El te te­ma ener­gé­ti­co de­be es­tar en la re­ne­go­cia­ción del TLCAN 2.0

Mé­xi­co de­be po­ner so­bre la me­sa el te­ma ener­gé­ti­co y ase­gu­rar una es­tra­te­gia de lar­go pla­zo que per­mi­ta, en un fu­tu­ro, ge­ne­rar su pro­pia tec­no­lo­gía y cris­ta­li­zar la re­for­ma de 2013.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - FER­NAN­DO FRAN­CO

La re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te, el lla­ma­do TLCAN 2.0, es una "opor­tu­ni­dad de oro" pa­ra mo­der­ni­zar y me­jo­rar las con­di­cio­nes de la in­dus­tria ener­gé­ti­ca con Ca­na­dá y, so­bre to­do, con Es­ta­dos Uni­dos (EU), un he­cho iné­di­to que be­ne­fi­cia­ría, prin­ci­pal­men­te, a Mé­xi­co, que arras­tra un dé­fi­cit por 11,500 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) con el país ve­cino.

Ram­ses Pech, ana­lis­ta del sec­tor ener­gé­ti­co pa­ra Ca­rai­va y Aso­cia­dos, em­pre­sa de­di­ca­da a la ase­so­ría e in­ves­ti­ga­ción in­dus­trial, di­ce que si el go­bierno fe­de­ral no apro­ve­cha es­ta co­yun­tu­ra que EU pu­so so­bre la me­sa, “Mé­xi­co es­ta­rá con­de­na­do y la­men­ta­rá en 2050 no ha­ber­lo he­cho”, año que se pre­ten­de que, en el mun­do, 50% de la ener­gía se ge­ne­re a par­tir de fuen­tes re­no­va­bles.

Ny­mia Al­mei­da, es­pe­cia­lis­ta del sec­tor ener­gé­ti­co pa­ra Moody’s, coin­ci­de en que la ne­go­cia­ción del TLCAN, que em­pe­zó for­mal­men­te el pa­sa­do 16 de agos­to, de­be con­te­ner un apar­ta­do es­pe­cial so­bre es­te sec­tor, pe­ro con­si­de­ra que si no se da, tam­po­co es el fin del mun­do.

“Yo no soy de­ter­mi­nis­ta. Cuan­do dos par­tes quie­ren ne­go­ciar, ne­go­cian y pun­to. Opor­tu­ni­da­des siem­pre pue­den exis­tir”, di­ce Al­mei­da.

En la pri­me­ra ron­da de ne­go­cia­ción, que se lle­vó a ca­bo del 16 al 20 de agos­to, en Was­hing­ton, no se to­có es­te te­ma. Sin em­bar­go, pa­ra Patricia Krau­se, eco­no­mis­ta pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na de la ase­gu­ra­do­ra fran­ce­sa Co­fa­ce, los mi­nis­tros de ener­gía de los tres paí­ses pa­re­cen es­tar abier­tos a am­pliar la­zos en es­te sec­tor.

A prin­ci­pios de agos­to, re­cuer­da, sus res­pec­ti­vas aso­cia­cio­nes de pro­duc­to­res pe­tro­le­ros lan­za­ron una de­cla­ra­ción en co­mún men­cio­nan­do que mu­chas re­gu­la­cio­nes y le­yes co­mer­cia­les po­drían ser sim­pli­fi­ca­das o ac­tua­li­za­das, en­tre ellas, el re­du­cir las res­tric­cio­nes de ori­gen de im­por­ta­ción y me­jo­rar la mo­vi­li­dad a tra­vés de las fron­te­ras de pro­fe­sio­na­les e in­fra­es­truc­tu­ra. Es­to, re­fie­re, es un pri­mer pa­so.

Los por qué

Pech ex­pli­ca que es­ta mo­der­ni­za­ción es ne­ce­sa­ria y ur­gen­te por­que Mé­xi­co tie­ne un rezago en es­te sec­tor, que lo lle­va a ser un im­por­ta­dor ne­to de ener­gé­ti­cos con EU, en una re­la­ción de 2 a 1, pues mien­tras en 2016 nues­tro país ex­por­tó gas na­tu­ral, pro­duc­tos pe­tro­le­ros y pe­tró­leo cru­do por 8,700 mdd, im­por­tó 20,200 mdd, prin­ci­pal­men­te en pro­duc­tos pe­tro­le­ros, ga­so­li­na, en­tre ellos.

