Un nue­vo guión

A Har­vey Weins­tein se le aca­bó la bue­na suer­te. Ni sus éxi­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos po­drán sal­var­lo de las acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual.

Milenio - Mercados Milenio - - PULSO DE INVERSIÓN - MATT­HEW GA­RRAHAN Y SHAN­NON BOND

Con lo que pa­re­ce el fi­nal de la ca­rre­ra en Holly­wood del pro­duc­tor Har­vey Weins­tein de­bi­do a su des­pi­do, las pers­pec­ti­vas fu­tu­ras pa­ra la com­pa­ñía, que fun­dó con su her­mano Bob, aho­ra es­tán ba­jo el es­cru­ti­nio.

An­tes de que lo acu­sa­ran de aco­sar se­xual­men­te a mu­je­res por dé­ca­das, Weins­tein era más co­no­ci­do por re­vo­lu­cio­nar el ci­ne in­de­pen­dien­te gra­cias a un en­fo­que sin ata­du­ras a la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de pe­lí­cu­las que van des­de Se­xo, men­ti­ras y vi­deo has­ta El pa­cien­te

in­glés y, el año pa­sa­do, el con­ten­dien­te al pre­mio Os­car, Un ca­mino a ca­sa.

“Las re­la­cio­nes per­so­na­les ha­cen una gran di­fe­ren­cia en Holly­wood pa­ra ase­gu­rar los derechos de pro­yec­tos y des­pués su desa­rro­llo, pro­duc­ción y em­pa­que­ta­do”, di­ce Brian Wie­ser, ana­lis­ta de Pi­vo­tal Re­search. “Cuan­do se va una per­so­na que tie­ne un nú­me­ro im­por­tan­te de ese ti­po de re­la­cio­nes, pue­de per­ju­di­car a la com­pa­ñía”. Weins­tein te­nía la­zos es­tre­chos con la éli­te de Holly­wood, y dis­fru­tó de la lealtad de aque­llas per­so­nas a los que ayu­dó en sus ca­rre­ras.

Da­me Ju­di Dench re­ve­ló un ta­tua­je fal­so en su tra­se­ro en el que se po­día leer “JD ama a HW”, pa­ra agra­de­cer a Weins­tein agra­da­bles pa­pe­les en Su Ma­jes­tad, Mrs. Brown; Cho­co­lat; Iris, y Sha­kes­pea­re apa­sio­na­do y di­jo que “si bien no hay du­da de que Har­vey Weins­tein me ayu­dó y de­fen­dió mi ca­rre­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca en los úl­ti­mos 20 años, no te­nía co­no­ci­mien­to de es­tas cues­tio­nes que son, por su­pues­to, ho­rri­bles, y ofrez­co mi com­pa­sión a aque­llos que las su­frie­ron, y mi apo­yo in­con­di­cio­nal a los que ha­bla­ron”.

La ta­rea de re­pa­rar, man­te­ner y desa­rro­llar re­la­cio­nes vi­ta­les aho­ra re­cae en Bob Weins­tein y Da­vid Glas­ser, el pre­si­den­te y di­rec­tor ope­ra­ti­vo de la com­pa­ñía. En la per­so­na de Glas­ser el es­tu­dio tie­ne un eje­cu­ti­vo con los co­no­ci­mien­tos y co­ne­xio­nes de su an­ti­guo je­fe.

Pe­ro restaurar la glo­ria de la com­pa­ñía no va a ser una ta­rea fá­cil. “Es­ta es una com­pa­ñía que se cons­tru­yó ca­si en su to­ta­li­dad ga­nan­do pre­mios Os­car… sin eso es so­la­men­te otra pro­duc­to­ra de pe­lí­cu­las en pro­ble­mas”, di­jo Ja­ni­ce Min, es­tra­te­ga de me­dios de El­drid­ge In­dus­tries y exe­di­to­ra de The Holly­wood Re­por­ter.

El do­mi­nio de los Weins­tein en las pe­lí­cu­las in­de­pen­dien­tes se re­em­pla­zó por los bol­si­llos ri­cos de Ama­zon y Net­flix, que se con­vir­tie­ron en com­pra­do­res cla­ve en los fes­ti­va­les, en­tre ellos Sun­dan­ce, don­de Weins­tein fue al­gu­na vez el rey su­pre­mo.

La fal­ta de éxi­tos re­cien­tes tam­bién las­ti­mó las fi­nan­zas del gru­po de pro­pie­dad pri­va­da que cuen­ta con WPP, la fir­ma de mer­ca­do­tec­nia más gran­de del mun­do, así co­mo con Gold­man Sachs y Fi­de­lity, en­tre sus in­ver­sio­nis­tas. “Tu­vie­ron mu­chos pro­ble­mas fi­nan­cie­ros, y creo que es­to tal vez pue­de ser el mo­ti­vo por el cual al­gu­nas per­so­nas se ani­ma­ron a ha­blar en contra de Har­vey”, di­jo Min.

