BRASIL EN ÉPO­CA DE CRI­SIS

El país se con­vir­tió en un sím­bo­lo del triun­fo li­be­ral en el mun­do. Hoy en­fren­ta un con­flic­to de co­rrup­ción en­tre po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN -

Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so ha vis­to ma­los tiem­pos, tiem­pos de au­ge, y aho­ra la cri­sis. Co­mo pre­si­den­te de Brasil de 1995 a 2002, con­so­li­dó la de­mo­cra­cia del país y re­for­mó su eco­no­mía. En la si­guien­te dé­ca­da, la re­vi­ta­li­za­da tra­yec­to­ria de Brasil cap­tó la aten­ción del mun­do, y al país se le otor­gó tan­to la Co­pa Mun­dial de Fut­bol co­mo los Jue­gos Olím­pi­cos.

Car­do­so, aho­ra de 86 años, re­co­no­ce con tran­qui­li­dad que Brasil se en­fren­ta a una “cri­sis mo­ral y eco­nó­mi­ca”. La eco­no­mía se con­tra­jo ca­si 8% en 2015 y 2016.

Hi­cie­ron un jui­cio po­lí­ti­co a la presidenta Dil­ma Rous­seff y la des­ti­tu­ye­ron del car­go el año pa­sa­do. El pre­si­den­te ac­tual, Mi­chel Te­mer y cer­ca de 40% de los miem­bros del Con­gre­so es­tán ba­jo in­ves­ti­ga­ción por te­mas de co­rrup­ción.

Es­ta cri­sis bra­si­le­ña tie­ne im­pli­ca­cio­nes glo­ba­les. En los bue­nos tiem­pos, el país se con­vir­tió en el sím­bo­lo del triun­fo de la po­lí­ti­ca y eco­no­mía li­be­ral en to­do el mun­do. Sin em­bar­go, en los ma­los tiem­pos, el com­pro­mi­so de Brasil se con­vir­tió en un sín­to­ma de una cri­sis mun­dial en el or­den li­be­ral.

Al re­du­cir los sub­si­dios, con­tro­lar la in­fla­ción, bus­car la pri­va­ti­za­ción y abrir la eco­no­mía a la com­pe­ten­cia, Car­do­so sen­tó las ba­ses pa­ra una pro­lon­ga­da ex­pan­sión eco­nó­mi­ca.

Su su­ce­sor, co­mo pre­si­den­te, Luiz Iná­cio “Lu­la” da Silva, fue el po­lí­ti­co de iz­quier­da cu­ya po­lí­ti­ca se ba­só en re­for­mas li­be­ra­les que he­re­dó de su am­plia ca­rre­ra po­lí­ti­ca.

En la era de Lu­la, se ata­có la no­ta­ble de­sigual­dad de Brasil a tra­vés de pro­gra­mas so­cia­les que re­ci­bie­ron los elo­gios mun­dia­les.

Co­mo país, con una po­bla­ción de 207 mi­llo­nes ¬ apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de Su­da­mé­ri­ca ¬ , Brasil se con­vir­tió en el por­ta­voz in­for­mal del con­ti­nen­te y de un or­den mun­dial emer­gen­te.

A tra­vés del gru­po de los Brics: Brasil, Ru­sia, In­dia, Chi­na y Su­dá­fri­ca, Brasil pre­sio­nó pa­ra vol­ver a un equi­li­bro mun­dial de po­der.

El ex­pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Ba­rack Oba­ma, pú­bli­ca­men­te aco­gió a Lu­la y di­jo: ”Ado­ro a es­te ti­po”. Pe­ro es­te año, Lu­la re­ci­bió una con­de­na por car­gos de co­rrup­ción, y tal vez aho­ra eso le im­pi­da com­pe­tir pa­ra re­ele­gir­se en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del pró­xi­mo año. Su caí­da es el sím­bo­lo de las frus­tra­das es­pe­ran­zas de mu­chos de los ha­bi­tan­tes más po­bres de Brasil.

Con la eco­no­mía en cri­sis, la de­sigual­dad que vuel­ve a cre­cer, y la in­ves­ti­ga­ción “au­to­la­va­do” so­bre el es­cán­da­lo de co­rrup­ción, la cla­se po­lí­ti­ca bra­si­le­ña es am­plia­men­te des­pre­cia­da.