Ade­más, Mé­xi­co no tie­ne in­fra­es­truc­tu­ra, re­fi­ne­rías, pe­tro­quí­mi­ca, duc­tos, ni cen­tros de al­ma­ce­na­mien­to. Es por ello que el go­bierno de­be ase­gu­rar una es­tra­te­gia de lar­go pla­zo, con una ba­se só­li­da y au­to­su­fi­cien­te, que dé via­bi­li­dad a las in­ver­sio­nes con­cre­ta­das en las ron­das pe­tro­le­ras 1 y 2, así co­mo en las subas­tas eléc­tri­cas, que en con­jun­to su­man re­cur­sos por ca­si 75,000 mdd.

Ca­na­dá y EU ya al­can­za­ron es­te equi­li­brio en 2015, pe­ro Mé­xi­co aún no: “an­te es­te es­ce­na­rio, el TLCAN es la úni­ca opor­tu­ni­dad que te­ne­mos pa­ra dis­cu­tir la par­te ener­gé­ti­ca y asen­tar las ba­ses, sino lo ha­ce­mos va­mos a con­ti­nuar con el pro­ble­ma de los dé­fi­cit, va­mos a se­guir im­por­tan­do gas na­tu­ral, car­bono, elec­tri­ci­dad, com­bus­ti­ble y, po­si­ble­men­te, cru­do li­ge­ro de EU”, ad­vier­te Pech.

Tam­bién es una bue­na co­yun­tu­ra pa­ra me­jo­rar los sa­la­rios, al­go que se va a lo­grar cuan­do Mé­xi­co se con­vier­ta en un país po­ten­cial­men­te desa­rro­lla­dor de tec­no­lo­gía pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de ener­gía, con ba­se en pa­ten­tes o ideas pro­ve­nien­tes de otros paí­ses, y desa­rro­llar, en el fu­tu­ro, nues­tra pro­pia in­fra­es­truc­tu­ra tec­no­ló­gi­ca.

Por otra par­te, agre­ga, EU ini­ció su re­for­ma ener­gé­ti­ca en 1972 y la con­clu­yó en 2016, es de­cir, le lle­vó más de 40 años ser una na­ción au­to­su­fi­cien­te. En cam­bio, Mé­xi­co em­pe­zó tar­de, en 2014, ade­más de que nun­ca ini­ció en pleno, por­que no tie­ne la in­fra­es­truc­tu­ra ni la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer­lo.

Eso sin con­tar que el go­bierno me­xi­cano no apro­ve­chó es­tos 23 años del TLCAN “vie­jo”, por lo que es­ta re­ne­go­cia­ción re­pre­sen­ta una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra que se cam­bie la vi­sión y pa­se­mos de ser un en­sam­bla­dor de au­to­mó­vi­les a maquiladores, en­sam­bla­do­res y, so­bre to­do, desa­rro­lla­do­res, de tec­no­lo­gía ener­gé­ti­ca.

“Mé­xi­co tie­ne que in­cluir es­te te­ma de ener­gía en la ne­go­cia­ción, por­que el TLCAN no so­lo

es ven­der agua­ca­te, chi­le y ce­bo­lla, sino que es un in­ter­cam­bio de co­mer­cio sin aran­ce­les, don­de el ma­yor be­ne­fi­cia­do de­be ser el país por­que no tie­ne tec­no­lo­gía en ener­gía”, se­ña­la Pech.

“En el con­tex­to de una re­la­ción co­mer­cial, ¿qué tie­ne que ofre­cer Mé­xi­co? Sim­ple­men­te na­da, y tie­ne mu­cho que ob­te­ner. De 1994 al 2014 no apro­ve­cha­mos na­da, nos de­di­ca­mos a ser maquiladores y te­ne­mos que con­ver­tir­nos en ge­ne­ra­do­res”, aña­de Perch de Ca­rai­va y Aso­cia­dos.

¿Qué se de­be me­jo­rar?

De acuer­do con la ana­lis­ta de Moody’s, la in­dus­tria ener­gé­ti­ca fun­cio­na bien en­tre los tres paí­ses, pe­ro en es­pe­cial con EU, aun­que siem­pre es me­jo­ra­ble.