The Weins­tein Com­pany es­tre­nó seis pe­lí­cu­las y ob­tu­vo una ta­qui­lla en Es­ta­dos Uni­dos de 122.6 mdd en lo que va del año, de acuerdo con Box Of­fi­ce Mo­jo. Su desem­pe­ño más exi­to­so fue en 2013, cuan­do re­cau­dó en el mer­ca­do do­més­ti­co 463 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd), en­ca­be­za­dos por los 116 mdd que lo­gró El Ma­yor­do­mo, que con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de Oprah Win­frey.

“No hay Weins­tein Com­pany sin Har­vey. Así que van a te­ner que cam­biar el nom­bre y de­fi­nir un ca­mino cla­ro ha­cia ade­lan­te o ce­rrar la tien­da”, di­jo Ch­ris Allie­ri, fun­da­dor de Mul­berry & As­tor, una con­sul­to­ra de re­la­cio­nes pú­bli­cas.

Los her­ma­nos Weins­tein fun­da­ron Mi­ra­max en 1979. Co­men­za­ron su ca­rre­ra en el mun­do del en­tre­te­ni­mien­to co­mo pro­mo­to­res de rock en Buf­fa­lo, pe­ro se di­ver­si­fi­ca­ron a las pe­lí­cu­las con

The Se­cret Po­li­ce­man’s Ball, un con­cier­to gra­ba­do en be­ne­fi­cio de Amnistía In­ter­na­cio­nal.

De es­ta ma­ne­ra sa­cu­di­rían el ci­ne in­de­pen­dien­te con una se­rie de éxi­tos en la dé­ca­da de 1980 y 1990, de­mos­tran­do que las pe­lí­cu­las de ni­cho po­drían ser un éxi­to co­mer­cial.

Por su par­te, Walt Dis­ney ad­qui­rió Mi­ra­max en 1993 por 60 mdd. Pe­ro aun­que los elo­gios si­guie­ron lle­gan­do — la ga­na­do­ra del Os­car,

Sha­kes­pea­re apa­sio­na­do, se en­cuen­tra en­tre las pe­lí­cu­las que es­tre­na­ron des­pués del acuerdo con Dis­ney— a los her­ma­nos les fas­ti­dió las res­tric­cio­nes de Dis­ney.

Tam­bién tu­vie­ron un en­fren­ta­mien­to con Mi­chael Eis­ner, en­ton­ces di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la fir­ma de en­tre­te­ni­mien­to cuan­do es­tre­na­ron el do­cu­men­tal de Mi­chael Moo­re de 2004 so­bre la gue­rra de Irak, Fah­ren­heit 9/11. Los Weins­tein sa­lie­ron de Dis­ney un año des­pués, lan­za­ron The Weins­tein Com­pany con 1,000 mdd que re­cau­dó Gold­man Sachs.

Fue un di­fí­cil re­gre­so a la in­de­pen­den­cia. To­ma­ron pues­tos di­rec­ti­vos de otras com­pa­ñías y ju­ga­ron en el sec­tor editorial y otras em­pre­sas. Weins­tein des­cui­dó su ma­yor ta­len­to: en­con­trar y dis­tri­buir pe­lí­cu­las. En sus pri­me­ros tres años, The Weins­tein Com­pany ba­ta­lló pa­ra lo­grar un éxi­to, el di­ne­ro se aca­ba­ba y en Holly­wood abun­da­ban los ru­mo­res de que Weins­tein es­ta­ba aca­ba­do. “Lle­gó al pun­to en el que ya no que­ría ha­cer­lo más, no de la mis­ma for­ma”, di­jo a FT.

Dis­ney ven­dió Mi­ra­max en 2010. The Weins­tein Com­pany se en­con­tró en­tre los pos­tores pe­ro los ven­cie­ron con una ofer­ta de 600 mdd de Co­lony Ca­pi­tal de Tom Ba­rack y Qa­tar Hol­ding. Fi­nal­men­te ven­die­ron Mi­ra­max a BeIN Me­dia Group, la ca­de­na emi­so­ra de Qa­tar.

Con Weins­tein aho­ra fue­ra de la película y con la re­nun­cia de cua­tro de sus miem­bros in­te­gran­tes del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción, quie­nes re­nun­cia­ron des­pués de co­no­cer la la­men­ta­ble no­ti­cia so­bre el co­fun­da­dor The Weins­tein Com­pany, aho­ra le co­rres­pon­de a otros ex­per­tos es­cri­bir el guión del si­guien­te ac­to, don­de el úni­co pro­ta­go­nis­ta se­gui­rá sien­do el es­tu­dio ci­ne­ma­to­grá­fi­co.

Lo que se di­ce en los ca­me­ri­nos. Se afir­ma que la ba­ja ren­ta­bi­li­dad de la pro­duc­to­ra abrió la puer­ta a las acu­sa­cio­nes se­xua­les en contra de Har­vey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.