con la sa­li­da, muy anun­cia­da, de los di­rec­to­res eje­cu­ti­vos de sus con­se­jos em­pre­sa­ria­les y su pos­te­rior di­so­lu­ción. Re­cien­te­men­te, Ste­ve Ban­non, pe­rio­dis­ta y pu­bli­cis­ta, así co­mo el je­fe de la es­tra­te­gia nacionalista de Trump, fue des­pe­di­do.

Pa­ra al­gu­nos in­ver­sio­nis­tas su sa­li­da es el ejem­plo más re­cien­te del caos que im­pe­ra en la Ca­sa Blan­ca, don­de un pu­ña­do de pues­tos de al­to per­fil cam­bia­ron en el úl­ti­mo mes.

“Hay una lí­nea en­tre el ries­go po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co”, di­ce Terry Sim­pson, es­tra­te­ga de ac­ti­vos múl­ti­ples de Blac­kRock. “La se­ma­na pa­sa­da de­mos­tró que es di­fí­cil se­pa­rar ese ries­go. El men­sa­je que dio Trump so­bre cues­tio­nes so­cia­les no va en lí­nea con lo que mu­chos re­pu­bli­ca­nos creen. Eso po­dría obs­ta­cu­li­zar la apro­ba­ción de al­gu­nas po­lí­ti­cas a fa­vor de las em­pre­sas y eso po­dría re­sul­tar en que se pa­ra­li­ce la re­cu­pe­ra­ción”.

La pa­cien­cia se aca­ba

Las grie­tas se mues­tran tam­bién en el mer­ca­do del cré­di­to. Los pre­cios de los bo­nos ba­su­ra ca­ye­ron en me­dio de las dispu­tas po­lí­ti­cas y una se­rie de nue­vas ven­tas de com­pa­ñías. Las pri­mas que exi­gen los in­ver­sio­nis­tas pa­ra man­te­ner los bo­nos de ma­yor ries­go au­men­ta­ron 40 pun­tos ba­se des­de que co­men­zó el mes, de acuer­do con los ín­di­ces Bloom­berg Bar­clays.

A pe­sar del re­cien­te cres­cen­do de desacuer­dos po­lí­ti­cos, al­gu­nos in­ver­sio­nis­tas to­da­vía man­tie­nen la fe de que el Con­gre­so se va a es­for­zar pa­ra ha­cer avan­zar la re­for­ma fis­cal. Las elec­cio­nes de mi­tad de man­da­to pa­ra el Con­gre­so se rea­li­za­rán en 2018, al­go que po­dría pe­sar ca­da vez más so­bre los de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos si no lo­gran ha­cer al­go.

Ja­mes Sar­ni, di­rec­tor ge­ne­ral de Pay­den & Ry­gel, di­ce que, in­clu­so, la cam­pa­ña an­tes de las elec­cio­nes en EU po­dría co­men­zar a mo­ver los mer­ca­dos bur­sá­ti­les.

“Tie­ne cla­ras im­pli­ca­cio­nes pa­ra al­gu­nos que se dis­cu­tan es­tos te­mas: re­for­ma fis­cal, re­for­ma re­gu­la­to­ria, gas­to en in­fra­es­truc­tu­ra”, di­ce. “Va­mos a lle­gar a un pun­to en el que ha­brá un cam­bio de jue­go y uno de los po­si­bles asun­tos que cam­bian los jue­gos son las elec­cio­nes de mi­tad de man­da­to”.

Se­ña­les ne­ga­ti­vas. Trump de­jó de ser un signo po­si­ti­vo pa­ra los mer­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.