IM­PLI­CA­CIO­NES DE LA RE­FOR­MA FIS­CAL DE TRUMP PA­RA MÉ­XI­CO

De ser apro­ba­da, nues­tro país es­ta­ría en­fren­tan­do des­ven­ta­jas en el im­pues­to cor­po­ra­ti­vo y las al­tas ta­sas en Es­ta­dos Uni­dos im­pac­ta­rían en el va­lor del pe­so.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS - MA­NUEL SOMOZA

Pa­ra la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se la re­for­ma fis­cal que pro­po­ne Do­nald Trump, sin du­da, le pue­de traer en el cor­to pla­zo mag­ní­fi­cos re­sul­ta­dos, ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, crea­ción de em­pleos, me­jo­res uti­li­da­des pa­ra el sec­tor em­pre­sa­rial y qui­zá has­ta me­jo­ras en los ni­ve­les de suel­dos que han es­ta­do es­tan­ca­dos en los úl­ti­mos años. Sin em­bar­go, en el lar­go pla­zo tam­bién les pue­de crear pro­ble­mas, den­tro de los cua­les el peor es que la in­fla­ción se sal­ga de con­trol to­da vez que es­ta re­for­ma fis­cal es­ta­rá — de ser apro­ba­da— fi­nan­cia­da con dé­fi­cit y ma­yor deu­da.

Los re­pu­bli­ca­nos di­cen que el cre­ci­mien­to per se, im­pul­sa­rá el que se ge­ne­ren más im­pues­tos; lo cual es­tá por ver­se.

Pa­ra Mé­xi­co, la re­for­ma fis­cal de Trump nos genera dos pro­ble­mas. El pri­me­ro es que si los es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen una ta­sa de im­pues­to cor­po­ra­ti­vo de 20%, es­ta se­rá sen­si­ble­men­te me­nor a la ta­sa de 30% que co­bra­mos en el mis­mo sec­tor; cla­ra­men­te per­de­mos com­pe­ti­ti­vi­dad fren­te a los in­ver­sio­nis­tas.

El se­gun­do pro­ble­ma es, co­mo co­men­té al prin­ci­pio, que en el cor­to pla­zo la re­for­ma trae­rá co­mo con­se­cuen­cia un ma­yor cre­ci­mien­to de la eco­no­mía en Es­ta­dos Uni­dos; y con el pro­pó­si­to de amor­ti­guar el efec­to que es­to pue­de te­ner en la in­fla­ción, la Re­ser­va Fe­de­ral es­ta­rá pre­sio­na­da a su­bir las ta­sas an­tes de lo pla­nea­do, lo que nos afec­ta por­que el al­za de ta­sas en EU por de­fi­ni­ción, im­pac­ta ne­ga­ti­va­men­te el va­lor de nues­tra mo­ne­da.

Mé­xi­co po­dría res­pon­der en es­te es­ce­na­rio ba­jan­do la ta­sa cor­po­ra­ti­va de 30% ac­tual a 20%, pe­ro en es­te mo­men­to eso se­ría pé­si­mo pa­ra el equi­li­brio de nues­tras dé­bi­les fi­nan­zas pú­bli­cas. La úni­ca ma­ne­ra de ba­jar en for­ma im­por­tan­te el im­pues­to so­bre la ren­ta, se­ría com­pen­sar los in­gre­sos gu­ber­na­men­ta­les con im­pues­tos al con­su­mo, o im­pues­tos es­pe­cia­les ti­po el de la ga­so­li­na, que son muy efi­cien­tes pe­ro am­plia­men­te im­po­pu­la­res; es­ta al­ter­na­ti­va no es po­lí­ti­ca­men­te via­ble.

Mé­xi­co es­tá atra­pa­do con po­lí­ti­cos y go­ber­nan­tes que so­lo quie­ren pro­po­ner lo que le gus­ta a la po­bla­ción en ge­ne­ral, y no se atre­ven a im­pul­sar ini­cia­ti­vas que son ne­ce­sa­rias y be­né­fi­cas pa­ra el país por­que no son po­pu­la­res.

Me atre­vo a de­cir que esa es la gran di­fe­ren­cia en­tre po­lí­ti­co y es­ta­dis­ta; el pri­me­ro es el que alien­ta ini­cia­ti­vas po­pu­lis­tas aun­que sean ma­las pa­ra el país, los se­gun­dos son aque­llos que son ca­pa­ces de pro­po­ner so­lu­cio­nes — que aun­que im­po­pu­la­res y do­lo­ro­sas de apli­car—, son muy ne­ce­sa­rias. Por eso los es­ta­dis­tas son ver­da­de­ros lí­de­res que sa­ben con­ven­cer y guiar, en tan­to que los po­lí­ti­cos se con­for­man con me­drar en sus pues­tos.

MA­NUEL SOMOZA Pre­si­den­te Es­tra­te­gias de CI Ban­co por Somoza Mu­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.