“Pa­ra que un país ten­ga es­pa­cio úni­ca­men­te pa­ra dos se­ma­nas de ga­so­li­na, sig­ni­fi­ca que tie­nes mu­cha con­fian­za de que és­ta va a lle­gar to­dos los días. Eso sig­ni­fi­ca que el co­mer­cio de pe­tró­leo en­tre los dos paí­ses (Mé­xi­co y EU) flu­ye ex­tre­ma­da­men­te bien; por ello, en tér­mi­nos de flu­jos, la me­jo­ría de­be­ría ser mí­ni­ma”, ex­pli­ca.

En cuan­to a los pre­cios, co­men­ta que tam­po­co hay mu­cho que ha­cer, por­que és­tos se fi­jan a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Sin em­bar­go, don­de hay am­plio mar­gen de ma­nio­bra es en equi­po tec­no­ló­gi­co e in­fra­es­truc­tu­ra, so­bre to­do en aguas pro­fun­das, don­de no son tan co­mu­nes.

Otro te­ma im­por­tan­te es en la par­te la­bo­ral. “De­be ha­ber ma­yor fle­xi­bi­li­dad pa­ra que, por ejem­plo, el ame­ri­cano pue­da ve­nir, tra­ba­jar dos se­ma­nas y re­gre­sar a su país, una es­pe­cie de pa­sa­por­te es­pe­cial, con al­gu­nos pri­vi­le­gios”.

La eco­no­mis­ta de Co­fa­ce di­ce que Mé­xi­co ne­ce­si­ta in­ver­sio­nes pe­tro­le­ras pa­ra con­te­ner años de ba­ja pro­duc­ción, es­pe­cial­men­te en un mo­men­to que su pre­su­pues­to pú­bli­co se con­trae.

Por lo tan­to, “es­ta si­tua­ción ge­ne­ra opor­tu­ni­da­des pa­ra las com­pa­ñías pe­tro­le­ras de EU y Ca­na­dá, así co­mo pa­ra su fuer­za de tra­ba­jo ca­li­fi­ca­da. Las in­ver­sio­nes ma­yo­res en el sec­tor ener­gé­ti­co me­xi­cano ten­de­rían a re­du­cir sus cos­tos, me­jo­ran­do la com­pe­ti­ti­vi­dad de sus in­dus­trias lo­ca­les”.

Por su par­te, Clau­det Ro­jas, di­rec­to­ra de Su­pe­rG­reen So­lu­tions, em­pre­sa ase­so­ra en ener­gías lim­pias, co­men­ta que es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra avan­zar en los ob­je­ti­vos de ener­gía sus­ten­ta­ble que tie­ne el go­bierno me­xi­cano, cu­ya me­ta es lle­gar a 35% en 2024.

Pa­ra Pech, una bue­na ne­go­cia­ción de­be te­ner tres pun­tos: de­jar cla­ro que se re­quie­re tec­no­lo­gía y que se van a eli­mi­nar to­do ti­po de aran­ce­les; adap­tar­nos a las re­gu­la­cio­nes de EU y Ca­na­dá en cuan­to a ha­cer ne­go­cios y ge­ne­rar una es­tra­te­gia de lar­go pla­zo, con ac­ce­so ili­mi­ta­do a ener­gías in­fi­ni­tas.

“Pa­ra los tres paí­ses se­ría un ga­nar- ga­nar. Pe­ro sin du­da en es­ta mo­der­ni­za­ción, ba­jo es­tas con­di­cio­nes, Mé­xi­co se­ría el ‘ga­nón’”, con­clu­ye.

Sin em­bar­go, to­do in­di­ca que Do­nald Trump no pien­sa igual, pues en re­pe­ti­das oca­sio­nes, tan­to de for­ma per­so­nal co­mo en Twit­ter, ha ama­ga­do con sa­car a EU de es­te tra­ta­do co­mer­cial. Al res­pec­to, el can­ci­ller Luis Vi­de­ga­ray ase­gu­ra que sim­ple­men­te se tra­ta de una es­tra­te­gia de ne­go­cia­ción.

Par­te de la es­tra­te­gia. Mé­xi­co de­be dar via­bi­li­dad a las in­ver­sio­nes con­cre­tas­das en las subas­tas eléc­tri­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.