En una en­cues­ta de opi­nión pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2018, se mues­tra que Jair Bol­so­na­ro, un na­cio­na­lis­ta de ex­tre­ma de­re- cha, ocu­pa el se­gun­do lu­gar de­trás de Lu­la. De­di­có su vo­to pa­ra el jui­cio po­lí­ti­co de Rous­seff al co­ro­nel Bril­han­te Us­tra.

Al igual que Rodrigo Du­ter­te, el in­con­tro­la­ble pre­si­den­te de Fi­li­pi­nas, Bol­so­na­ro cons­tru­ye su po­pu­la­ri­dad me­dian­te la pro­me­sa de lu­char du­ro con­tra el cri­men.

En Brasil, la se­ma­na pa­sa­da, mu­chos con­si­de­ra­ban a Bol­so­na­ro co­mo de­ma­sia­do ex­tre­mo pa­ra ga­nar. Pe­ro las pa­la­bras de tran­qui­li­dad que re­ci­bí en ofi­ci­nas bien equi­pa­das in­có­mo­da­men­te me re­cor­da­ron las con­ver­sa­cio­nes en Was­hing­ton en 2015, cuan­do una vic­to­ria de Trump pa­re­cía in­con­ce­bi­ble.

In­de­pen­dien­te­men­te de que Bol­so­na­ro ga­ne o no, su apa­ri­ción co­mo una fi­gu­ra po­lí­ti­ca se­ria es una se­ñal de la amar­ga po­la­ri­za­ción de la po­lí­ti­ca bra­si­le­ña. La cri­sis de Brasil tie­nen sus pro­pias cau­sas y ló­gi­ca in­ter­nas, pe­ro tam­bién se ajus­ta a un pa­trón mun­dial.

Las re­for­mas de Car­do­so en­tra­ron en vi­gor en una era en que las ideas eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas li­be­ra­les es­ta­ban en as­cen­so en el mun­do. Se vol­vió pre­si­den­te seis años des­pués de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín y 10 años des­pués de que ter­mi­nó el ré­gi­men mi­li­tar en Brasil.

Otros paí­ses en desa­rro­llo y de me­dia­nos in­gre­sos, co­mo Chi­na, la In­dia, Mé­xi­co y Po­lo­nia, se­guían el ca­mino de la re­for­ma eco­nó­mi­ca li­be­ral. Y Bill Clin­ton, un or­gu­llo­so “glo­ba­lis­ta” es­ta­ba en la Ca­sa Blan­ca.

Pe­ro la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2009 desató un reac­ción en con­tra del neo­li­be­ra­lis­mo El pre­si­den­te ac­tual de Es­ta­dos Uni­dos aho­ra de­nun­cia la glo­ba­li­za­ción y pre­di­ca el pro­tec­cio­nis­mo. Los hom­bres fuer­tes na­cio­na­lis­ta es­tán en el po­der en Bei­jing, Del­hi, Mos­cú y An­ka­ra. Car­do­so per­te­ne­ce a una era di­fe­ren­te en la que los tec­nó­cra­tas y los aca­dé­mi­cos es­ta­ban al man­do.

Y sin em­bar­go, los li­be­ra­les de Brasil es­tán le­jos de ad­mi­tir la de­rro­ta. El es­cán­da­lo de co­rrup­ción pu­so de ca­be­za la po­lí­ti­ca, pe­ro mu­chos es­pe­ran que sea la ba­se pa­ra que Brasil se con­vier­ta en un país más jus­to y efi­cien­te.

La pro­fun­di­dad de la cri­sis eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca ac­tual tal vez obli­gue a Brasil a re­gre­sar por el ca­mino de la re­for­ma eco­nó­mi­ca, con una re­no­va­da es­tra­te­gia pa­ra ata­car a los sub­si­dios y el clien­te­lis­mo.

“Al re­du­cir los sub­si­dios, con­tro­lar la in­fla­ción, bus­car la pri­va­ti­za­ción y abrir la eco­no­mía a la com­pe­ten­cia, Car­do­so sen­tó las ba­ses pa­ra una pro­lon­ga­da ex­pan­sión eco­nó­mi­ca”.

GIDEON RACHMAN, je­fe de asun­tos ex­te­rio­res en FT.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.